El 94% opina que EPSAS debe ser operada por profesionales

La Empresa Pública de Agua y Saneamiento (EPSAS) es responsabilizada por la crisis del agua por un 34% de los consultados. Reprueban el cuoteo de cargos.
domingo, 4 de diciembre de 2016 · 02:00
Página Siete / La Paz

La necesidad de encontrar responsables ante la crisis de agua ha llevado a que  la Contraloría General del Estado (a pedido del Ministerio de Agua y Medio Ambiente)  inicie una investigación a la gestión de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS), distribuidora de agua potable en La Paz.

Desde que empezaron los cortes de agua en la ladera Este y la zona Sur de La Paz, el 8 de noviembre, el desabastecimiento de este elemento vital no ha sido resuelto. El 22 de noviembre el presidente Evo Morales declaró "emergencia nacional” y pidió a la población "prepararse para lo peor”.

Durante todo este periodo,  además de peripecias y penurias por acceder a este recurso, la ciudadanía ha manifestado su desagrado ante la gestión del agua que provocó que se llegue a esta extrema situación y ha responsabilizado a la empresa pública EPSAS, que administra la distribución, por su incompetencia.

La encuesta realizada por Página Siete consultó a 300 personas en la ciudad de La Paz y otras 300 persona en la ciudad de El Alto sobre quién considera que es el principal responsable de la crisis del agua y el 39% de los mismos señalaron a los ejecutivos de EPSAS, el 21% a la Ministra de Medio Ambiente y Agua, el 17% al presidente Evo Morales y  el 10% a la Autoridad de Agua y Saneamiento Básico.

De hecho, el Gobierno destituyó a los directivos de esta entidad en La Paz y El Alto, y ha anunciado probables procesos a exautoridades. Asimismo, pidió a EPSAS que no maneje el cronograma de distribución del agua ante los numerosos incumplimientos. 

Sin embargo, aún en medio de problemas por el racionamiento, EPSAS  determinó que las cisternas municipales ya no distribuirán agua. Argumenta incumplimiento de rutas, horarios y una "búsqueda de protagonismo”. 

Cuoteo político

La ineficiencia e incompetencia del personal de EPSAS ha sido  motivo de protestas ciudadanas. Se acusa al Gobierno de entregar la dirección de EPSAS a dirigentes vecinales afines al MAS, y  de no controlar que éstos  tengan la capacidad para  resolver este tipo de contingencias o tomar medidas adecuadas oportunamente.

En la encuesta, el 94% cree que la empresa pública debería estar manejada por técnicos capacitados y únicamente el 3% sostiene que es el presidente Evo Morales quien debe designar a estas autoridades. El 1% opina que el mérito o influencia política debe ser tomada en cuenta.
 
Esta respuesta "juzga la forma de gobernar, (es) más que una simple ratificación del reconocimiento a la necesidad de contar con personal técnico capacitado”, opina el investigador Roger Cortez.

Una empresa privada

La empresa pública del agua (EPSAS) fue nacionalizada en 2007, un año después de la llegada al poder de Evo Morales. 

Desde entonces, se conocieron más los  problemas administrativos y las pugnas por cargos que los planes de trabajo o de prevención y  varias veces se advirtió déficit hídrico. De hecho, la entidad  fue intervenida por las autoridades nacionales.

Con todo, únicamente el 34% afirma que debe privatirzarse; mientras que el 30% sugiere que el gobierno municipal se haga cargo de su administración. El 29% todavía cree que es el Gobierno central quien debe estar a cargo.

Según Cortez, esto demuestra que "pese a todas las críticas, frustraciones y desilusiones se mantiene un sólido apego a empresas públicas de servicios”.
 
Punto de vista
Roger Cortez / Docente e Investigador
Se exige personal capacitado  para manejar una empresa como  EPSAS

La penalización que recibe el Gobierno central (como aglutinador de empresas y autoridades, desde el nivel sectorial a la cabeza del Ejecutivo) en esta crisis del agua, es llamativamente alta al llegar al 87%. Esto se refuerza con el casi 50% de los encuestados que atribuye el peso central de la responsabilidad a la Ministra de Medio Ambiente y Agua (Alexandra Moreira) y al Presidente.

La permanencia de Moreira en el cargo  complica a todo el árbol de decisores. Con esa base, el más del 90%  exige que los directivos de empresas públicas cuenten con una sólida formación especializada, lo que se convierte en una frontal impugnación de las prácticas oficiales para designar ejecutivos, consistente en acomodar militantes o allegados, o controlar y doblegar de tal manera a profesionales bien entrenados, que su capacidad resulta neutralizada.

La percepción en torno a quién debe manejar EPSAS  es una respuesta esencialmente política que juzga la forma de gobernar, más que una simple ratificación del reconocimiento a la necesidad de contar con personal técnico capacitado. 

El que sólo el 34% de los encuestados opine que EPSAS debe estar a cargo de una empresa privada ratifica que pese a todas las críticas, frustraciones y desilusiones se mantiene un sólido apego a empresas públicas de servicios, reiterando nítidamente el alineamiento ideológico que predomina en la población frente a este tema.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

133
2