En Palca hay al menos 9 sitios donde se bota estos residuos

Vecinos solicitan a la Alcaldía que se establezcan puntos especiales y autorizados para la correcta disposición de los escombros que se generan.
jueves, 04 de octubre de 2018 · 02:00

Gabriel Díez L. / La Paz

Palca es la capital de la provincia Murillo; el ingreso a este valle es a través de Ovejuyo. Conforme uno se acerca en un vehículo a este destino, es posible ver más de cerca al Illimani y al Mururata, dos nevados icónicos de La Paz. Sin embargo, en esta ruta también se evidencia la presencia de al menos nueve sitios donde se descarga escombros pese a que, según el municipio, existe una resolución que sanciona estas actividades.

“Sufrimos, como todos los municipios que son colindantes con la ciudad de La Paz, del botado de escombros casi, se podría decir, clandestinamente. Nosotros hemos sacado una resolución municipal a través de la cual se sanciona monetariamente esta actividad cuando no esté autorizada”, sostiene el secretario general del municipio de Palca, Félix Calcina Rivero.

Pese a que este funcionario explica la existencia de una resolución municipal de prohibición, el municipio aún no cuenta con un reglamento para normar estas actividades. Dicho instrumento está contemplado en la Ley 1333 de Medio Ambiente del año 1992 que insta a todos los gobiernos municipales a generarlo.

De los nueve botaderos identificados por este medio, ocho están ubicados en la ruta La Paz – Palca y uno está al interior del área urbana. Ernesto Caba, vecino de Palca, lamenta que los mismos comunarios son inconscientes y permiten que se bote escombros. “Sería pertinente tener un lugar especial, finalmente no hay una regla de la Alcaldía”, reclama.

En la zona Illimani está ubicado el sitio que se convirtió en botadero. Aquí es posible encontrar desde ladrillos desmenuzados hasta columnas enteras de hormigones y vigas. Noelia Apaza (de 28 años), tiene su casa cerca de este lugar y considera que este tipo de residuos deberían llevarse a lugares más alejados, donde ya no hay seres humanos ni animales. Este fenómeno, advierte, se dio en los últimos cinco años por el incremento de construcciones.

Calcina, sin embargo, tiene otra visión del problema. Los escombros desde la parte de Ovejuyo hasta esa capital provienen de obras de La Paz, señala. Más allá de esa situación, asume que es un deber el normar este tipo de actividades mediante un reglamento, como manda la Ley 1333.

“Si no me equivoco, está en proyecto y existe la propuesta. Esto es de la actual gestión del alcalde. (Con este tipo de instrumentos) se reduciría. En nuestra cultura si no ponemos un control o no ponemos sanciones, no se puede; es la única forma en la que vamos a llegar a concientizar a (los vecinos) y a las personas que se dedican a ese rubro, vale decir a las empresas constructoras, constructores independientes y a quienes tienen maquinaria pesada”, finaliza el funcionario.

Esta nota es parte del Dossier "Invasión de escombros, el problema olvidado", investigación realizada en el marco del Fondo Concursable Spotlight IV de Apoyo a la Investigación Periodística en los Medios de Comunicación que impulsó la Fundación para el Periodismo con el apoyo del European Journalism Centre.