Fallas en las 7 adjudicaciones a CAMC

Este medio revisó los contratos suscritos entre el Estado y la compañía china.
jueves, 21 de julio de 2016 · 00:00
Carla Hannover  / La Paz 

Luego de la revisión de los siete contratos suscritos entre el Estado y la firma china CAMC se  encontraron una serie de irregularidades al momento de las adjudicaciones. También se detectaron problemas en la ejecución que han tenido como consecuencia el retraso en las entregas y la modificación de los montos. 

CAMC se adjudicó   contratos  con YPFB  por la compra de tres perforadoras;  con EASBA, por la puesta en marcha de ingenio azucarero;  con el Ministerio de Obras Públicas,  por la vía férrea Montero-Bulo Bulo; con la empresa Misicuni, por la Fase 2 de la represa;  y con la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos para el montaje y puesta en marcha de la planta de Sales de Potasio.

En la mayoría de  los casos se observó un descuido  en la revisión de los documentos presentados por CAMC o en los pasos a seguir, conforme establece la norma (ver infografía).

  Por ejemplo, YPFB  comprometió el dinero de un  crédito del Expor-Import Bank of China que aún no se había oficializado. Esto contraviene a la Ley 2042 de Administración Presupuestaria, que establece que el Gobierno no puede comprometer dinero que no haya sido declarado en su POA.  

En el caso de EASBA se obviaron pasos para llegar a  la contratación directa. Si bien los responsables de la empresa tenían vía libre desde un principio para adjudicar el proyecto de forma directa, optaron por la licitación y al no lograr la adjudicación obviaron algunos pasos  establecidos en sus RE-SABS y el decreto 0181  para adjudicar  la obra a CAMC. 

 En el caso de la vía férrea Bulo Bulo-Montero, ésta es la adjudicación con mayores fallas. Una de ellas radica en la publicación de la convocatoria bajo  modalidad Licitación Internacional, pero con un Documento Base de Contratación para la modalidad ANPE (Apoyo Nacional a la Producción).  El caso Bulo Bulo es el único que será investigado por  la Contraloría General del Estado. 

 En el caso de Misicuni, se observó que en el proceso de adjudicación CAMC presentó documentos incompletos o con errores en las fechas. Estos "detalles” fueron pasados por alto, cuando se supone que este tipo de adjudicaciones deberían ser encaradas  con la mayor rigurosidad y transparencia, pues se comprometen montos millonarios.

   En el proyecto para la puesta en marcha de la Planta de Sales de Potasio no hubo información clara del precio referencial, pues  los estudios de una consultora  establecieron  un precio referencial de más de 2.000 millones de bolivianos. Sin embargo, en la convocatoria figuraba un precio referencial de poco más de 1.000 millones de bolivianos, lo que generó confusiones en las empresas que presentaron sus propuestas. 

Comentarios