Provincias

Primer nivel, en la cadena de carencias

Una enfermera y un doctor ingresan a la Isla con permiso una vez al mes.
jueves, 31 de agosto de 2017 · 00:00
Leny Chuquimia /Isla del Sol

Médicos y enfermeras que brindan  atención médica a las comunidades de la Isla del Sol  utilizan sus propios recursos para, una vez al mes,  contratar lanchas que los  lleven a estas localidades surcando el Titicaca. 

En los últimos  meses, cargados de medicamentos, los profesionales de salud  logran pasar los bloqueos  en las comunidades lacustres que están   en conflicto. Usan para ello permisos  que fungen como pasaportes.

  "Los pobladores están en conflicto. Nosotros pasamos con un permiso exclusivo del Alcalde de Copacabana. El problema no debería afectar a la salud, pero lo hace y es un riesgo”, señala el doctor Yesid Illanes.

Con bolsas pesadas, él  y una enfermera han arribado al puesto de Challapampa. En botiquines y  mochilas llevan jarabes para la tos, antibióticos de amplio espectro, fungicidas en pomada, calmantes y ungüentos para  dolencias articulares.

"Las IRAS y las EDAS son las más comunes, al igual que las lumbalgias, la artritis o el reumatismo”, dice la enfermera Maribel Carrillo.

 Ambos recorren las casas de la  Isla puerta a puerta. Revisan a los adultos mayores, pesan a los niños y hallan casos como el de Lizeth, de siete años. El dolor de muela no la  deja dormir, pero su madre no puede llevarla a la consulta del dentista de Wacani o de Copacabana porque el conflicto  ha cortado el paso. La única salida es en lancha por el lado sur y  llegar allí demanda  cuatro horas de caminata.

  "Contratar la lancha  cuesta hasta 200 bolivianos  y los comunarios no pueden pagar ese monto.
 
Para llegar acá nosotros  pagamos de nuestro propio dinero”, asegura Maribel.

 

Salud en  la Isla
  • Visitas Las visitas médicas llegan una vez al mes. 
  • Suplementos  Dejan medicamentos; también suplementos alimenticios como el Carmelo y vitaminas para niños y adultos mayores.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
3