ANUARIO 2016 DE PÁGINA SIETE

EI ISIS pierde terreno, pero su fin todavía está lejos

Las fuerzas iraquíes, apoyadas por los peshmergas kurdos, las milicias sunitas y chiitas y la coalición internacional, libran una batalla decisiva contra el Estado Islámico.
viernes, 23 de diciembre de 2016 · 00:00
Página Siete Agencias

 

 

"La hora de la victoria ha llegado y las operaciones para liberar Mosul han empezado", anunció por televisión –a mediados de octubre– el primer ministro iraquí Haider al Abadi, cuando comenzó la ofensiva contra el Estado Islámico. Y agregó: "Hoy declaro el inicio de estas operaciones victoriosas para liberarlos de la violencia y del terrorismo de Daesh" (acrónimo peyorativo de EI o ISIS).

Así lanzaron la ofensiva las fuerzas iraquíes para reconquistar Mosul, la segunda ciudad más importante del país y bastión del grupo autodenominado Estado Islámico (EI) en Irak, una batalla que Estados Unidos consideró en ese momento decisiva en la lucha contra los terroristas. Esta ofensiva llevó más de un año de preparación.

Al inicio mismo de esta batalla crucial, las fuerzas iraquíes retomaron nueve pueblos al noreste de la norteña Mosul y arrebataron a los terroristas cerca de 200 kilómetros. Si bien la capital actual de EI es Raqqa (Siria), el objetivo en Mosul es dar un golpe decisivo fuertemente simbólico contra la milicia extremista.

Únicamente tropas del ejército y la policía de Irak entraron en Mosul, aunque eventualmente participaron los peshmergas kurdos y milicias sunitas y chiitas. La coalición internacional dio una cobertura aérea, que resultó clave en la recuperación de pueblos que estaban en poder de los yihadistas.

Mosul fue tradicionalmente la capital económica de una zona rica en petróleo. Está situada a orillas del río Tigris y de población de mayoría sunita, cayó bajo el yugo de los fundamentalistas en junio de 2014. Ese mismo mes y año, el jefe de EI, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó desde la gran mezquita de Mosul el Califato Islámico en los territorios que conquistados en Irak y Siria entre 2014 y 2015. Se convirtió en el mayor feudo del grupo terrorista en Irak.

Hace dos años y medio nadie se tomó en serio el anuncio de Abu Bakr al Baghdadi. Pero desde entonces, el mundo fue testigo de las mayores atrocidades de las que es capaz el ser humano: decapitaciones en público, inmolaciones, quema de personas vivas, asesinato de homosexuales, secuestros, torturas, violaciones entre otras.

El año que pasa, es considerado el año de los más sangrientos atentados perpetrados en el mundo por este grupo terrorista, por lo que el tema ha estado también en la agenda electoral del país más poderoso del mundo: Estados Unidos.

Los atentados más sangrientos

En la mayoría de estos casos, las matanznas han sido reivindicadas por el grupo terrorista Estado Islámica, en otros casos se les ha atribuido.

7 de enero. Zliten (Libia). Un coche bomba estalló en el centro de formación policial de Zliten, ciudad costera en el norte de Libia. Más de 45 personas fallecieron y otras 100 resultaron heridas. Fue primer ataque de esta magnitud del Estado Islámico (ISIS) en el año.

20 de enero. Charsadda (Pakistán).  Cuatro hombres entraron a la Universidad en Bacha Khan en Charsadda, en el norte de Pakistán, asesinaron a 25 estudiantes e hirieron a otros 20. 

31 de enero. Sayyidah Zaynab (Siria). Dos atacantes suicidas y un coche bomba estallaron en el santuario chií de la Mezquita de Sayyid Zaynab, a 10 kilómetros de Damasco, al norte de Siria. Al menos 70 muertos y más de 100 heridos fue el saldo de este ataque del EI.

7 de febrero. Ankara (Turquía).  Un coche bomba acabó con la vida de al menos 29 personas e hirió a otras 26. El ataque estaba dirigido contra 5 buses militares que trasladaban soldados a una casa cuartel. 

22 de marzo. Bruselas (Bélgica).  Un atentado en el aeropuerto de Bruselas (capital de Bélgica y la Unión Europea) y en una estación de tren de la ciudad acabó con la vida de 35 personas (incluyendo tres terroristas) y dejó 340 heridos.

1 de junio. Dacca (Bangladesh).  Un atentado de un grupo yihadista asociado al Estado Islámico (ISIS) tuvo un sangriento final. Las Fuerzas Especiales tomaron por asalto el lugar en un operativo en el que murieron 20 rehenes.

12 de junio. Orlando (EEUU).  Al menos 50 personas murieron y más de 50 fueron heridas durante un atentado en la discoteca LGBT Pulse de Orlando, al noreste de Estados Unidos. El presunto autor del ataque fue identificado como Omar Mateen, un estadounidense simpatizante del EI.

25 de junio. Estambul (Turquía).  Este atentado en el Aeropuerto Internacional Atatürk en Estambul (Turquía) dejó al menos 41 muertos y más de 230 heridos. Según testigos, hubo hasta 4 terroristas en el ataque. 

3 de julio. Bagdad (Irak).  Un coche bomba estalló en Al Karrada, un céntrico barrio de Bagdad (capital de Irak), dejando más de 300 personas muertas y más de 200 heridos. 

14 de julio. Niza (Francia).  Este atentado fue el que mayor repercusión causó en el mundo. Un hombre identificado como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, nacido en Túnez hace 31 años, condujo su camión en medio de una multitud que se encontraba en medio de una de las principales vías de Niza, ciudad al norte de Francia. En su recorrido asesinó a más de 80 personas e hirió a otras 50 antes de ser abatido por la policía.

22 de julio. Múnich (Alemania). Diez personas murieron y 21 quedaron heridas tras un tiroteo en un centro comercial de Múnich (Alemania) que desató el caos y el pánico en la capital de Baviera. El autor del ataque fue un alemán-iraní de 18 años, sin antecedentes penales y residente en Múnich. 

23 de julio.  Kabul (Afganistán). El Estado Islámico reivindicó el ataque suicida que provocó 80 muertos y 231 heridos en Kabul, Afganistán.

La incursión de las fuerzas militares iraquíes con el apoyo de otros frentes de guerra, incluido el de la coalición internacional, ha comenzado a dar sus frutos.

Los terroristas ya han sido expulsados de  varias poblaciones, donde se ha visto a los hombres –como señal de celebración– cortarse las barbas, a las mujeres dejar de usar la burka y vestir hijab con diseños y colore, lo que antes estaba prohibido. 

Poco a poco las banderas negras dejan de flamear en las calles, aunque el grupo Estado Islámico está aún lejos de sufrir su derrota total.
 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/