Para postular a la Planta de Sales, CAMC presentó una boleta de un banco chino

Según el decreto 181, las boletas de garantía deben ser emitidas por un banco establecido en el país. Sumados a este problema, hay otros tres identificados en el proceso de adjudicación.
jueves, 21 de julio de 2016 · 00:00
   Manuel Filomeno / La Paz

Para adjudicarse el montaje y  la puesta en marcha de la Planta Industrial de Sales de Potasio, la  firma CAMC presentó una boleta de garantía  de seriedad de propuesta de un banco chino. Según el artículo 20 del Decreto Supremo 181, estos documentos de aval deben ser emitidos por un banco boliviano. 

Ésta y otras cuatro irregularidades se registraron en el proceso de adjudicación de este megaproyecto, según detalla el informe de minoría de  la Comisión Mixta que investigó los contratos de CAMC con el Estado boliviano.
 
Entre los problemas identificados en el proceso de contratación  están la modificación del monto del precio referencial en casi la mitad, sin justificación previa. Y también los vacíos observados en el Reglamento  del Sistema de Administración de Bienes y Servicios de Empresas (RE-SABS)   de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), de los que se habría valido la firma china para adjudicarse el proyecto.
 
El informe de minoría también denuncia un  supuesto "lobby” para CAMC por parte del  responsable de la Comisión Evaluadora, el ingeniero José Bustillos, así como la falta de informes de evaluación  de la empresa supervisora, dentro de la documentación remitida a la Comisión Mixta que investigó los contratos entre el Estado y CAMC. Este medio pidió hablar con Bustillos, pero desde la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE) no viabilizaron la  entrevista.   

 El contrato para la construcción de la Planta Industrial  de Sales de Potasio suscrito entre el Gobierno y CAMC se llevó  a cabo en julio de 2015, por un monto de 1.239  millones  de bolivianos. El Gobierno busca con esta obra industrializar el cloruro de potasio existente en el Salar de Uyuni, usado principalmente como fertilizante en el mercado mundial. 

La boleta de garantía

De acuerdo con el informe de minoría, la GNRE admitió la presentación de una garantía de seriedad de la propuesta que remite Bank of China Beijing  por cuenta de la empresa  CAMC.

Según  el  artículo 20, parágrafo III,  del Decreto Supremo  0181 de  Normas Básicas del Sistema de Administración de Bienes y Servicios, esta boleta debe ser emitida por un banco establecido en Bolivia.  

"Los proponentes extranjeros que participen en procesos de contratación y ofrezcan en calidad de garantía la póliza de seguro de caución a primer requerimiento están obligados a contratar esta garantía con entidades aseguradoras que tengan su domicilio constituido en Bolivia y que se encuentren autorizadas para operar por la autoridad financiera”, expresa la norma.

El decreto también especifica  que en "casos excepcionales y debidamente justificados, la entidad convocante permitirá que la entidad financiera bancaria actúe como avisador de una garantía emitida por una entidad financiera extranjera”. En el caso de esta adjudicación, ¿ se dio esta figura? Si es así, ¿por qué razón? Cabe recordar que CAMC ya estaba establecida como empresa registrada legalmente en Bolivia. 

El informe de minoría cita una nota del Banco Central de Bolivia en la que se especifica que la garantía es aceptada  "sin compromiso ni responsabilidad para el Banco Central de Bolivia” . Sin embargo, según denuncia el informe, no hay entre los documentos revisados ni en los Términos Base de Contratación  justificación alguna para la admisión de la boleta de garantía.

Por tanto, "CAMC estaría yendo  contra la norma”, explicó, tras la visita de inspección a la planta, la diputada  Norma Piérola, del Partido Demócrata Cristiano, integrante  de la comisión mixta que   investigó el contrato. 
El informe de mayoría no cuestiona este tema. Sólo ratifica que las boletas de garantía presentadas por CAMC fueron emitidas por un banco de China y  cita  los montos y porcentajes de éstas. 

Asimismo,  cita el artículo 15 del RE-SABS de Comibol y el artículo 83 del decreto 181, en los cuales se especifica que es tuición de la empresa establecer las boletas de garantía según su reglamento, sin tomar en cuenta lo dispuesto por el artículo 20 de ese mismo  decreto supremo.    

El precio referencial

 Según el informe de mayoría, el precio referencial de 1.239 millones de bolivianos (178 millones de dólares) fue determinado por el proyecto a diseño final, elaborado por la empresa alemana Ercosplan, contratada por la GNRE.

Sin embargo, este tema queda poco claro  en el informe de minoría, que señala que el precio referencial sugerido por Ercosplan   fue de 2.635 millones de bolivianos, es decir, casi el doble al monto que finalmente fue  adjudicado a CAMC.

Esta  irregularidad fue señalada  por la  empresa TECNA, en una serie de cartas enviadas a Comibol, entre  mayo y junio  de 2015. En las misivas, la firma  muestra  su disconformidad con su descalificación y denuncia otras irregularidades como las enmiendas  en los Términos Base de Contratación (TBC), sobre las cuales no fueron notificados.

El informe de minoría también indica que, de acuerdo con el RE-SABS de Comibol,   el precio referencial de la obra  deberá contar con "la información de respaldo correspondiente”, entendida como certificación presupuestaria. Sin embargo, el informe denuncia que   esta documentación nunca  fue  anexada. 

Vacíos en el RE-SABS

 El RE-SABS específico que para Comibol tendría vacíos legales y contradicciones, según advierte el  informe de minoría de la comisión.

CAMC se habría beneficiado de estas fallas para hacerse de la adjudicación, obteniendo calificaciones favorables en las evaluaciones a pesar de obviar ciertos requisitos establecidos en el Decreto Supremo 181.
 
Entre los problemas que detalla el informe se destaca que no se especifica  la forma de designación, composición y atribuciones de la comisión de evaluación o calificación.   

El RE-SABS tampoco menciona el puntaje establecido para la selección de potenciales proponentes, sino que el mismo  da tuición a la  comisión de calificación de establecer sus propios criterios de evaluación, lo que va en  contra de lo establecido en el decreto 181 y que debió establecerse en el TBC.

"Lobby” a favor de CAMC

El informe de minoría incluye, entre las irregularidades observadas, el papel que desarrolló el ingeniero  José Bustillos, quien   desde un inicio participó en el proceso de adjudicación como si fuera el responsable del proceso de contratación y también como "unidad solicitante”, es decir, la  instancia organizacional de la entidad contratante en la que se origina la demanda de la contratación de bienes y servicios en el marco del RESABS.
"Determinó el procedimiento de evaluación y puntaje, sugirió a los integrantes miembros de la comisión de evaluación (sugiriéndose él mismo)”, se lee en el informe de minoría.  

Según el documento, Bustillos actuó con "claro favoritismo por la china CAMC”, ya que fue el quien preaprobó la contratación de la empresa.

 "(Bustillos) sugiere respuestas favorables a la china CAMC; por ejemplo, en la  nota interna op-GNRE-451/2015  sugiere responder a  CAMC: ‘La GNRE está de acuerdo con adelantar el contrato con la presentación de certificado que avale que se inició trámites ante el Ministerio de Relaciones Exteriores’”, cita el informe.  

Además, Bustillos fue quien aprobó  la documentación anexa al contrato.  Debido a estas actuaciones,  los parlamentarios firmantes del  informe de minoría concluyeron que  hay indicios de uso  indebido de influencias en la contratación de CAMC.  

Página Siete  buscó una entrevista y envió  cuestionarios tanto a Bustillos como al gerente  de la GNRE, Luis Alberto Echazú. Sin embargo, éstos  no fueron respondidos. 

 Evaluaciones inexistentes

La empresa supervisora Cooprogetti y Asociados,  en su segundo informe  de noviembre de 2015, establece una primera llamada de atención a CAMC, debido a que en la obra faltaban el cronograma actualizado, los planes ambientales, los ensayos de laboratorios, el personal técnico de la CAMC, la falta de trabajos topográficos y se había realizado una modificación del diseño de construcción sin autorización de la supervisión.

 Sin embargo, de acuerdo con el informe de minoría, no se presentaron dentro de la documentación las evaluaciones de la empresa fiscalizadora que avalen el avance físico y la calidad de la obra para determinar si la ejecución se encuentra en los plazos establecidos. 

Además, tampoco se presentó la respuesta o respaldos a las acciones que se realizaron a la primera llamada de atención que hizo la empresa supervisora.

El informe de mayoría menciona a la empresa supervisora de la obra y el monto por el cual fue contratada (29,4 millones de bolivianos), además de una evaluación realizada el 17 de marzo de 2016.

En esa evaluación  se detallan los avances alcanzados por CAMC hasta esa fecha, así como las obras planeadas por la empresa contratista y el porcentaje de anticipo adelantado a CAMC hasta el momento.

Este informe da cuenta  de que hasta mediados de marzo CAMC había avanzado la obra en un 19,55% y un 25% en la compra de equipos, pero no hace alusión a los informes  mensuales anteriores  ni a la llamada de atención que hizo a CAMC en noviembre de 2015.

 Personal clave en duda

  Dentro de los formularios que entregó CAMC a la GNRE, durante el proceso de adjudicación, la firma china declaró que el personal clave propuesto para la obra habría trabajado en  la empresa en las gestiones 1994-2001.

Este dato fue cuestionado por el informe de minoría, ya que, de acuerdo con los estatutos de la empresa china, ésta fue constituida en la República Popular de China  en 2001 y empezó a cotizar en la bolsa de valores de ese país en 2006.

De ser así, ¿cómo puede una empresa tener personal antes de ser fundada? Es la pregunta que plantea  el informe de minoría sobre la afirmación de CAMC sobre la experiencia de los que debían ocupar importantes puestos en el proyecto.

"No pudiendo tener personal antes de su creación, podemos deducir que esta información es falsa y es causal de descalificación. Además, se presume que incurre en delito de falsedad material al ser la propuesta una Declaración Jurada”, establece el documento presentado por la oposición. Es decir, se concluye que la firma china cometió un delito. 

Comentarios