Potosí no tiene nada para tratar a pacientes con cáncer

Sólo se hace el pesquisaje de la enfermedad, pero los pacientes deben viajar a otras regiones para confirmar el mal. El SEDES realizó convenios con otros centros.
jueves, 18 de octubre de 2018 · 00:04

Verónica Zapana S. / Potosí

Don Julio se enteró que tenía cáncer de pulmón hace ocho meses. No sabía que la exposición constante de su organismo en la mina podría afectar su salud. “Trabajaba desde niño por necesidad dentro de las minas. Ahora temo morir sin ver crecer a mis hijos”, dice el hombre de 40 años.

Julio cuenta que en Potosí se hizo un examen para identificar la enfermedad, pero luego fue transferido al Instituto Nacional “Dr. Cupertino Arteaga”, de Sucre, para otro estudio. “En el Hospital Bracamonte me dijeron que en ese primer diagnóstico dio positivo, pero debían hacer exámenes más profundos, por eso me enviaron a Sucre y ahora estoy con tratamiento”.

Su historia no es la única. Los enfermos con cáncer de Potosí deben migrar a otros departamentos para realizar sus tratamientos, ya que en esa región del sur del país no hay nada para confirmar y tratar este mal.

El director del Hospital Daniel Bracamonte, Vladimir Camacho, explica que “actualmente como Potosí y como hospital de tercer nivel no se tiene una unidad de oncología y peor aún un especialista en la rama”. Dice que sería ideal contar con esa unidad en el departamento.

Asegura que sí se cuenta con un laboratorio de patología para realizar el diagnóstico, pero los pacientes deben confirmar la enfermedad con otros estudios más profundos en otros nosocomios.

Cuenta que ante esa necesidad, el año pasado se indagó sobre la incidencia de la enfermedad en el departamento. “En 2017 se identificó 37 casos, es una cifra muy baja y esto sucede porque la mayoría de los pacientes que tienen sospecha de la enfermedad prefieren irse al interior del país o incluso al exterior”.

Según la responsable de Planificación del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Karina Cuba, no hay un espacio propio para esta atención en Potosí, pero hay una atención básica en los centros de salud de primer nivel y en los hospitales de segundo nivel, donde se realiza el pesquisaje de la enfermedad.

Aclara que para la certificación de los casos detectados “se derivan a Sucre, porque se tiene un convenio con el Instituto “Cupertino Arteaga” y también otro con el Instituto Chuquisaqueño de Oncología (ICO)”. Adelanta que se busca otro acuerdo con el Instituto de Medicina Nuclear de La Paz, para que con todos esos convenios se cuente con una ruta para la atención al paciente oncológico potosino.

Pese a que en el departamento no se cuenta con un centro especializado para tratar el cáncer, Cuba dice que el SEDES y la Gobernación realizan las gestiones para que los pacientes con cáncer de Potosí tengan costos diferenciados en el interior del país.

Aunque no haya especialistas de esa rama, dice que hay algunos médicos del Hospital Daniel Bracamonte que realizaron cursos en oncología para estabilizar a un enfermo con esta patología.

Similar situación viven los pacientes asegurados a la Caja Nacional de Salud (CNS), informa el director del Hospital Obrero Nº 5 de Potosí, Carlos Guerra. Dice que un paciente oncológico es transferido al hospital de La Paz, donde accede a radioterapia y quimioterapia. Luego, este centro deriva nuevamente al paciente a Potosí cuando recibió todo el tratamiento.

“Nuestro hospital está catalogado entre segundo y tercer nivel. Tenemos especialidades básicas y métodos de diagnóstico, resonancia magnética y anatomía patológica para la detección de la enfermedad. Pero una de las debilidades es que no contamos con especialistas y tampoco tenemos infraestructura adecuada”, apunta el director del Hospital Obrero de Potosí.

Guerra afirma que la falta de especialistas es evidente en el país, pero “es más crítico en Potosí”. “No hay clínicos oncólogos, cirujanos oncólogos, pediatras oncólogos, ginecólogos oncólogos y otros”.

Indica que en esa región el cáncer tiene algunas características. “Aún hay fuerte prevalencia el cáncer de la matriz en mujeres, pero aumentó el cáncer de pulmón y se ha posesionado en segundo lugar en afección de esta población”.

Guerra explica que el cáncer de pulmón se debe a dos causas. La primera es que la mayoría de la población de esa región es minera. “Son los mineros y las palliris que inhalan sílice y cuarzo en sus fuentes laborales”, dice. La segunda es porque las calles de la urbe son angostas y eso provoca que la gente inhale el humo del transporte público. Cuenta que otro cáncer que afecta a la gente es el de piel, que ocupa el tercer lugar. “Es porque la radiación solar es más fuerte y el clima es seco en ese departamento”.

Don Julio lucha contra el cáncer porque quiere ver crecer a sus tres hijos menores de 15 años. Quiere también que en un futuro Potosí cuente con un sistema de salud para que las nuevas generaciones no migren a otras ciudades en busca de salud.

Pacientes migran a Sucre y La Paz

La voz de Alberto Coria se quiebra cuando habla sobre su enfermedad y cómo peregrinó por salvar su vida. “Quiero salir adelante”, dice.

Se enteró que tiene cáncer de próstata en mayo en Potosí. “Allá no había ni un urólogo y sólo me atendía un nefrólogo. Decidí buscar un hospital donde me traten la enfermedad”, cuenta sentado en una banca del Instituto Chuquisaqueño de Oncología, de Sucre.

El hombre de 50 años, que en pasados días se hizo operar, relata que primero indagó entre sus amistades dónde podían tratar su enfermedad. “Me dijeron que venga a Sucre al (Instituto) Cupertino Arteaga, cuando llegué, no recibí un buen trato, así que consulté con los guardias del Hospital Santa Bárbara, donde podían atenderme y me aconsejaron venir al ICO”, explica.

Según el director del Hospital Daniel Bracamonte, Vladimir Camacho, la mayoría de los pacientes viajan a Sucre, Santa Cruz o Argentina para ser atendidos en esa especialidad. “A veces nosotros mismos les sugerimos que vayan a esas regiones para que reciban un tratamiento óptimo”, dice.

Camacho lamenta que en peor situación se encuentran los niños con esta patología, ya que no tienen un centro especializado para ellos. “Aquí en el mismo nosocomio se tiene la unidad de pediatría, pero no contamos con un centro especializado para la atención a esta población, porque tampoco hay recursos humanos”.

Explica que de hecho este centro ya es pequeño y con mucha necesidad en todas las atenciones que brinda.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
149
99