La mitad de paceños y alteños sufre por los cortes de agua

Ante la falta del líquido, cientos de ciudadanos pensaron en adquirir tanques para sus casas. Otros incluyeron en sus gastos diarios el agua embotellada.
domingo, 4 de diciembre de 2016 · 00:00
Carla Hannover / La Paz 

La mitad de la población de La  Paz y El Alto   resultó   afectada por los cortes de agua que se  registraron desde principios de noviembre, principalmente en la urbe paceña. Este dato es resultado de una encuesta realizada por la empresa Mercados y Muestras.
 
Esta situación llevó  a la ciudadanía a tomar medidas como la compra de tanques. Cerca del 53% de encuestados que viven en La Paz señalaron que están pensando en adquirir uno ante la coyuntura que se vive. Mientras que en El Alto, el 52% dijo, de igual forma, estar interesado en comprar uno.   

Algunos de los consultados por Página Siete   coincidieron en que invirtieron  en tanques de agua para sus hogares, algo que "jamás habían pensado”. "Desde que estamos con este problema, tuvimos que invertir en un tanque de agua de 900  litros. Aunque jamás llegamos a llenarlo, nos sirve para almacenar agua limpia”, comenta Estela Loroña, quien gastó  cerca de 1.200 bolivianos en un tanque de plástico para su casa.

Cambio de hábitos 

"El agua ya casi no llega a mi casa desde hace mucho. Eventualmente por horas, luego de cinco o cuatro días”, cuenta doña Aurora Morales mientras refriega sus blusas a los pies de la gruta de la Virgen de Lourdes, cerca de San Jorge. 
 
De igual forma sucede con  María Choque, quien las dos ultimas semanas gastó cerca de 150 bolivianos comprando botellas de agua. "Tengo tres niños. Hay que cocinarles con agua limpia, sino se pueden enfermar”. 
  
Otros como Wilson Ruiz han asumido una especie de activísmo  en el barrio de Los Pinos. "Nos hemos organizado con los vecinos para alertar qué rato hay agua”, cuenta.
 
Sin embargo, en todos los casos, quienes sufren por el desabastecimiento del recurso, contaron que muchos de sus hábitos se  modificaron. Por ejemplo, don Óscar  Heredia señaló que  su  higiene personal ya no es la misma. "Tenemos que recurrir básicamente a duchas prestadas o de alguna manera bañarnos sobre bañadores, calentando el agua”. 
 
En el tema laboral, explica,  "como tenemos que acopiar agua en determinados horarios tenemos que buscar un mecanismo para faltar al trabajo. Si bien es agua turbia y contaminada, al menos sirve  para lavar los baños”, dice.  Ni hablar del tema económico. "Ahora  tenemos que ir a comer afuera y  el costo es superior. Cuando cocinamos tenemos que hacerlo con agua de bidón o de botella entonces la comida comienza a costarnos más sólo comprando agua”.  
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

76
4