Mallasa, de Parque Nacional al botadero más grande de escombros

El permanente conflicto limítrofe entre Mecapaca y La Paz parece ser la excusa para no atender el problema en esta área protegida. A diario, decenas de camiones dejan en la zona los desechos.
jueves, 04 de octubre de 2018 · 02:00

Gabriel Díez L. / La Paz

Mallasa es uno de los atractivos turísticos más visitados de La Paz. Pese a que esta zona es un parque nacional y área de manejo integrado, allí existen al menos cuatro botaderos de escombros en sus alrededores. De estos, el que se ubica en una especie de barranco, más abajo del zoológico Vesty Pakos, es quizá el más grande de la ciudad. A este sitio acuden los volqueteros a cualquier hora del día con importantes volúmenes de descargas.

Este parque nacional fue creado el 6 de febrero de 1956 en el gobierno de Víctor Paz Estenssoro. Posteriormente, en 2001, en la gestión del presidente Jorge Quiroga, es declarada área protegida de manejo integrado mediante la Ley 2305.

“De conformidad con los Artículos 4º y 13º, de la Ley Forestal y Artículos 60º y 61º, de la Ley del Medio Ambiente, declárase Área Protegida de Manejo Integrado, al Parque Nacional de Mallasa y al área circundante a éste, comprendiendo un total de 1.473.4866 (sic) hectáreas”, dice el artículo 1 de dicha norma.

Un botadero grande

Ni bien terminada el área destinada a los paseos en cuadratracks, uno de los atractivos del lugar al lado del zoológico municipal, se puede evidenciar montañas medianas de escombros de construcción. Ello en una fila que, fácil, logra abarcar 200 metros lineales.

Un par de cuadras más abajo, rumbo a Jupapina, ingresando 150 metros a la izquierda, existe un botadero al cual los transportistas de escombros van a cualquier hora del día. En este sitio, un barranco, botan escombros de construcción (ladrillos triturados, restos de hormigón, estuco duro, etc.), basura y otros elementos como partes de autos viejos.

Este es el botadero más grande ubicado en Mallasa. Los demás, como otro que está detrás del negocio de cuadratracks, son “medianos” y más espaciados. Existen también sitios, al menos tres, a lo largo de la avenida de doble vía que conecta Mallasa con Jupapina, que tienen características similares, con promontorios medianos y grandes de este tipo de desechos.

Representantes de los dos sindicatos más grandes de transporte de materiales de construcción y de escombros, Usimacon y Simitramac, niegan que sus afiliados sean quienes desechan sus cargas en esta zona. En cambio, apuntan a volqueteros particulares, no afiliados, que lo hacen de manera clandestina.

Conflicto de límites

Los municipios de La Paz y Mecapaca llevan años disputándose la zona de Mallasa. Para las autoridades de Mecapaca, su jurisdicción comienza incluso desde Aranjuez mientras que para los paceños sus límites se extienden hasta Jupapina, antes del ingreso a Lipari.

Esto es un inconveniente para tratar el tema de escombros en esta zona considerada parque nacional. Al menos así lo percibe el director de Planificación y Análisis de Riesgos de la Alcaldía de La Paz, José Pacheco.

“El Parque Nacional Mallasa forma parte de las áreas protegidas del municipio de La Paz, sin embargo por los problemas limítrofes y problemas con avasalladores del parque nacional, se ve dificultada la fiscalización por parte del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz”, complementa la secretaria de Gestión Ambiental, Mariana Daza.

Mallasa perdió esa cualidad de parque nacional. Así, más directo, se expresa sobre esta problemática el director Jurídico del municipio de Mecapaca, Arturo Cusi. Pese a no contar con los recursos para trabajar en este tema, Cusi dice que Mecapaca no abandonará a Mallasa.

“La que está llamada a hacer la preservación porque tienen los presupuestos es La Paz. No voy a decir que tienen derecho pero están obligados porque llevan el presupuesto”, concluye.

Esta nota es parte del Dossier "Invasión de escombros, el problema olvidado", investigación realizada en el marco del Fondo Concursable Spotlight IV de Apoyo a la Investigación Periodística en los Medios de Comunicación que impulsó la Fundación para el Periodismo con el apoyo del European Journalism Centre.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

3
1