“En todo el proceso muy pocas empresas mostraron interés en participar del proyecto San Buenaventura”

La autoridad explicó las razones por las que el Gobierno contrató a la china CAMC para la construcción y puesta en marcha del ingenio azucarero.
jueves, 21 de julio de 2016 · 00:00
Carla Hannover  / La Paz

  "CAMC hizo la mejor propuesta técnica, se ajustó a nuestro precio referencial y mostró una amplia experiencia en la construcción de ingenios”. De esa forma  justificó el gerente de la Empresa Azucarera San Buenaventura, Ramiro Lizondo,  la contratación de la empresa china.

De esa manera, fue que en 2012 CAMC asumió  un desafío histórico: la construcción y la puesta en marcha del Ingenio Azucarero San Buenaventura que habían sido postergadas por más de 65 años. 

"Sucede que las condiciones para acceder al lugar son complicadas. Por eso, muy pocas empresas se animaron a postular, pese a que enviamos invitaciones a más de 40 empresas de América, Europa y Asia”, explicó Lizondo, quien accedió a conversar con Página Siete.    

La construcción del ingenio azucarero  es un proyecto declarado como prioridad nacional. ¿Por qué se considera este tema  como una  prioridad frente a otros, como salud, que requieren medidas urgentes? 

Porque es un proyecto que tiene casi 65 años de historia. El año 2006  se emite una ley que  declara prioridad  la construcción del ingenio azucarero. En anteriores gobiernos ya se había intentado poner en marcha este
proyecto, siempre con la idea de impulsar un polo de  desarrollo en el norte de La Paz. Pero para desarrollar un polo de ese tipo se requiere una enorme cantidad de recursos porque no sólo hay que resolver el tema de producción, sino de comunicación, pues esta región estuvo incomunicada por muchos años en el país. 

En 2006, el presidente Evo declara este proyecto de prioridad nacional y se comienza a trabajar en los primeros diseños y en la elaboración de los proyectos TESA. 

En 2010, el proyecto cambia de estrategia cuando el Presidente decide conformar una empresa estratégica, dando por sentado que a través de una empresa estratégica se podía obtener resultados más rápidos. El 15 de septiembre de 2010 se constituye la empresa San Buenaventura. Ese año  también se decidió que el proyecto  sea financiado con  recursos del Estado a través de  un crédito del Banco Central de Bolivia. Es así como  arranca este proyecto. 

¿Cuándo se llama a una primera licitación para la construcción y puesta en marcha del ingenio azucarero? 

 El 10 de febrero de 2011, el Presidente me nombró gerente general de la empresa. Comenzamos a trabajar y a revisar todos los antecedentes, además del TESA agrícola,  elaborado por   el Ministerio de Desarrollo Rural, e iniciamos el proceso de contratación del ingenio. Elaboramos el  Documento Base de Contratación (DBC).
 
Lanzamos la licitación pública internacional el 27 de mayo de 2011 (con CUCE 11-0586-00-247367-1-1), mediante Sicoes. 

A la vez que invitamos a 42 empresas de todo el mundo a enviar sus propuestas para adjudicarse el proyecto.
 
Enviamos invitaciones a empresas de México, India, Brasil, China, Francia, EEUU y Canadá, países que podían construir el ingenio con las características técnicas que estamos buscando, pues éste es el ingenio más moderno de Bolivia y de América Latina. 

Ese proceso concluyó el 26 de septiembre de  2011. A pesar de haber hecho la convocatoria internacional sólo dos empresas chinas nos hacen llegar sus propuestas, una de ellas fue CAMC y la otra BochiLight Industries.
 
Lamentablemente, luego de revisar sus propuestas ninguna de las dos adjuntaba las boletas de garantía que exige la normativa. Adjuntaron boletas de garantía contragarantizadas; es decir, boletas de un banco del exterior. Ésta fue la razón por la que el proceso se declaró desierto. La norma boliviana exige que sean boletas que se emitan por bancos bolivianos. 

Ahora bien, otra de las condiciones de los términos de contratación era que las empresas interesadas debían conocer el lugar para conocer cómo es la región. Eso era importante para nosotros porque así  evitábamos de que llegaran propuestas de empresas que después nos iban a solicitar incremento en el precio referencial porque las condiciones eran complicadas. Se recibió la visita de  13 empresas, entre ellas CAMC, pero como se mencionó sólo dos hicieron llegar sus propuestas. 

¿Cómo se estableció el precio referencial del ingenio?  

Nosotros establecimos un precio referencial de 168 millones de dólares. El precio lo pusimos en base a un estudio realizado con apoyo de un equipo técnico especializado. 

¿Este equipo técnico es parte de EASBA o es una consultora internacional?

 Es una consultora. Son expertos internacionales que nos apoyaron durante todo el proceso en la parte técnica. Especialistas en la caña de azúcar. Con ellos definimos el precio referencial. 

¿Cuándo comienza el segundo proceso de contratación y cómo es que se adjudica el proyecto a CAMC?

(Nuevamente) solicitamos que nos coticen a 20 empresas. Así se inicia el segundo proceso de contratación. Diez de ellas   nos hacen llegar sus propuestas y sus cotizaciones. Todas estaban por encima de nuestro precio  referencial, incluso hubo una empresa de Brasil -no podemos dar nombres ahora-  que nos ofreció hacer el ingenio por  228 millones de dólares, es decir, 60 millones por encima de nuestro precio referencial. 

CAMC nos cotizo por 178 millones de dólares, 10 millones por encima de nuestro precio referencial. La norma nos permite modificar el precio referencial en un 10% hacia arriba o 10% hacia abajo. De estas 10 ofertas que recibimos, buscamos a las empresas que estaban por este rango. Entonces procedimos a hacer una invitación directa a cinco empresas, aquellas que estaban cerca de nuestro precio referencial. El 28 de octubre de 2011 hicimos invitación directa a cinco empresas: dos de China -una de ellas  CAMC-, una de Brasil, una de España y una de Portugal. 

El 9 de enero de 2012 tres empresas nos hacen llegar sus propuestas. Nuevamente se presentan BochiLight, CAMC y se suma Isoluz de España. Las tres empresas bordeaban nuestro precio referencial. En ese segundo proceso de contratación hicimos la recepción de los documentos y nuevamente CAMC adjuntaba la boleta contragarantizada y una nota de un banco boliviano en la que se informaba que la boleta de garantía estaba en trámite. Por eso no se aceptó ese sobre en la apertura. 

En el caso de esas dos empresas pasan a la siguiente etapa. Se revisaron sus propuestas técnicas y la comisión de evaluación establece que las propuestas técnicas no correspondían con las especificaciones técnicas que solicitamos. 

Por ejemplo, una de las solicitudes principales es que nosotros estamos introduciendo una tecnología muy moderna y de avanzada que tiene una patente brasileña, que se llama la ozonización. Éste es un sistema que nos permite eliminar el azufre. Una de las empresas nos decía que nos pondrían molino, una tecnología de hace 100 años. Mientras que otra nos ofrecía un difusor para remolacha. Y nosotros pedíamos un difusor para caña.   

Dado que en todo este proceso muy pocas empresas habían mostrado interés en participar en San Buenaventura no sólo por el precio referencial, sino por las condiciones, ya que los costos de transporte son muy altos, la comisión de evaluación me recomendó revisar las tres propuestas técnicas de las empresas que  habían hecho llegar sus propuestas.

¿Así comienza el tercer proceso de contratación?

 Sí. Nuestro reglamento de contrataciones nos permite hacer la invitación directa. Desde el principio,  yo pude haber llamado a la contratación directa, pero no lo hice para seguir el proceso con transparencia. 

Para el tercer proceso invitamos a los tres proponentes para que nos expliquen los alcances de las propuestas.
 
 Nos reunimos con cada empresa. Nos explicaron toda la parte técnica;  por ejemplo, los de Isoluz llegaron con su equipo técnico desde España. El difusor de remolacha que nos habían ofrecido podían cambiarlo por difusor de caña de azúcar. Pero no habían incluido las obras civiles. En el caso de  BochiLight les  era muy complicado  gestionar la patente de ozono, porque son patentes extranjeras. 

Una vez que evaluamos las propuestas técnicas y la comisión me recomendó que la mejor propuesta técnica era la de CAMC. Le dimos un plazo para presentación de documentos y finalmente firmamos contrato el 5 de marzo de 2012. 

¿Cómo se ajustó el precio final, dado que CAMC en inicio cotizó por un monto mayor en 10 millones y para el segundo proceso  un monto más bajo del precio referencial?

El precio referencial era 168 millones. La oferta final de CAMC era de 167.951.000 de dólares. Una vez que se firma el contrato por 167.951.000 se da la orden de proceder el 6 de septiembre de 2012. En ese transcurso, nosotros concluimos los estudios geológicos y los tuvimos en diciembre de  2012. El estudio nos dice que había la necesidad de construir un sistema de pilotajes. Hubo ajuste en el precio y al final quedó un precio de 174 millones. 

¿Qué antecedentes se conocían de la empresa CAMC?

En el proceso de evaluación hay tres criterios:  CAMC hizo la mejor propuesta técnica, se ajustó a nuestro precio referencial y mostró la mejor experiencia en el rubro, pues es la empresa que a nivel mundial ha construido más ingenios azucareros en el mundo, en Sudán, en Indonesia, Turquía, San Buenaventura. Ninguna otra empresa tenía esa experiencia.

¿Y se conocían los antecedentes que tenía la empresa con el Estado boliviano? 

No teníamos conocimiento de esta empresa hasta que llegó su propuesta. Teníamos entendido que  el único contrato que se había hecho hasta entonces era  el de las perforadoras, pero no teníamos más conocimiento. San Buenaventura es el segundo contrato. 

¿Cuál es el seguimiento que se ha hecho a  la ejecución    y cuál el estado actual del proyecto?

Estamos al 97,3% de ejecución. Básicamente hemos terminado de ejecutar la obra. Se estima que la entregarán en septiembre de 2016. Sin embargo, se hicieron  cuatro ajustes en el contrato. Un primero tiene que ver con la orden de cambio en la que aumentamos seis meses al plazo original para la ejecución del pilotaje. 

Un segundo, en 2014 cuando  la zona fue declarada en emergencia nacional por las lluvias. Perdimos el 17% de nuestras plantaciones por el tema de las inundaciones y paralizamos obras durante tres meses en 2014 y eso está establecido en el contrato. Hay modificaciones que se pueden hacer en caso de fuerza mayor.  Un último cambio se dio el año pasado. En octubre hicimos la zafra de prueba para probar por primera vez el funcionamiento de la planta. Se nos acabó la materia prima, la caña, y por lo tanto decidimos suspender la recepción provisional para este año, cuando tengamos la caña suficiente para hacerlo. Esos ajustes son normales en la ejecución de estos contratos. Incluso diría que el plazo se ha cumplido  en tiempo récord, dada la complejidad del contrato. 

El haber construido otras 40.000 toneladas de cimentaciones profundas y finalmente llegar al 97,3% de ejecución del proyecto. Nosotros hemos enviado nuestra solicitud de autorización y hemos declarado este año estaríamos procesando unas 80.000 toneladas  anuales de caña. 

Este año se tiene la recepción provisional y definitiva. El contrato establece una garantía de buen funcionamiento por dos años. La EASBA está con esa garantía de operación.  

Tenemos una empresa de supervisión que trabaja con nosotros y también está el fiscal de obra que es nuestro gerente de industria. No nos hemos equivocado al elegir a CAMC porque ha cumplido. Hay mucha susceptibilidad, pero nosotros tenemos que decir la verdad, ha cumplido con todo lo que hemos pedido.   

Nosotros tenemos prevista nuestra máxima capacidad de producción hasta  2023. Vamos a ir aumentando de forma gradual. Nuestro ingenio es mediano. Los ingenios que hay en Santa Cruz son ingenios que duplican nuestra capacidad, son del doble de capacidad, pero son ingenios que tienen más de 50 años. En Bolivia existen 140 mil hectáreas de caña y todas están en Santa Cruz. En San Buenaventura se necesitan 11.700 hectáreas.
 
Eso lo vamos a conseguir de manera gradual. O sea, hasta 2023. La planta va a presentar las 7.000 toneladas diarias pero nuestra zafra es nueva. 

¿Cómo se materializará este proyecto de polo de desarrollo en esa parte del departamento? 

El ingenio está generando la construcción del camino San Buenaventura-Ixiamas. Ha comenzado la construcción del puente entre  Rurrenabaque y San Buenaventura. Son proyectos que tienen que ver con San Buenaventura. Caminos vecinales, como la Gobernación tiene que hacer estamos en proceso inicial.

 

Hoja de Vida

  • Estudios  Ramiro Lizondo es licenciado en Economía y Finanzas de la Universidad Tomás Frías de Potosí.
  •  Especialidad   Tiene una maestría  en Economía e Historia Económica de la  Universidad Autónoma de Barcelona (España) y un diplomado en Gobernabilidad y Gerencia Política Municipal, entre otros.

1
2

Comentarios