73% cree que el MAS controlará a los nuevos magistrados

La encuesta de Mercados y Muestras indica que el 71% de los consultados no cree que las nuevas autoridades logren superar la crisis de la justicia boliviana.
domingo, 4 de febrero de 2018 · 00:00

Ivone Juárez /  La Paz

El 73% de los bolivianos consultados por Mercados y Muestras entre los días 13, 14, 15, 16 y 17 de enero   están convencidos que los  nuevos magistrados judiciales recién  posesionados  por el presidente Evo Morales serán funcionales al partido de gobierno Movimiento Al Socialismo (MAS).

Ante la pregunta,  ¿cree usted que los magistrados elegidos en la última elección judicial son independientes?, la mayoría (73%) respondió que “no”. Sólo el 16% expresó su certeza de que estas nuevas autoridades judiciales no están controlados por el MAS, mientras que 12% prefirió no responder o indicar que “no sabe”.

Este criterio negativo  de la población se repite también en el tema de la legitimidad de las nuevas autoridades y la posibilidad  que tienen éstas  de revertir la crisis en la que se encuentra sumida la justicia boliviana.

En el primer caso, Mercados y Muestras  preguntó: “Considerando que el 51% de la población emitió un voto nulo, ¿cree usted que los magistrados recién posesionados son legítimos, como dijo el presidente  Evo?”. El 68% respondió que “no”, mientras que sólo el 21% dijo que “sí”. El 12% dijo no saber o prefirió no responder.

En cuanto  a la posibilidad que tienen los nuevos magistrados de superar la crisis judicial boliviana, la encuestadora preguntó: ¿Cree que los magistrados que asumieron sus cargos lograrán superar la crisis de la justicia?  El 71%  respondió que “no”. Sólo 17%  dijo que “sí”. El 12% optó  por las opciones “no sabe”, “no responde”.

La encuesta de Mercados y Muestras se realizó a nivel nacional  en las áreas urbanas y rural. La muestra de la consulta fue de 800 personas mayores de 18 años,  consultadas en sus hogares.  La muestra fue definida con base a datos del Censo Nacional de Población y Vivienda 2012. Según la encuestadora, “los intervalos de confianza de la consulta tienen un margen de error esperado de 3,47%  y una confiabilidad de 95%”.

“La muestra se distribuyó en las nueve capitales de departamento, más la ciudad de El Alto y ciudades intermedias (...)  Debido al tamaño de la  muestra asignado por departamento y municipio  (proporcional a su peso poblacional), el resultado de los datos debe ser considerado a nivel nacional”, señala información de   Mercados y Muestras.

Autoridades ilegítimas 

Para el analistas Roger Cortez, los resultados de la encuesta demuestran el “profundo grado de deslegitimación” que pesa sobre las nuevas autoridades judiciales, pese que por segunda vez fueron elegidas a través del  voto popular, y del Órgano Ejecutivo.

“Es una demostración del profundo grado de  deslegitimación y falta de credibilidad en todas las esferas, tanto del Órgano Ejecutivo como del nuevo organismo judicial”, dice.

 “También demuestra el profundo pesimismo de la población ante las nuevas autoridades judiciales”, añade. 

Cortez continúa señalando que la información está  también en consonancia con los resultados de la votación  del 3 de  diciembre de 2017, cuando -según datos del Tribunal Supremo Electoral-  el voto nulo se impuso con el 50,9%, ante un voto válido que llegó al 34,12%. El voto  blanco llegó al 14,93%.

“La encuesta, en general, tiene la virtud de mostrarnos que más de dos tercios de la población no está engañada con el hecho de que las nuevas autoridades ahora están elegidas por el voto popular y, más bien, tiene el olfato para captar la realidad de forma certera”, añade Cortez.

Fallos sin credibilidad

El politólogo  Marcelo Silva coincide con Roger Cortez en el hecho de que los resultados de la consulta de    Mercados y Muestras demuestran el altísimo grado de pesimismo  de la población ante la situación de  la justicia boliviana, “pasando por la elección de magistrados”.

Sin embargo, remarca que lo más preocupante es que las nuevas autoridades llegaron al Órgano Judicial con una gran carga de sospecha, lo que pone  en riesgo la credibilidad de sus fallos.

“Las elecciones judiciales dejaron una gran sospecha sobre las  nuevas autoridades, lo que afectará la credibilidad de sus decisiones en el ámbito de la administración de justicia”, dice.

Añade que otro factor que se desprende de los resultados de la consulta es que la población se dio cuenta de que la crisis de la justicia boliviana no radica en la selección de sus administradores, sino en otros factores estructurales, como su nivel de formación y, fundamentalmente, el presupuesto que el Estado destina al Órgano Judicial y la celeridad en la atención de los casos.

“La gente se da cuenta de que la crisis de la justicia pasa por otros elementos estructurales, como la capacitación de los administradores de justicia, de menor y mayor jerarquía, y fundamentalmente por  el presupuesto que se designa al Órgano Judicial,   y la falta  de  leyes de aplicación más rápida y expedita, pero también justa”, dice.

 Elecciones: fórmula  que no funcionó

Marcelo Silva asegura que la población está convencida de que la fórmula para elegir a las autoridades judiciales mediante el voto no funcionó ni funcionará. Precisa que los comicios  de 2011 ya dejaron esa certeza en la gente, que en 2017 volvió a rechazar el proceso con su voto nulo.

 En los dos procesos electorales para elegir a los miembros del Órgano Judicial  en Bolivia se desarrollaron campañas en favor del voto nulo, como manera simbólica de rechazar la fórmula que planteo el gobierno  de Evo Morales. La principal observación se dirigió a la forma de selección de los candidato en la Asamblea Legislativa, dominada por el partido de gobierno. 

 En 2011 el voto nulo, sumado  al blanco, llegó al 60%. En 2017 la suma de estas dos formas válidas de sufragio sumaron más del 64% y los nuevos magistrados fueron elegidos con alrededor del 36% de la votación. Aún así fueron posesionados el 3 de enero  por el presidente Evo Morales. 

Durante los actos de posesión el Jefe de Estado afirmó que las nuevas autoridades gozaban de “mucha legitimidad y autoridad”. 

“Ustedes son producto del voto del pueblo boliviano,  tienen mucha autoridad, mucha legitimidad para impartir justicia”, afirmó.

 Sin embargo,  el magistrado del Tribunal Supremo de Justicia   Esteban Miranda Terán, que pronunció un  discurso en representación de sus colegas, admitió la poca legitimidad con la que asumieron sus cargos. Aseguró  que uno de los retos  de cada uno de los magistrados era revertir esa situación.

“Nos dieron un encargo que, sin duda alguna,  después de estos seis años de gestión, tiene que cumplirse:  revertir la poca legitimidad con la que hoy estamos asumiendo nuestras funciones”, dijo Miranda.

  Mientras eso sucedía en el interior del Tribunal Supremo de Justicia, en la calle se registraban protestas protagonizadas por  médicos y activistas  ciudadanos, movilizados entonces contra el nuevo Código del Sistema Penal. La gente portaba pancartas con mensajes que cuestionaban la legitimidad de las nuevas autoridades y gritaban a voz en cuello: “¡Ganó el voyo nulo!”

Datos encuesta

  • Muestra.- 800 personas mayores de 18 años fueron encuestadas en sus hogares.
     
  • Confianza.- La  consulta tiene un índice de confiabilidad de 95% y un margen de error esperado de 3,47%.
     
  • Fecha.- El levantamiento de la información se dio los días  13, 14, 15, 16 y 17 de enero.
     
  • Distribución.- La encuesta se realizó en las nueve capitales de departamento,  El Alto y ciudades intermedias.

 

PUNTO DE VISTA

La gente sabe que su voto no vale

Roger Cortez, analista

La gente percibe que no basta llevarla a votar  si existen mecanismos que no le permiten elegir, seleccionar y hacer respetar su voto.

La experiencia de los comicios  judiciales es una típica muestra de una elección antidemocrática, un ritual en el que la gente,  además de tener que ir a sufragar de  forma obligatoria, sabe que su voto no pesa. Por eso el voto nulo alcanzó semejante resultado (50,9%).

Por otro lado, el pesimismo de la gente no sólo se dirige a las nuevas autoridades judiciales, sino a otros poderes que intervinieron en el proceso: los órganos Ejecutivo y Legislativo, que es la pieza fundamental de esta elección, porque fue ahí donde se definió realmente la composición de esta nueva corte de justicia, a partir de la selección sesgada y dirigida.

El Órgano Ejecutivo, junto al partido de gobierno (MAS), instrumentalizaron toda la elección,

En ese contexto, el pesimismo sobre el Órgano Judicial abarca al conjunto del Estado, a los tres poderes del Estado, porque ejercen violencia contra la población. Un ejemplo es el fallo del anterior Tribunal Constitucional para habilitar como candidato al presidente Evo Morales, pese a que se realizó un referendo en el que la población rechazó esa posibilidad.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

177
102