ANUARIO 2016 DE PÁGINA SIETE

La travesía de Colombia para conquistar la paz

Después de que el acuerdo definitivo de paz fuera refrendado por el Congreso, la Corte Constitucional aprobó el martes 13 un mecanismo de vía rápida, conocido como “fast track”
viernes, 23 de diciembre de 2016 · 00:00
Alejandra  Pau Periodista

 

El acuerdo de paz definitivo firmado por el presidente colombiano  Juan Manuel Santos  y el comandante de las FARC, Rodrigo Londoño (Timochenko), el 24 de noviembre, fue refrendado en el Congreso. Hoy la preocupación se centra, según expertos, en qué tan   accidentado será el camino de su implementación.  

Las partes manifestaron la urgencia que existe para la pronta implementación del acuerdo de paz definitivo debido a la fragilidad del cese al fuego bilateral que vive  Colombia desde agosto. Para Santos dilatar este proceso  haría tambalear el acuerdo y arriesgaría más vidas. 

El acuerdo refrendado en el Congreso el 30 de noviembre implica el inicio automático del  trabajo para lograr lo estipulado en el pacto, pero además  establece  que las FARC tienen 180 días para hacer efectivo el desarme y la desmovilización. 

"Cinco días después se iniciará el movimiento de las FARC hacia las zonas veredales transitorias. A los 90 días se iniciará la dejación de las armas . Y en 150 días, tan sólo 150, todas las armas de las FARC estarán en manos de Naciones Unidas. Las FARC como grupo armado habrá dejado de existir”, dijo Santos antes de la refrendación.    

El acuerdo definitivo de paz o "Acuerdo de Paz Final”, como también se lo ha denominado, tiene 190  modificaciones respecto al firmado el 26 de septiembre, que fue rechazado por los colombianos en el plebiscito del 2 de octubre.  

 Timochenko  declaró  que se   modificó el acuerdo teniendo en cuenta las inquietudes, propuestas y aclaraciones hechas por movimientos, partidos políticos y sectores de opinión. "Introdujimos importantes cambios a los textos antiguos hasta convertir el acuerdo de paz en definitivo”.  

Los acuerdos entre el Gobierno de Colombia y las FARC deben ser presentados como proyectos de ley y de Reforma Constitucional. 
 
La Corte Constitucional de Colombia aprobó el martes 13 un mecanismo de vía rápida, conocido como 'fast track', para que el Congreso valide las leyes que permitirán aplicar el acuerdo de paz con la guerrilla. La votación de los magistrados del alto tribunal quedó 8 a favor y 1 en contra de la aprobación del procedimiento legislativo especial, que sigue a la ratificación del acuerdo de paz por el mismo parlamento el pasado 30 de noviembrel. 

La oposición, liderada por el expresidente de Colombia y actual senador Álvaro Uribe, no participó en las votaciones ya que no estuvo de acuerdo con la refrendación en el Legislativo para "aprobar un acuerdo de paz que ha sido rechazado democráticamente”. 

Uribe considera que con el acuerdo  se permite "impunidad total” a guerrilleros culpables de crímenes atroces  para que  tengan elegibilidad política antes de que cumplan sus penas.

La Ley de Indulto 

El  2 de diciembre de 2016, delegados del Gobierno y las FARC instalaron en Bogotá la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación  del acuerdo y el Consejo Nacional de Reintegración, que seguirá la implementación. El primer proyecto está referido a una Ley de Indulto y Amnistía.

La Deutsche Welle (DW) entrevistó al politólogo e internacionalista colombiano de la Universidad del Rosario, coordinador del Observatorio Político-Electoral de la Democracia de la Misión de Observación Electoral, Camilo Vargas Betancourt, que manifestó que mientras los políticos debaten en Bogotá por la aprobación de los acuerdos a través de un vía rápida u ordinaria, las FARC siguen "pre-concentradas y armadas”. 

"Una situación muy inestable que puede llevar tanto a ataques de la guerrilla como a agresiones contra sus miembros. Un gran riesgo para el proceso de paz. Así que sin ley de amnistía, la guerrilla no se desarmará en 180 días, como lo espera el Gobierno”, detalló Vargas en la entrevista. 

Una ley de amnistía e indulto beneficiaría a más de 14.000 integrantes de las FARC, en el cual están incluidos 4.000 combatientes recluidos en las cárceles. La ley excluirá a los acusados de crímenes de guerra y violaciones al Derecho Internacional Humanitario, según datos de  la DW. 

La polémica se  afinca en que no  habrá cárcel para los responsables de asesinatos de civiles, violaciones de mujeres, secuestro y reclutamiento forzoso de menores, entre otros crímenes, según informó el periódico El Mundo de España.

Las otras reformas

Una de las modificaciones en el acuerdo definitivo de paz es que las FARC tendrán que hacer un "inventario de bienes y activos” que se utilizarán para reparaciones a las víctimas de la guerrilla. Además, las FARC tendrán que dar información detallada  y su compromiso a desligarse de los clanes de narcotráfico en las regiones consideradas estratégicas. 
 
Timochenko  y el resto de comandantes de las FARC podrán hacer política. No obstante, se reduciría el monto de financiación de su futuro partido político y  el número de curules a los que puede aspirar.  

Sobre el ejercicio de la justicia transicional, uno de los puntos polémicos del acuerdo, la Jurisdicción Especial de Paz funcionará hasta por 10 años. Sólo podrán recibir solicitudes de investigación durante los dos primeros. Asimismo, se eliminan los jueces extranjeros con capacidad de decisión.

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, manifestó además que los militares y policías no serán juzgados con más severidad que los guerrilleros. "Para las FARC, amnistías; para los miembros de la fuerza pública, renuncia a la acción penal”, declaró.  

El nuevo acuerdo tiene la intención de  reconocer el dolor sufrido especialmente por las mujeres y otras minorías (indígenas y comunidad LGBT). Se le suma que el acuerdo definitivo de paz no afectará el derecho constitucional de la propiedad privada.  

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, celebró la refrendación del acuerdo definitivo de paz, pero manifestó su preocupación por algunas de las modificaciones que se incluyeron en el nuevo documento.

 Entre ellas que restringe la "definición legal internacional de responsabilidad de la comandancia”. Se añade que actualmente en  zonas rurales en donde antes estaban las FARC se ha abierto el camino para que "bandas criminales asuman actividades económicas ilegales”.

Sólo en 2016, la oficina de Zeid ha documentado 57 asesinatos "en ataques dirigidos a líderes comunitarios y a defensores de los derechos humanos”.

El conflicto armado colombiano, del que también  participaron otras guerrillas, paramilitares y agentes estatales, ha dejado al menos 220 mil  muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados en más de medio siglo.

 

Juan Manuel Santos, el premio Nobel de la Paz en 2016 

El comité Nobel  noruego  concedió al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el Nobel  de la Paz 2016, "por sus decididos esfuerzos para llevar a su fin más de 50 años de guerra civil en el país”, según señaló el anuncio el 7 de octubre. 

"Gracias, desde el fondo de mi corazón y en nombre de todos los colombianos, especialmente a las víctimas”, agregó Santos vía telefónica al Comité Nobel al enterarse del galardón.

 El comité  eligió al candidato ganador de entre un total de 376 nominaciones que incluyeron a 228 individuos y 148 organizaciones. Santos  anunció que donará el monto, ocho millones de coronas suecas (más de 800 mil  euros),  que recibirá como parte del  premio Nobel   de la Paz a las víctimas del conflicto armado en el país.  

Juan Manuel Santos nació en Bogotá el 10 de agosto de 1951. Es político, periodista y economista. Es el actual Presidente de Colombia desde el 7 de agosto de 2010, fue reelegido para su segundo mandato presidencial   en 2014.

  Está casado en segundas nupcias con la diseñadora industrial María Clemencia Rodríguez, antigua directora de Relaciones Públicas del Banco de la República. El matrimonio   tiene tres hijos, Martín, María Antonia y Esteban.

    Santos ha sido  ministro de Comercio Exterior y de Defensa de Colombia.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

62
1