Handal y Tobía, los pioneros de las cinco estrellas en la zona Sur

Una casa residencial en plena esquina de la calle 10 de Calacoto se convirtió hace 15 años en el primer hotel de lujo. Los visionarios emprendieron el proyecto que salió del esquema del sur paceño.
martes, 16 de julio de 2019 · 00:00

Daniela Romero Periodista

Quién iba a imaginar que una casa sencilla en plena esquina de la calle 10 de Calacoto, comprada hace unos 40 años, se convertiría hoy en el primer hotel 5 estrellas de la zona Sur de La Paz. Camino Real le hace honor a su nombre, pues entre sus huéspedes más ilustres resalta el ex Príncipe de Asturias, hoy el Rey Felipe VI de España. 

 En 2004, la torre de  vidrio sobresalía entre todas las casas residenciales de Calacoto; ese año comenzó a brindar sus servicios, después de casi cuatro  de construcción. “Éramos el edificio más alto de la zona Sur”, dice sorprendida Pamela Moreno, subgerente regional. El hotel rompió con el esquema plano del sur paceño y eso fue lo que cautivó a la gente.

El hotel nació gracias al pensamiento visionario de dos familias: Handal y Tobía, las cuales emprendieron el proyecto  con el antecedente de una amistad antigua que derivó en uno de los proyectos más grandes de  sus negocios.

“José Tobía ha estado ligado a la hotelería cautivado por la familia Handal, porque ambas familias tienen historia ya que  realizaron  negocios en conjunto. La sociedad Handal-Tobía es el resultado de una amistad muy grande y profunda porque consideran que para establecer una sociedad tiene que haber una mística, una historia en común que ligue a las personas con lealtad y compromiso”, explica el gerente corporativo de la cadena, Eduardo Luis Vega Álvarez.

Probablemente esa mística tuvo su origen en un factor común. Tanto los Handal como los Tobía tienen raíces libanesas y decidieron migrar a Bolivia y después de años emprender un proyecto  hotelero quijotesco pero con la certeza de que tendría resultados.  

Los Handal dieron rienda suelta a su plan junto a José Tobía, el propietario de la casa en plena esquina de la calle 10 de Calacoto. La vivienda fue comprada por su padre, Atalá Tobía, cuando la zona Sur era todavía un campo abierto que conquistaba por su clima cálido, en comparación con otras zonas de la ciudad, y también porque no había muchas casas construidas.

Es así que en 2001 comenzó la edificación de la gran obra y, cuando se aprestaban a poner los primeros cimientos se sorprendieron al descubrir una vertiente de agua, según algunas publicaciones anteriores.

“El hotel salió del esquema, es una acción basada en pulmón y visión. Lo que hacen estas familias con el hotel es poner a la zona Sur en el mapa de un lugar que puede ser un espacio turístico y un nuevo sector corporativo”, asegura Vega Álvarez.

El tiempo les dio la razón, Camino Real logró un posicionamiento muy fuerte al ser una cadena de hoteles absolutamente corporativa, destaca el gerente.

“El visitante, al llegar a La Paz, llega con el sorojchi al hombro, pero acá, en Calacoto, estamos 800 metros sobre el nivel del mar menos que el aeropuerto de El Alto. Y ese fue el gran argumento que manejamos para atraer a nuestros huéspedes. La distancia ya no es problema porque nuestros conductores conocen excelentes alternativas para llegar al centro de La Paz y el aeropuerto”, dijo José Tobía en una entrevista anterior.

Tobía se convirtió en una personalidad del  Camino Real. Es obsesivo con los clientes y esa obsesión hace que la gente lo quiera, pues un detalle puede cambiar el día de los huéspedes o de los invitados al hotel.

Vega cuenta que Tobía es el gran anfitrión, le gusta mucho recibir a las personas, su figura en el lobby es inconfundible. 

Quienes se  hospedaron en sus suites o  quienes  llegaron a desayunar o por  negocios, recordarán seguramente haber comido unas galletas de coco y mantequilla, tradicionales del hotel. Es José Tobía quien se encarga de que a nadie le falte ese detalle.
Y si lo primordial es el trato a los huéspedes, algo también importante es mantener a su personal como prioridad. 
“El sentido de este trabajo  es familiar, la gente tiene un compromiso muy grande con el hotel, la estabilidad laboral es extremadamente grande, la gente tiene un promedio de nueve años de pertenencia a la empresa, el 40% viene desde la creación del hotel, entonces en ese sentido también rompe el esquema”, enfatiza el gerente corporativo.

Actualmente, Camino Real cuenta con 123 empleados, el doble de lo que tenía cuando nació. “Comenzó con 60 personas porque el movimiento era menor del que ahora hay”, dice Vega.

Con 70 habitaciones, ocho suites familiares y siete presidenciales, Camino Real está preparado para recibir desde turistas hasta magnates.

“Una de las satisfacciones más grandes del Grupo H es contribuir al desarrollo del país, invirtiendo y creando empresas innovadoras, con calidad de servicios, fortalecidas con capacidad humana y profesional”, aseguró Denisse Malky, coordinadora de marketing corporativo, en una entrevista pasada a otro medio.

La Paz es la consentida de esta sociedad hotelera, las familias Handal y Tobía le tienen un especial cariño y le rinden homenaje este 16 de julio. “Nos sentimos orgullosos de nuestra ciudad, es  maravillosa. Estamos dispuestos a mejorar para que la ciudad mejore y siempre dar una muy buena imagen para que nuestra ciudad quede bien a nivel nacional e internacional”, dice orgullosa Pamela Moreno.

“Camino Real tiene la obsesión por el cliente”

El lobby del hotel Camino Real, en la callen 10 de Calacoto.
Foto: Hotel Camino Real

El hotel Camino Real abrió sus puertas el 8 de mayo de 2004 como la primera cadena hotelera de 5 estrellas. Su premisa es el servicio al cliente y complacerlo con lo que él le pida.

 “Constantemente capacitamos a toda nuestra gente, desde la persona de limpieza hasta la alta gerencia para que brinden un buen trato al huésped. Nuestra meta siempre es la obsesión por el cliente, realmente nos interesa saber qué le gusta a él”, dice la subgerente regional del hotel, Pamela Moreno.

El hotel maneja como clientes al segmento corporativo, personas de negocios de todas partes del mundo y de todas las culturas que llegan a La Paz.

“Nos dirigimos a las empresas y como  ahora una gran mayoría se ha venido a la zona Sur, entonces los huéspedes que reciben a nivel nacional e internacional escogen siempre Camino Real y eso nos llena de orgullo”, asegura la gerente.

Empresas nacionales que tienen su sede en Cochabamba o Santa Cruz escogen Camino Real de la zona Sur de La Paz para sus empleados. 

Lucero se vistió de chola en el Camino Real.
Foto: Archivo Página Siete

A nivel internacional, Moreno recuerda que todo el personal de la firma Doppelmayr, encargada de construir el teleférico de La Paz, se hospedó en el hotel Camino Real durante mucho tiempo. Eso permitió que después turistas y gente de negocios de Europa lleguen al hotel porque ya sabían de sus bondades y atenciones. 

El personal está capacitado para atender a empresarios y ejecutivos de todo el mundo. “Antes la hotelería estaba basada en ofrecer una cama, ducha y desayuno al cliente, ahora es eso y servicio de todo tipo como internet”, afirma Moreno.

 Lo que más demandan los huéspedes es la tecnología, pues la gente de negocios siempre busca actualizar sus correos, enviar y recibir información o tener los equipos necesarios para dar conferencias.

Al margen del Rey Felipe VI, de España, el hotel Camino Real tuvo como huéspedes notables a cantantes como Alejandro Lerner, Lucero, Julieta Venegas, los integrantes de las bandas de Pop Magneto y Mercurio, Soy Luna y Nicky Jam, entre otros. Todos escribieron en su libro de recuerdos que se sintieron como en casa.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

217
96