Los líderes históricos de la lucha sindical boliviana

Fueron dirigentes mineros y fabriles. Algunos incesantes estudiosos del marxismo, otros oradores insuperables que condujeron a los obreros a defender la democracia.
jueves, 8 de junio de 2017 · 02:01
Ivone Juárez /  La Paz

Juan Lechín,  Simón Reyes, Filemón Escóbar, Óscar Sanjinez, Óscar Salas, Federico Escóbar, Víctor López e Irineo Pimentel son los dirigentes sindicales históricos de Bolivia que ya marcharon (el último fue Filemón, Filipo), pero que trascendieron porque la lucha obrera que encabezaron superó la defensa de los intereses de su sector (minero y fabril, en su mayoría) para defender la democracia,  los intereses de todos los trabajadores bolivianos y sobre todo su fortalecimiento.

"Tuvieron luces y sombras,   aciertos y errores”, afirma Remberto Cárdenas, periodista y exdirigente sindical que conoció a cada uno de estos sindicalistas que surgieron de las filas mineras y  fabriles.

Como periodista los recuerda en esos ampliados de la Central Obrera Boliviana (COB) de los años 60, 70, 80 y parte de los 90, dedicados a intensos debates de ideas, autodidactas. 

"No había un solo ampliado sin ideas. Algunos dirigentes  citaban párrafos enteros de la Revolución Rusa. El debate era la escuela de los sindicalistas”, dice.

 Cárdenas recuerda a  Óscar Salas, ese dirigente minero que "era el que más estudiaba marxismo y se informaba constantemente”.  "Filipo era también un gran estudioso y dejó muchos escritos”, añade.  Cuenta que en los congresos de la COB Salas y  Escóbar eran los principales oradores.

  Al referirse a Juan Lechín Oquendo, señala que era dueño de una gran intuición. "Él era el más intuitivo”, dice.

 El rector de la Universidad Mayor de San Andrés, Waldo Albarracín, dice que Lechín fue uno de los símbolos más destacados de la lucha obrera, parte de una camada de sindicalistas  "con mucho temple, insobornables y muy valientes”.

"Todos fueron víctimas de la represión de la dictadura y hasta en democracia”, añade.

Entre los sindicalistas que marcaron la historia de Bolivia y que también ya murieron están Liber Forti, Cirilo Jiménez y Rosendo Osorio, entre otros.  Se los recuerda encabezando interminables marchas de trabajadores, reclamando a gritos sus derechos.

 

 

Punto de vista
CARLOS D. MESA  EXPRESIDENTE

Dirigentes imprescindibles

La historia contemporánea de Bolivia está íntimamente ligada a la del movimiento obrero y  especialmente al movimiento minero. Fueron las movilizaciones y documentos de este sector impulsores, en buena medida, de las transformaciones logradas por la Revolución Nacional. 

 

 

Desde la fundación de la Federación de Mineros, en 1944, y la de la COB, en 1952, bajo el liderazgo  de Juan Lechín, se forjaron dirigentes imprescindibles de esta saga como Irineo Pimentel y Federico Escóbar. 

A partir de la segunda mitad de los años 60 surgieron verdaderos gigantes de la lucha popular  desde la minería, entre los que se destaca  Filemón Escobar, Filipo, como lo conocimos quienes tuvimos el privilegio de su amistad. Escóbar, al igual que Simón Reyes, Víctor López, Óscar Salas o Edgar Ramírez, nacieron en un movimiento social con una fuerte carga ideológica, sea desde el POR o del PCB. 

 Desde la lógica de la radicalidad de un mundo polarizado por la Guerra Fría, surgieron estos liderazgos que han marcado a fuego la historia de la lucha contra las dictaduras y por la conquista de la democracia. Pero no sólo eso, fue el trabajo en el socavón, la intransferible experiencia de la vida en interior mina la que esculpió sus espíritus combativos e inclaudicables.
 
Filemón fue, de entre ellos, un referente excepcional, no sólo por su intensidad interior casi volcánica, por su consecuencia y su carácter tan poderoso, sino porque elaboró ideas, porque puede considerarse como un hombre de acción y de pensamiento.

 Desde sus orígenes trotskistas, hasta su rol como mentor del movimiento cocalero y del MAS, pasando por su reflexión a propósito de la COB como potencial órgano de poder, uno encuentra en sus escritos una propuesta de nuevo horizonte nacional, que completó con su tesis de la complementariedad entre opuestos, que unía en  matrimonio, rechazado por cierto maniqueísmo intelectual, en el que era no sólo posible, sino necesario, la coexistencia  de clases sociales y, sobre todo, tradiciones históricas de orígenes tan diferente como la indígena y la occidental.
 
Filemón Escobar es, en esa dimensión, no sólo uno de los grandes referentes históricos del sindicalismo boliviano, sino una de las figuras relevantes de nuestra política. De entre aquellos que. sin duda, podemos llamar patriota con todas sus letras.

 

 

 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

194
65