La Iglesia lamenta la muerte del pastor “arquitecto de El Alto”

El padre Obermaier no sólo trazó zonas, sino construyó obras sociales para la urbe alteña. El sacerdote fue también delegado para luchar contra la pobreza.
miércoles, 03 de agosto de 2016 · 00:53
Verónica Zapana S.  / La Paz

El portavoz de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), José Rivera, lamentó el deceso del  padre Sebastián Obermaier,  a quien se recordará como el "arquitecto   de El Alto”, el "deportista” y el "querendón de la gente humilde”. Aseguró que  el legado del sacerdote  permanecerá vivo entre sus feligreses.
 
"La muerte del padre Sebastián  consterna a toda la Iglesia. Se escucharon expresiones de condolencias y solidaridad desde muy temprano”, afirmó el portavoz de la CEB. Resaltó, sin embargo, la esperanza de la noticia "porque el padre  Obermaier ha partido a la casa de Dios Padre”.

 Ayer, al promediar las  6:00, falleció el padre Sebastián Obermayer, poco antes de cumplir 82 años, 55 de sacerdocio, de los cuales  38 entregó a la ciudad de El Alto. "Hay que rescatar de él el testimonio de fe y entrega total”, aseguró Rivera, tras destacar  el legado del  "arquitecto de  El Alto”. 

Destacó que desde que  Obermaier llegó a la ciudad de El Alto  hizo  una obra gigantesca en  diferentes áreas; desde salud y educación  hasta desarrollo humano y arquitectura.

El 11 de agosto de 1998, el gobierno constitucional de Hugo Banzer nombró al padre Sebastián  Obermaier  como delegado presidencial para la lucha contra la pobreza en la ciudad de El Alto. El sacerdote desempeñó  ese cargo por casi dos años hasta que  el 17 de mayo de 2000  Banzer prescindiera de sus servicios.

"Para prestar ese servicio,  el padre consultó a su obispo y a la Conferencia Episcopal Boliviana. Luego de dejar el cargo, no se detuvo en su obra en favor de El Alto”, recordó Rivera. 

  Entre esas obras destacan  más de 70 templos y  siete centros de salud, además de los albergues para los niños y mujeres víctimas de violencia. El vocero de la CEB  describe a Obermaier como "una persona muy  inquieta, enérgica, dinámica, franca y directa”.

Prueba de ello es la invocación que hizo a quienes le robaron su auto, al que había bautizado con el nombre de Francisco: "Queridos ladrones devuélvanme este vehículo que es parte de mi vida”, dijo en medio de sonrisas.

   Monseñor Eugenio Scarpellini, regente de la Iglesia en El Alto, también deploró "la pérdida de un ser querido; de un hombre que ha dado todo para la diócesis de la ciudad de El Alto y dijo ayer en el velorio: "Son muchas obras que hizo en El Alto, porque entregó su vida a esta ciudad”. 

El exobispo de El Alto y hoy obispo de Chuquisaca, Jesús Juárez, expresó su pesar. "El Alto pierde un gran promotor del desarrollo de esa ciudad”.

 Aseguró que el padre   fue multifacético, pues actuó en cine, cantó  y ayudó. "El Señor lo recompensará con la vida eterna”, dijo. Destacó que  la Iglesia agradece a Obermaier por la huella que deja en la gente  sencilla.

21

Comentarios