El Alto: escombros aumentan con el crecimiento de esa urbe

Los desechos que genera esta ciudad en continuo crecimiento se acumulan en la Zona Franca, Alpacoma y la carretera a Copacabana, entre otros.
jueves, 04 de octubre de 2018 · 02:04

Gabriel Díez L. / La Paz

Cuando se fundó la ciudad de El Alto, en 1985, apenas existían cinco zonas. Hoy, según un funcionario edil, superan las 900, divididas en los 14 distritos. Ese crecimiento exponencial demanda infraestructura y ha generado que en los últimos años se incremente la cantidad de escombros derivados del proceso de construcción y demolición.

“No es tan fácil (hacer) un control si no tienes una ley de respaldo. No se puede controlar el sistema de transporte de residuos de la construcción y menos a quienes generan los residuos. Entonces, actualmente estamos en la socialización, tenemos la ley terminada y está ya para (su) consideración en el Concejo Municipal”, afirma el asesor legal de la Secretaría Municipal de Agua, Saneamiento, Gestión Ambiental y Riesgos de la Alcaldía alteña, Valentín Encinas.

En El Alto existen al menos 26 botaderos de escombros de construcciones y de demoliciones, entre grandes, medianos y pequeños, según confirmó Página Siete. Lugares como la Zona Franca, sector Alpacoma de El Alto, carretera a Copacabana en el sector San Roque y parte del camino hacia Viacha acumulan restos de hormigón, ladrillos, tierra, vigas, estuco, piedras, tubos plásticos, calaminas metálicas y plásticas, entre otros.

Antes, las construcciones eran de dos o tres pisos, explica el director de Gestión de Riesgos del GAMEA, Mario Lima. En la actualidad, la tendencia es a superar los ocho pisos. A ello se suman las aproximadamente 900 zonas distribuidas en los 14 distritos. Todo ese crecimiento urbano de El Alto genera una cantidad importante de escombros que aún no lograron cuantificar.

En El Alto no hay sitios autorizados. Esa es la queja de representantes del transporte. “No hay lugares. Debemos negociar con las juntas vecinales para que nos permitan botar ahí”, explica el secretario del sindicato Usimacon El Alto, Jaime Vino. En esa ciudad transportar escombros puede costar desde 100 hasta 300 bolivianos.

Sobre ello, Encinas observa que es difícil establecer los buzones. “Podríamos establecerlos pero, ¿bajo qué respaldo legal?”, añade. Por eso es que, como proyectista de la futura ley, busca que no queden cabos sueltos.

Como el resto de los municipios del área metropolitana, El Alto no cuenta con una reglamentación específica para escombros. Nunca logró consolidarse pese a que la Ley 1333, a través de su reglamento, así lo establece. Sin embargo, explica Encinas, desde el año pasado se trabaja en el proyecto de ley de escombros.

“(A través de la ley) estamos generando un sistema que nos va a permitir no sólo mejorar, sino innovar también dentro del control y de la sistematización de su aprovechamiento”.

Esta nota es parte del Dossier "Invasión de escombros, el problema olvidado", investigación realizada en el marco del Fondo Concursable Spotlight IV de Apoyo a la Investigación Periodística en los Medios de Comunicación que impulsó la Fundación para el Periodismo con el apoyo del European Journalism Centre.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Valorar noticia