Roberto Nelkenbaum hizo de La Paz la cuna del Multicine

Hijo de un matrimonio de refugiados de la Segunda Guerra Mundial, conoció la ciudad gracias a la industria colchonera y, en plena crisis de los cines, se arriesgó a abrir un complejo de entretenimiento.
martes, 16 de julio de 2019 · 00:00

Fernando García Tórrez Periodista

Roberto Nelkenbaum festeja el 16 de julio más que el día de su cumpleaños. Es paceño, como lo son sus tres hermanos, sus cuatro hijos y su nieta, todos ellos descendientes de una pareja que hace 73 años huyó de la devastación que dejó la Segunda Guerra Mundial y encontró en Bolivia no sólo refugio, sino su nuevo hogar.

“Mis papás llegaron a Bolivia en 1946, después de la Segunda Guerra Mundial, como refugiados de guerra. Al quedarse sin patria y sin un lugar dónde vivir, ellos eligieron en ese momento la ciudad más grande de Bolivia para establecerse; en el año 46, La Paz era de lejos la más grande”, recordó Roberto, gerente y propietario de la cadena Multicine.

  Nelkenbaum (izq.) estrecha la mano de Armin Franulic. Corría 1991, para el encuentro de los dos campeones nacionales de automovilismo profesional.

En diciembre, el complejo de entretenimiento ubicado sobre la avenida Arce cumplirá 10 años. Los días en los que el patio de comidas, el centro comercial y las salas de cine apenas recibían visitantes quedaron atrás.

En la actualidad, al Multicine ingresa un promedio de cinco millones de personas por año  y su atrio es el principal punto de encuentro de todo Sopocachi.

“El Multicine es una calle más de la ciudad, la gente va caminando y entra como si fuese parte de la calle, es como una cuadra adicional que va andando sin parar, al ritmo del camino que toma”, contó Nelkenbaum.

Hace unos 30 años, en La Paz funcionaban 17 salas de cine de una sola pantalla. Por el Tesla, Universo, México y 16 de Julio, entre tantos otros, circulaban los “chasquis”, que llevaban las cintas de las películas que eran proyectadas en distintos horarios.

“En mi juventud he visitado todas las salas de cine de La Paz; hacíamos cola los sábados para encontrar entradas para el 16 de Julio, el Universo, Tesla, 6 de Agosto y Monje Campero. Por entonces era genial ver a los ‘chasquis’ corriendo con las cintas. Si no llegaba el ‘chasqui’, se apagaba la luz del cine y teníamos que esperar 10 o 20 minutos a que llegue el siguiente pedazo de la película”, rememoró don Roberto.

La aparición del Betamax, el VHS, DVD y Blu-ray hizo que la mayoría de las salas de exhibición cierre. La Cinemateca y el Monje Campero se las arreglaron para soportar la crisis.

En ese escenario, Nelkenbaum comenzó a trabajar en un ambicioso proyecto: construir el primer complejo multisalas de cine de Bolivia. Así nació la cadena Cine Center, primero en Santa Cruz y más tarde en Cochabamba. 

 Duby, Gaby, Annette y Ronny rodean a su padre, Roberto.

“Hace unos 20 años, en Bolivia los cines se estaban cerrando uno tras otro. Por eso es que hemos trabajado muy duro con las alcaldías y logramos hacer el primer proyecto, el Cine Center en Santa Cruz, que hoy en día ya no es nuestro, pero fue el primero. En el camino desarrollamos nuestra propia cadena de cines, que llamamos Multicine, y ahora es toda una referencia de marca de espacio de entretenimiento y un espacio de buen cine para La Paz”, manifestó.

Cuando el empresario comenzó a gestar la idea de entregarle a la ciudad un espacio céntrico, destinado al entretenimiento, también quiso instalar una fuente de agua, similar a la de El Prado, para regocijo de los visitantes, más que todo los jóvenes.

“De joven iba a El Prado, donde nos encontrábamos con los amigos. Yo quería poner acá una fuente, para que sea un punto de encuentro de los jóvenes, pero los arquitectos no aceptaron por las posibles filtraciones de agua, ya que las salas de cine están debajo de la tierra y una fuente iba a bañar alguna sala. De todas maneras, sí se ha logrado tener un punto de encuentro y, como paceños, creamos uno de los lugares de la ciudad más visitados, es decir, se ha logrado el objetivo”.

La ciudad que Roberto recorrió

 El atrio del complejo de entretenimiento Multicine, en la avenida Arce, una tarde de miércoles de promoción 2x1.

Como pocos, el propietario del Multicine es un empresario que hizo su patrimonio mientras recorría la ciudad, desde El Alto, pasando por la zona Norte, hasta los barrios más residenciales.

“Mis papás llegaron sin ser empresarios, eran jóvenes, escapaban de la guerra, nada que ver con la empresa, pero se hicieron comerciantes en el camino”, afirmó el entrevistado.

Es así que cuando El Alto y La Paz eran una sola ciudad, Roberto descubrió sus matices. Su trabajo en la industria colchonera lo llevó a trabajar en los barrios más populosos de la hoyada.

 Las boleterías del Multicine que rebalsan   cada vez que en las salas se proyecta alguna película taquillera, que puede durar semanas en cartelera.

“Yo era colchonero, trabajaba en Korigoma, una empresa que todos conocen, ya no trabajo ahí, ahora es de mi hermano. Fui fundador de Korigoma, trabajaba en El Alto, en los barrios populares de La Paz, en la zona Norte, la calle Illampu, Garita de Lima y ahora hago mi vida por la avenida Arce. Los contrastes de La Paz hacen que yo sea un criollo, chukuta, hasta he bailado caporales. Es que nosotros, los paceños, tenemos una vida social muy activa”, indicó, orgulloso.

Vecino de toda la vida de Sopocachi, exalumno del colegio Boliviano-Israelita, gustoso del fricasé e hincha del Bolívar, Roberto Nelkenbaum es de la idea de que “La Paz es el centro de vida de Bolivia”, por eso emplazó su centro comercial y multisalas de cine en su ciudad natal.

“El motivo de invertir en Bolivia y poner aquí el Multicine es que yo soy paceño y festejo el 16 de julio mejor que mi cumpleaños. La mía es una familia de paceños, amantes de nuestra ciudad y siempre hemos pensado en trabajar para nuestra ciudad”, afirmó el empresario.

La administración, una labor de padre e hija

Roberto y Annette Nelkenbaum conversan en la terraza del Multicine.
Fotos: David Gutiérrez / Página Siete

De los cuatro hijos de don Roberto Nelkenbaum, Annette es quien a diario colabora a su padre en las tareas de administración del Multicine, como gerente del centro comercial del complejo de la avenida Arce.

“Acompañar a mi papá aquí es una tremenda emoción. Yo he vivido  fuera del país muchos años, por eso no he podido compartir tanto con mi papá; ahora estoy de gerente del centro comercial, una oportunidad única que él me ha dado y eso es un orgullo, compartir su empresa y todo lo que es el Multicine”, comentó Annette.

La oferta del centro comercial incluye tiendas de ropa, patio de comidas, gimnasio, salas de juegos electrónicos y puntos de venta de diferentes productos, que la hija del propietario del Multicine debe supervisar para garantizar una buena experiencia para los visitantes.

Annette es gerente del área comercial.

Además de los comercios, los restaurantes y las salas de cine, otro de los atractivos del complejo es su infraestructura, la vista de La Paz que ofrece desde su patio interior y su ubicación, a sólo unos pasos de una de las estaciones del teleférico.

“Nosotros hemos traído un diseño de afuera. Hace más de 20 años ya existían las multisalas de cine en otras ciudades del mundo, que se fueron mejorando y adoptaron una estructura tipo estadio o circo romano. Tomamos eso, donde en las salas de cine, de una fila a la otra, hay 30 centímetros de altura, todos ven perfectamente la pantalla sin tapar al de atrás”, comentó don Roberto, quien comparte gran parte de su tiempo con Annette.

“Cuando he estado fuera del país, lo que más he extrañado ha sido a mi papá. Vivir en La Paz es algo que no imaginé que iba a ser así, siempre había imaginado vivir en el exterior, pero vivir aquí es hermoso. Tengo amigos, tengo a mi familia, hago deporte, tengo trabajo, un buen cine… La Paz me da una vida muy completa”, contó la responsable del área comercial.

Médica de profesión, Annette sigue con atención las enseñanzas de su padre y no olvida a sus abuelos, que llegaron de lejos y echaron raíces en La Paz.

“Es muy especial tener ascendencia europea, pero ser boliviana, paceña, eso es realmente espectacular”, aseguró.

113
6