Tres guerreras luchan contra el olvido de enfermos con cáncer

Rosario Calle, Ruth Vargas y Juana Huanca son fundadoras de la Asociación de Pacientes con Cáncer, que nació para enfrentar la crisis de Radioterapia.
jueves, 18 de octubre de 2018 · 00:04

Laura Maldonado / La Paz

Rosario Calle, Ruth Vargas y Juana Huanca son tres guerreras. Todos los días, se arman de valor y se unen para luchar por los pacientes con cáncer del Hospital de Clínicas de La Paz. No tienen miedo de salir a las calles, de declararse en huelga de hambre, de crucificarse en un puente y de pararse frente al nuevo palacio de Gobierno para exigir una atención digna para los enfermos.

Dos de ellas son sobrevivientes de este mal. Y una se sumó a lucha de los enfermos por su papá. Las tres sueñan y luchan para que las autoridades construyan “un oncológico público, gratuito y equipado para los pacientes con cáncer”. Ellas se cansaron de soportar la indiferencia de las autoridades y decidieron salir para pelear por un verdadero cambio. Así, en el año 2014 nació la Asociación de Pacientes con Cáncer del hospital de Clínicas.

“Empezamos nuestra lucha cuando el equipo de Radioterapia que atendía a los pacientes con cáncer dejó de funcionar en el 2014. No podíamos soportar tanto sufrimiento”, cuenta Ruth Vargas, vicepresidenta de la asociación. “Había tanta gente que sufría, no podía quedarme sin hacer nada”, añade y asegura que ella también sintió ese dolor porque en 2013 padecía cáncer de cuello uterino.

“Vencí la enfermedad, pero sigo en el hospital porque quiero luchar por los demás pacientes. Sé lo que sufren”, sostiene Vargas.

La lucha de una de las primeras dirigencias en defensa de los enfermos en Bolivia se fortaleció en el año 2015, cuando se sumó la actual presidenta del sector, Rosario Calle. Se unió a la lucha luego de que su padre padeciera cáncer en 2015. Él se recuperó después de varios tratamientos y ahora se encuentra estable de salud. “Yo pensaba irme de (la asociación), pero no podía dejar a mis compañeros con en plena crisis, ellos son mis hermanos, sé que ellos sufren porque son de familias humildes y no tienen recursos para pagar un tratamiento contra el cáncer”, sostiene. “Vi morir a muchos. Eso me duele mucho”, añade.

Juana, otra de las representantes del sector, cuenta que padeció cáncer en 2000, pero superó la enfermedad. “Me recuperé, pero decidí seguir en la lucha porque conozco el dolor de un enfermo, sé lo que duele no tener dinero para comprar medicinas. Seguiré hasta que el Gobierno dé una verdadera atención a los pacientes”, dice.

Las batallas perdidas

Los pacientes con cáncer del Hospital de Clínicas perdieron primero el único equipo para acceder al tratamiento de Radioterapia. El equipo de cobaltoterapia, aparato donado por Argentina y que data de los años 70, se arruinó.

El segundo golpe fue cuando se quedaron sin especialistas para atender a los pacientes.

El tercer momento de crisis ocurrió en 19 de junio de este año, cuando el SEDES de La Paz anunció el cierre por seis meses del servicio de Radioterapia por falta de equipos y recursos humanos. Cientos de pacientes de la Paz y de otras ciudades suspendieron sus tratamientos.

Desde el cierre de Radioterapia, según la asociación, 22 personas perdieron la vida. Para Rosario, Ruth y Juana, los muertos no sólo son pacientes, son amigos y hermanos. Dos de los últimos fallecidos son Gabriel y Hortensia.
Luego de enterrar a los amigos, los pacientes se organizan y se unen para seguir luchando. Hoy, todos gritan: “Nos estamos muriendo”.

Los niños con cáncer también sufren carencias médicas

Niños con cáncer de los hospitales públicos sufren por falta de medicamentos, de sangre y dinero para pagar los tratamientos. No cuenta, además, con los suficientes profesionales oncológicos pediátricos, ni especialistas oncólogos pediátricos en cirugía.

En julio, los pequeños del Hospital del Niño se quedaron sin el medicamento del mercaptopurina, uno de los que se requiere para los tratamientos oncológicos. Los padres y madres de los niños se vieron obligados a usar los fármacos que tenían en reserva. Los médicos del nosocomio indicaron que para salvar la escasez, se usaron los medicamentos donados por las fundaciones. Días después, el Ministerio de Salud entregó los fármacos. Indicó que la ausencia de medicamentos se debió a problemas de importación.

En el Hospital del Niño, hay al menos 80 niños que padecen de algún tipo de cáncer. De este número, el 80% no accede al Seguro Integral de Salud (SIS), luego de cumplir los cinco años de edad. Padres de los pequeños que no se benefician del seguro gratuito dicen que pese a la ayuda de fundaciones y voluntarios enfrentan fuertes dificultades económicas para cumplir con los tratamientos oncológicos.

La jefa de la Unidad de Oncohematología del Hospital del Niño, Susan Sardinas, dice que por año, se registran 45 nuevos casos de niños con cáncer.

Uno de los médicos de ese nosocomio sostuvo que no hay cirujanos oncólogos pediatras.

Los niños que enfrentan esta enfermedad reciben ayuda constante de las fundaciones Compromiso solidario (COMSOL) y Caminando por la Vida, que trabaja en alianza con Fundación San Luis.

Pacientes de El Alto dependen de la Paz

“Una gran cantidad de los pacientes con cáncer que llegan al Hospital de Clínicas son de la ciudad de El Alto y de provincias de La Paz”, asegura la presidenta de la Asociación de Pacientes con Cáncer de La Paz, Rosario Calle.

Sostiene que la mayoría de los enfermos con cáncer de la urbe alteña son de escasos recursos económicos.

Uno de los últimos casos que mostró la realidad de los pacientes de El Alto fue el suicidio de un hombre que padecía cáncer. El hecho se conoció el 1 de octubre, cuando la Policía reportó que un hombre se colgó en una viga de un barrio alejado de la urbe alteña porque padecía cáncer y no tenía recursos para luchar contra la enfermedad.

En El Alto, hay dos centros privados para atender a los enfermos. Uno de ellos es el Instituto Boliviano de Radioterapia y Oncología (IBRO), que cuenta con acelerador lineal. Otro de los establecimientos es la clínica Fides.

Según la asociación, una gran mayoría de los pacientes no tiene dinero para pagar los tratamientos privados.

La Paz en cifras

  • Población El departamento paceño cuenta con 2.741.554 habitantes.
  • Luto Desde el cierre de radioterapia del Hospital de Clínicas (en junio), según la asociación, 22 personas perdieron la vida.
  • Cirujanos El Hospital de Clínicas sólo cuenta con dos cirujanos oncólogos. Para operar a los enfermos con cáncer no se cuenta con un quirófano propio.
  • Radioterapia El centro público no cuenta con un acelerador para tratamientos.
  • Situación Por día, hay más de 10 nuevos casos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
149
98