Ante falta de reglamentos, el problema de los escombros cunde en La Paz

Pese a que la Ley 1333 de Medio Ambiente, del año 1992 manda que cada municipio debe elaborar reglamentos específicos sobre el tema, ninguna alcaldía concretó eso hasta el momento.
jueves, 04 de octubre de 2018 · 01:00

Gabriel Díez L. / La Paz

En la actualidad ningún municipio del área metropolitana de La Paz cuenta con un reglamento sobre escombros. Ante esta situación, las resoluciones y ordenanzas de cada una de las seis alcaldías (La Paz, El Alto, Mecapaca, Viacha, Palca y Achocalla) quedan cortas. A ello se suma el escaso personal y deficiencias procedimentales para realizar los controles.

Como consecuencia, existen más de 100 lugares donde se dispone este tipo de residuos. A veces se realiza esta práctica por las noches, cuando es menos probable que algún vecino detecte la acción. En otras ocasiones los volqueteros operan a plena luz del día y realizan varios viajes por una misma ruta y destino, como las del Parque Nacional Mallasa.

La reglamentación, establecida por la Ley 1333 de Medio Ambiente es incumplida por más de 26 años. Dadas esas circunstancias de control casi nulo debido al carente respaldo normativo, constructores y particulares, volqueteros y vecinos actúan de acuerdo a su conveniencia. Los primeros contratan a los transportistas que, a su vez, en muchos casos, deben pagar una comisión en algunos barrios para poder dejar los escombros. Entonces, se genera un negocio.

Esta situación se hace más evidente cuando la ciudad de La Paz y los municipios vecinos experimentan un incremento en la construcción. Sólo en El Alto en las últimas tres décadas las zonas se multiplicaron de cinco a más de 900 con todo lo que eso conlleva. La sede de Gobierno, a su vez, contempló en los últimos cinco años cómo se edificaron más de 2.400 nuevas viviendas.

Para conocer el estado actual de control y gestión sobre este tema, Página Siete conversó con técnicos y representantes de las seis alcaldías del área metropolitana de La Paz. En cuatro casos (Palca, Achocalla, Mecapaca y Viacha) explican que se trabaja o se trabajará en la reglamentación de este tema. En tanto que en La Paz y El Alto, funcionarios comentan que ya están avanzados proyectos de ley municipales e incluso plantas de tratamiento y reciclaje de escombros.

No existen reglamentos

La Ley 1333 de Medio Ambiente prevé que cada gobierno municipal debe elaborar reglamentos específicos para el tema de escombros. No obstante, ninguno del área metropolitana cuenta con dicho instrumento.

“Los gobiernos municipales elaborarán, en coordinación con el MDSMA (Ministerio de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente), en el plazo previsto, la reglamentación sobre escombros, restos de mataderos y lodos” dice el artículo 5 del reglamento de esa ley.

La principal observación a ello es que dicho ministerio nunca elaboró la normativa nacional como para que cada municipio emprenda con la local. “(Por lo tanto) no se pudo desarrollar normativa municipal específica”, explica la secretaria de Gestión Ambiental de la alcaldía paceña, Mariana Daza.

Esta situación no es ajena al resto de los municipios, más bien se repite. La inexistencia de una norma y de una política para trabajar con este tipo de residuos ha hecho inviable un control edil de los seis municipios de la metrópoli. “¿Con qué respaldo legal lo íbamos a hacer?”, es la pregunta que se hizo más de un representante municipal.

Por eso se vio truncada la aplicación de ordenanzas y resoluciones municipales en más de una alcaldía. Mientras tanto, las ciudades suman a diario toneladas de escombros, principalmente en sus avenidas y carreteras. Ello, entre otros efectos, causa deterioro en la calidad de los suelos y contaminación en los cuerpos de agua.

La Ley de Gestión Integral de Residuos, norma nacional, es, a consideración de diferentes técnicos municipales un paso más pero no es suficiente. Esta norma, promulgada el 28 de octubre de 2015 da cuenta del establecimiento de políticas de Estado sobre residuos sólidos pero no en específico sobre escombros.

Negocio de escombros

Las últimas décadas se ha incrementado un negocio que nace con las nuevas construcciones. Se trata de una cadena contaminante donde participan dueños de futuras construcciones ya sean grandes o pequeñas, transportistas de residuos de construcción y demolición y vecinos de algunas zonas quienes cobran por permitir colocar los desechos en predios cercanos. Todos estos puntos se desarrollan en este especial.

Presión para deshacerse de escombros

  • Sanciones En los últimos 21 años se han aprobado resoluciones y ordenanzas municipales a través de las cuales se busca multar a los vecinos que dejen escombros en vía pública. Entre éstas está la resolución 427/97 y las ordenanzas 01/98 y 076/04.
  • Ejecución En la misma Alcaldía existen criterios separados sobre la aplicación de multas. Por una parte, unos funcionarios explican, que por falta de reglamentación no se puede aplicar bien esos instrumentos. Por otra parte, la Agencia Municipal de Noticias que da cuenta de que sólo en el primer semestre del 2018 se sancionó a 28 vecinos por dejar escombros.
  • Decisión Los vecinos se ven obligados a acudir a los transportistas para deshacerse de los escombros y evitar multas.

Esta nota es parte del Dossier "Invasión de escombros, el problema olvidado", investigación realizada en el marco del Fondo Concursable Spotlight IV de Apoyo a la Investigación Periodística en los Medios de Comunicación que impulsó la Fundación para el Periodismo con el apoyo del European Journalism Centre.