La oferta se expande a la reserva del Tipnis

jueves, 19 de diciembre de 2019 · 00:00

A Ezequiel Ugarte no le fue bien en la vida. Trabajó cuatro años en Venecia, una ciudad que está al noreste de Italia. En 2012 fue expulsado y retornó a Bolivia. Llegó a su natal Cochabamba, donde conoció a su esposa Matilde con quien tuvo cuatro hijos. Trabajó de albañil, chofer, mecánico, pero el dinero era insuficiente. Hace un año, septiembre de 2018, agarró a su compañera y a sus pequeños retoños y emprendió un viaje de cinco horas.

Llegó a Isinuta, la puerta al Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), un área protegida creado como Parque Nacional en noviembre de 1965 y declarado como territorio indígena en septiembre de 1990, gracias a las luchas de los pueblos nativos de la región, los Yuracaré, Chimán, Mojeño Trinitarios. Está distante a 2.209 kilómetros de Iquique.

Cargado de esperanzas, tocó la corroída puerta y llena de moho de la casa de su hermano mayor Félix, quien lo recibió con un fuerte abrazo. Ezequiel contó sus penurias. Félix sin dudar le dio un trabajo de agricultor hasta que se estableciera. Debía abonar, fumigar y cosechar el cato de coca, además de sembrar yuca y platanales. Así trabajó por seis meses.

“Por libra de coca cosechada me pagaba cinco bolivianos, al día recogía entre 30 a 50 libras, Mi esposa e hijos me ayudaban. Así junté platita. Mi hermano me dio un pedazo de tierra, me hice mi pahuiche (una habitación provisional de madera), no gasté en alquiler”, cuenta Ezequiel.    

En julio de este año (2019) logró reunir más de dos mil dólares y fue hasta Villa Aroma, comunidad que está en el Polígono Siete del Tipnis, donde cada domingo, sobre la vía de tierra que se abre paso entre la maleza, se exhiben entre 15 a 30 vehículos de diferentes modelos y colores. Hay desde Toyota Hilux, Toyota Vitz, Mitsubishi montero, Noah carguero, Ford,  pero en su mayoría son los Toyota Caldina. También hay motos.

Los Toyota Hilux son los más caros, su precio oscila entre 6,000 a 8,000 dólares de acuerdo al recorrido y año del modelo, un Toyota Vitz 2, 800  dólares, Mitsubishi montero 5.500 dólares, Noah carguero 3,500 dólares, los Toyota Caldina por encima de los 3,000 dólares. Un vehículo chuto de estos se puede adquirir con una rebaja de entre 100 a 200 dólares.

Para convencer al cliente, el chutero irrumpe con el rugido del motor el canto de la parvada de loros y patos que se dirige hacia el río Moleto para cazar peces, que se arriman a la orillas del río de aguas cristalinas.

El Decreto Supremo 2232 del 31 de diciembre de 2014, que modifica el Reglamento para la Importación de Vehículos Automotores aprobado por Decreto Supremo 28963 de 6 de diciembre de 2006 establece que sólo se podrán importar vehículos livianos con antigüedad de hasta tres años. En el Tipnis los vehículos que se comercializan tienen una antigüedad, incluso, de más de tres décadas.

Don Facundo, uno de los chuteros, promete una buena rebaja e incluso ofrece traer el modelo que uno desee.

Facundo: Te lo traigo el modelito que quieras

Cliente: ¿Tengo que darle un adelanto?

F: Primero tenemos que asegurar, una vez que te envíe las fotos de Chile (del vehículo) me depositas unos 100 dólares, para que sea seguro. Yo te mandaré fotos de Chile ¿este auto quieres? Todo por Whatsapp.

 C: Pero el Gobierno informó que la frontera está cerrada, ¿qué seguridad que llegue con el vehículo?

F: No está cerrada tanto, está pasando, hay que pagar más, hay más control, se paga más caro.

C: ¿A quién hay que pagar?

F: A los militares, medio complicado es traer.

C: ¿Tienes un número donde pueda llamarlo?

F: Sí, por Whatsapp podemos conversar.

 

 

5
65