Contratación de CAMC para Misicuni tiene indicios de irregularidades

La empresa asiática debía entregar gran parte de los trabajos adjudicados en enero de este año; el costo de las obras ha registrado un incremento superior a los tres millones de dólares.
jueves, 26 de mayo de 2016 · 00:00
Carla Hannover  / La Paz 
 
Al menos tres  indicios de irregularidades se identificaron en los documentos que presentó la empresa  CAMC Co. Ltd. Bolivia Branch, subsidiaria de la firma china CAMC Engineering,  para  ganar la adjudicación  de  tres   paquetes del Proyecto Múltiple Misicuni.  
 
El primero tiene que ver con  el llenado del formulario de presentación de  la propuesta;  el segundo, con    la firma del representante legal  en los formularios;  y un tercero responde a  imprecisiones en   las fechas declaradas en algunos de esos  documentos. 
 
Éstas y otras  irregularidades   serán  presentadas   por Mario Orellana,  asambleísta por Cochabamba,   a la Contraloría General del Estado. El legislador considera que estos  temas   fueron    ignorados por la Comisión Mixta que investigó -hasta principios de mayo- los contratos suscritos entre el Estado y la firma china de 2009 a 2015.  
 
Además de las irregularidades en los formularios, la empresa china declaró experiencia en el rubro de construcción de represas o hidroeléctricas años antes de su fundación,  lo cual genera dudas sobre  la veracidad de la información otorgada (ver infografía).   Estos indicios  fueron advertidos  hace ya  varios meses  por investigadores del  Centro de Estudios Superiores Universitarios (CESU), de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), quienes siguieron de cerca el proceso de adjudicación y ejecución del proyecto.
 
Sobre las irregularidades, el gerente de la Empresa  Misicuni, Leonardo Anaya,  aclaró a Página Siete que   "ha habido cuestionamientos de algunas autoridades que, lejos de fiscalizar, malinterpretan la norma SABS (Sistema de Administración de Bienes y Servicios, DS 0181). Con esta actitud,  desorientan a la población,  creando dudas sobre el procedimiento de contratación, el sistema de calificación y de los procesos de adjudicación”.
 
La investigación de los siete contratos  entre el Estado y la china  CAMC comenzó a mediados de febrero, luego de que se conociera que  Gabriela Zapata, una alta ejecutiva de la firma,  fue por años pareja del presidente  Evo Morales.  En la actualidad,  Zapata está recluida en el penal de Miraflores  por  tráfico de influencias y  una presunta "usurpación de funciones”, entre otros.
  
La contratación
 
La Empresa  Misicuni,  que administra el Proyecto Múltiple, lanzó el primer trimestre de 2014  la convocatoria para la adjudicación, por excepción, de los cuatro paquetes en los que se  dividió  el proyecto. 
"Dada la experiencia con el Consorcio Hidroeléctrico que años anteriores incumplió con  el contrato, se dividió el proyecto en paquetes porque  este emprendimiento  era muy grande para una sola empresa”, explicó el diputado Víctor Borda (MAS), quien formó parte de la comisión que investigó los contratos con CAMC.    
 
El primer paquete corresponde a la construcción de la presa, vertedero y obras subterráneas; el segundo, a  la implementación de las inyecciones en el plinto; el tercer paquete,  a la  instrumentación; y el cuarto, a la implementación de los  sistemas de comunicaciones y  distribución  de energía. 
 
De estos cuatro paquetes, tres (1, 3 y 4) fueron adjudicados a  CAMC. Mientras que el paquete 2  le fue entregado a la mexicana Tecno Suelo. Los contratos de los paquetes 1, 2 y 3 se firmaron   el 14 de agosto de 2014 y el del paquete 4, el 8 de octubre de  ese mismo año.  
 
Sin embargo, durante el  proceso de adjudicación, los representantes de la subsidiaria de la compañía china obviaron una serie de detalles.  
 
Página Siete accedió a la carpeta presentada por  CAMC  a la convocatoria  de Misicuni, en la cual se evidencian las siguientes faltas:   
 
Errores en formularios
 
En el Formulario A-1, de presentación  de propuesta, se observó que los ejecutivos de la firma no incluyeron el código  CUCE de SICOES (Código Único de Contratación Estatal Del Sistema de Contrataciones Estatales),  que exige dicho formulario. El código CUCE de esta convocatoria es el 14-0633-00-495420-0-E.
 
Al respecto, Anaya explicó que  "una vez firmados los contratos se reportan al SICOES y esta institución es la que asigna el Código CUCE. Efectivamente, en el Documento Base de Contratación se presenta el formulario A-1, en el que se encuentra la casilla correspondiente al Código CUCE; el formulario está establecido en el modelo del SICOES, no existiendo un formulario específico para la Contratación por Excepción”.

Además, en el formulario A-2a, de identificación del proponente,  hay un error en la fecha de expedición de la Matrícula de Comercio de CAMC. En el formulario, los representantes de la firma china declaran que la Matrícula de Comercio de China CAMC Co. Ltd. Bolivia Branch   fue expedida el 19 de noviembre de 2013, cuando esto se hizo efectivo recién el 27 de noviembre de ese año, según su misma documentación.  La primera fecha corresponde a la Escritura Pública de Apertura de Sucursal en el Extranjero. Anaya no respondió concretamente a esta consulta.
 
En el punto 7.2,  inciso b)  del  Documento Base de Contratación de Emprendimiento Misicuni II, se lee que  una causal de descalificación para la adjudicación del contrato es el "incumplimiento a la declaración jurada del
 
Formulario de Presentación de Propuesta (Formulario A-1)”.  
Además, en ambos formularios q   uien firma en representación de  CAMC  Co. Ltd. Bolivia Branch es su representante legal  en China, Li Sihai,  y no así el entonces representante legal de la firma en Bolivia, Huang Shan, a quien Sihai habilitó  como representante legal de la firma. Al menos es lo que se lee en "El poder especial y suficiente que confiere China CAMC Engineering Co. Ltd. representada legalmente por Li Sihai en favor del señor Huang Shan, para actuar en nombre de la  sucursal en Bolivia”, que es el documento que adjuntaron  en la carpeta.
 
En referencia a este punto, Anaya sostuvo que "no hubo error, pues el representante estaba  acreditado con el respectivo  poder. Sucede que el grupo CAMC ha nombrado a diversos representantes legales para diversas obras”.
 
Otra  irregularidad encontrada en la propuesta  de la firma  tiene que ver con la Boleta de Garantía de Seriedad de la Propuesta. En el objeto de la boleta no se incluyó el código CUCE de la respectiva convocatoria. El gerente de Misicuni indicó que "como se explicó líneas arriba, por la naturaleza de la contratación por excepción no correspondía incluir en la póliza el código CUCE”. 

Legalizaciones rápidas para firmar el contrato 
 
Cuando se informó a CAMC de la adjudicación de tres de los cuatro paquetes de la obra, la empresa china solicitó plazo para presentar sus documentos debidamente legalizados. 
 
En una carta enviada por Sihai  a Anaya, solicita alrededor de 21 días hábiles "para la presentación de los documentos y certificados que acreditan la experiencia general y específica de la compañía y de los técnicos, pues éstos  se encuentran actualmente en proceso de legalización en las instancias correspondientes en la República Popular de China y  posteriormente deben ser legalizados en la Cancillería boliviana”.
 
Pero, pese  a que solicitaron un plazo de hasta 21 días, se  firmaron  dos de tres contratos con la Empresa Misicuni tan sólo 10 días hábiles después de enviada la carta, es decir, el 14 de agosto. La pregunta que surge  es:  ¿Logró entonces CAMC tener sus  papeles en orden  antes de la firma del contrato? Y, si fue así, ¿cómo lo logró,  entendiendo  que las legalizaciones  en la Cancillería boliviana requieren  tiempo,   dependiendo del volumen y los requisitos que cada país exige?, como explicaron en ese despacho. 
 
Según Anaya, "la Empresa Misicuni otorgó  (a CAMC) 10 días hábiles, habiéndose presentado en el plazo otorgado toda la documentación legalizada en la Embajada de Bolivia en la República Popular de China”.
 
En la actualidad, los trabajos en  Misicuni -que la china CAMC debía entregar en enero- tuvieron un retraso y modificaciones, al igual que     el monto presupuestado para la ejecución del proyecto, que experimentó un   incremento de más de tres millones  de dólares (ver infografía).
 
Costos y plazos modificados
 
Otro tema que preocupa tiene que ver con la ejecución del proyecto Misicuni. Julián Pérez, del grupo de investigadores del CESU,  señaló que a la fecha el monto de los contratos de los tres paquetes sigue incrementándose y que "tampoco se ha cumplido el plazo establecido en el convenio”.
 
Según se lee en  los  contratos,  los tres paquetes  tenían un plazo de ejecución de  16 meses. "El paquete 1, que es el más grande, y el 3   debían ser  entregados  el 15 de enero de 2016”, sostuvo Pérez. Sin embargo, según se lee en el informe final de la Comisión Mixta de legisladores, compuesta en su mayoría por asambleístas del MAS, "la obra sufrió  un retraso y  modificaciones  en el costo   a raíz de fisuras provocadas por un imprevisto geológico”. En el informe se  asegura que dichas obras se entregarán en julio de este año.  
 
En el documento también se lee que hasta el 29 de febrero de 2016 el paquete 1 tenía una ejecución física del 47%. ¿Ejecutará el 53% restante en cinco meses? El paquete 3  cuenta con un avance físico del 65% y en  el caso del paquete 4, un 60% (ver infografía, páginas 6-7).  
 
"Hay un tema que la comisión no ha tomado en cuenta y  tiene que ver con las boletas de garantía entregadas por  CAMC. La firma debía entregar los paquetes 1 y 3 en enero de este año. Por ende, la boleta de garantía del paquete 1 vence el 31 de julio, mientras que la de correcta inversión de anticipo vence el 31 de agosto.   ¿Qué va a pasar luego? ¿Renovarán sus boletas?”, cuestionó Pérez.  En respuesta, Anaya aclaró que un mes antes de finalizar  la obra  se solicitará a CAMC que  renueve la boleta de garantía.
 
Sumadas a las observaciones, Pérez identificó otra irregularidad: "Durante el proceso de adjudicación de las obras, la comisión calificadora  otorgó  a la empresa china los puntajes más altos en comparación a los que alcanzaron  otras firmas que se  presentaron a la convocatoria como Dell’Acqua-Migema, que declaró mayor experiencia en construcción de represas”.  
 
Y si de favoritismos se trata...
 
En una petición de informe enviada, en abril de 2016,  a la presidenta de la Asamblea Legislativa Departamental de Cochabamba, Leonilda Zurita, el asambleísta Mario Orellana  solicita que tanto el presidente de la Empresa Misicuni, Jorge Alvarado, como el gerente,  Leonardo Anaya, respondan a  algunas observaciones al proceso de adjudicación. 
 
En la misiva,  Orellana observa "cierto favoritismo” con las empresas extranjeras que tienen  sucursales en el país, como es el caso de CAMC. De ahí que en su petición de informe exige que se le  explique   sobre "las razones y fundamentos jurídico-legales por los que en el Formulario A-2a  se exigió  como requisito obligatorio a las empresas internacionales     tener el registro del NIT y Fundempresa para presentar su propuesta”, un documento que la firma china ya tenía. "De esta manera se puso  filtro a otras empresas internacionales interesadas que quedaron en  desventaja”, dijo.
 
Al respecto Anaya argumentó que,  "de acuerdo con lo precedente, para  contratar a una empresa ésta debe tener la capacidad jurídica de adquirir derechos y contraer obligaciones, circunstancia que sólo puede producir estos efectos a partir de su Registro de Comercio en Bolivia (Fundempresa)”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

71
3

Comentarios