Murió el padre de El Alto

Cientos de jóvenes, niños y adultos despidieron al carismático religioso en la masiva misa de cuerpo presente, que se celebró en la parroquia Cuerpo de Cristo de Villa Adela. En los 38 años que vivió en esa zona construyó 71 templos, con torres y campanarios. ESPECIAL
miércoles, 3 de agosto de 2016 · 01:12
Madeleyne Aguilar / El Alto

Por primera vez en 38 años, ayer las campanas de la iglesia Cuerpo de Cristo  no repicaron a las 6:00.  Tres horas después, a 9:00, su sonido anunciaba a Villa Adela  la muerte de Sebastián Obermier, el sacerdote que durante casi cuatro décadas fue  protector de fieles, alivio para desvalidos  y motor de una urbe joven: el padre de El Alto. 

En su pequeño cuarto, aledaño a su parroquia, lo visitó la muerte.  Él  estaba vestido   para  orar, para repicar las campanas y reencontrarse con su congregación, pero un  paro cardiaco impidió la cita.

 
"Cada mañana junto el padre Sebatían y el diácono René rezamos las laudes, pero esta mañana no apareció. Yo corrí inmediatamente y lo vi en el suelo. Hice  lo que pude; con los empleados lo llevamos al hospital del Kenko, pero era demasiado tarde, ya había fallecido”, cuenta    el vicario de la parroquia Cuerpo de Cristo,  Pavel Padilla.

   En la víspera, el lunes a las 20:30, todo el personal de ese templo   se habían reunido para planificar las actividades del martes. Como era costumbre, el padre Obermaier se despidió agradeciendo su apoyo.

   "Extrañaremos su alegría y, especialmente, su disciplina. Nos dejó la enseñanza:  ‘cuando asumes algo, se tiene que cumplir’. Aunque estuviera enfermo, él siempre estaba en el altar. Nada, ni nadie podía impedir que  celebre una misa”, comenta  el sacerdote. Diariamente Obermaier  celebraba al menos seis eucaristías. Los fines de semana eran hasta  ocho por día.

Luego que los médicos confirmaran el deceso del religioso, sus compañeros  trasladaron el  cuerpo nuevamente a Villa Adela. Entonces las campanas del templo  volvieron a retumbar de manera insistente convocando a los feligreses.

"Desde el 2010 presentaba problemas en el corazón; pese a todo, siempre estaba animado  a trabajar. Él iba a hacerse controles médicos regularmente, pero los últimos dos últimos meses su presión alta cambió a baja. En la mañana, luego de tomar su tecito ,   tuvo un fallo en el corazón”, informa  el director  de la Fundación Cuerpo de Cristo, Gregorio Condori. 
 

 
   Explica que el motivo del desgaste del padre,  de 81 años, era su vida activa. Dormía a la media noche y trabaja de lunes a lunes.

A las 9:00, desde las calles que rodean la  plaza Simón Bolivar llegan miles de personas. La banda de la unidad educativa Alemania entona marchas fúnebres frente a la iglesia Cuerpo de Cristo, que luce un  gran moño negro en las rejas y  otros  más en las paredes.  Hombres,  mujeres, jóvenes y niños entran al templo y lloran.

"Sentimos sorpresa y dolor por tan repentino desenlace de algunos síntomas que él tenía; sin  embargo, también percibimos paz. Hay  una parte en su testamento en la que  él dice que  el día de su entierro o a los ocho días  quisiera una gran fiesta  con las personas pobres”, asegura el obispo de El Alto, monseñor Eugenio Scarpellini.   
 Pasadas las 10:00, ya no hay espacio en los bancos. De pie, la gente espera  que comience la misa.

 La alcaldesa alteña Soledad Chapetón declara solemne: "Dios tiene en sus manos la vida de cada persona. Ésta es una gran pérdida, se fue nuestro padre Obermaier. A su familia, que sabemos que está en el extranjero, le agradecemos  por este gran valor humano que llegó a El Alto. Como municipio le hicimos llegar los reconocimientos en vida y habrá muchos  otros”.

 


A las 10:20, la multitud de feligreses  levanta y agita pañuelos blancos. Entra en la iglesia el ataúd, en medio de cánticos y decenas de manos se extienden para tocarlo.La gente hace fila para despedirse. Sobre el féretro se coloca una bandera de Alemania. 

A las 11:00,  el obispo oficia la misa de cuerpo presente.   "La eucaristía se la celebrará no sólo en este templo, sino en todo El Alto. Él (Obermaier) también participará porque está ahora  con el Señor”, consuela Scarpellini.

En la esquina derecha del altar, un grupo de  tres mujeres mayores cantan; mientras, a sus espaldas, un hombre toca la guitarra. Entre sollozos, la gente aplaude cada canción. Parlantes instalados en el atrio reproducen la celebración para la población de afuera.

"El camino al cielo es seguir a Jesús. Ahí se encuentra el padre Obermaier. También lo sentimos presente aquí. En este momento  él  haría su señal (levantar el pie),  para que los chicos empiecen a tocar los instrumentos”, comenta el obispo en la homilía.

 Mientras se desarrolla la misa, varios sacerdotes de El Alto y de las provincias se unen. En la oración colecta, donde los feligreses  pronuncian sus intensiones, todos agradecen por la vida de Obermaier. "Todos asistiremos a misa cada domingo como usted nos ha enseñado padre, cumpliremos. Gracias por el  apoyo”, dice en voz alta una joven estudiante.

Una profesora de religión destaca la doctrina del padre  Obermaier para guiar a la fe católica. Apenas logra terminar su pedido porque se le quiebra la voz.

"Yo te quiero dar las gracias, padrecito, por esos hogares que  ha fundado. Nos vas a hacer mucha falta en El Alto.
 
Tú nunca nos  abandonas. Te recordaremos  por todo ese cariño y  esas jaladas de orejas”, dice una de las feligreses.

 
Decenas de  niños, beneficiarios de los programas que creó el padre Obermaier, juntan sus manos y cerrando los ojos rezan. También hay varias madres, que viven en los hogares de la fundación, que escuchan la misa cargadas de sus bebés. Los  colegiales  lloran desde  la primera fila de  bancos.

"Éramos como sus hijos. No permitía que la juventud sufra. En las actividades que  compartíamos con él, nos daba la mano a todos y  nos hacía reir. Ya era un santo en vida y sabemos que está en un buen lugar,  nos va a seguir cuidando”, dice la estudiante del colegio Martín Cárdenas, Luz  Mariaca.

Los transeúntes de la calle José Bustamante se quedan perplejos ante el templo.   En el abrazo de paz y la comunión las gente   se une.

En la iglesia  también se agruparon varios periodistas de medios  públicos y privados. La  muerte del padre Obermaier fue una noticia que apenó a todo el país.

"Uno recuerda  la singularidad de su forma de bendecir, ese interés por mejorar la ciudad de El Alto, que cada Navidad daba presentes a los niños. En San Roque siempre daba una misa para los perritos y recomendaba a los dueños que los a cuiden porque son seres vivos”, narra el periodista Gabriel Copa, del canal 57 Virgen de Copabana, fundado por Obermaier.

 
Cada Navidad, por ese medio, se trasmitía en directo,  la campaña Por la sonrisa de un  niño. El sacerdote regalaba juguetes a cientos de menores de bajos recursos.

  "Alguna vez, cuando un adulto no lo entendía, él elevaba la voz y él hablaba en aymara fluido. No sabíamos cómo había aprendido tan bien el idioma”, cuenta Copa. 
   
El Alto declara duelo por la muerte de su "hijo predilecto” 
 
Madeleyne Aguilar / El Alto

El  Concejo Municipal de El Alto, a través de la Resolución  130/2016, nombró "hijo predilecto” de la ciudad   a Sebastián Obermaier y declaró  30 días de duelo por la muerte del sacerdote. Los concejales  sugirieron al ejecutivo edil nominar una avenida o calle principal en  su honor.

"Hay que reconocer el trabajo  que él ha realizado durante todos estos años, como el de proteger a los niños abandonados, la construcción de capillas en la ciudad de El Alto. Todos los seres humanos necesitamos una fuerza espiritual”, argumentó el presidente del legislativo municipal, Édgar  Calderón.

Hace 38 años, el sacerdote alemán   llegó  a la zona Villa Adela de El Alto. Pese a que él decía que "sólo cumplía su labor como todos sus compañeros”, su vida  fue destacable.  "Es un hermano muy querido que ha marcado la historia de la diócesis y de la ciudad. Es un hombre de Dios”, destacó ayer el obispo de El Alto,  Eugenio Scarpellini.

Entre los proyectos más destacables de la Fundación Cuerpo de Cristo, impulsada por el padre Obermaier, figuran la  casa de adultos mayores, con capacidad para  100 personas; un hogar transitorio para  niños en situación de maltrato y abandono, que actualmente cobija a 50 menores.

  "Sólo en El Alto se han construido  71 templos, sin contar las provincias. Él decía: ‘la única manera que la comunidad se dé cuenta que hay una iglesia es por las  torres y el campanario. Eso  llama a los feligreses para reflexionar sobre la palabra de Cristo”, señaló el director  de la fundación, Gregorio Condori.

Además, esa institución administra seis  centros infantiles y  cuatro  juveniles que brindan capacitación   en textilería, panaderia y carpintería.  El proyecto más grande es el canal 57, Virgen de Copacabana, que genera decenas de puestos laborales.

" Desde el 12 de septiembre de  2004 nuestro medio  comenzó a funcionar bajo dos directrices que   son educar y evangelizar. Él (Obermaier) decía ‘yo solamente puedo ayudar  a cinco personas, pero con mi fundación y con el canal ayudo a 50 personas’”, contó el gerente del canal Virgen de Copacabana,  Guido Arroyo.

  El objetivo principal del padre Obermaier era evangelizar  a la mayor cantidad de  personas. "Cada año como peregrinación  visitamos el cerro. El padre Sebastián Obermaier hasta hace dos años también iba    con nosotros.
 
Recuerdo que la última vez ya no podía, pero nos dijo ‘esperen, vamos a subir’ y pudo. Logramos llegar hasta la cúspide, donde se inauguró una iglesia. Es un recuerdo muy grato”, contó el profesor de la unidad educativa Fe y Alegría, Hirohito Furuya.

Destacó que gracias al padre su colegio  tiene infraestructura y equipamiento. Actualmente cuenta con un templo y un monumento dedicado a  la Virgen María. Furuya calificó a Obermaier como "un impulsor de la creencia católica” en Bolivia.

 
 
 
 
 




AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

92
1

Comentarios