VITA: el bioquímico José Kieffer se dejó atrapar por Chulumani

Llegó de Perú para ser cónsul en Bolivia, pero, junto a su esposa, abrió una botica en los Yungas. Luego fundó Laboratorios VITA. Ahora la empresa tiene tres líneas de producción.
martes, 16 de julio de 2019 · 00:00

Página Siete  La Paz

A finales de la década del 20, el bioquímico José Kieffer Bedoya fue nombrado cónsul de Perú en Bolivia. Vino a cumplir funciones diplomáticas, pero fue atrapado por el clima y la vegetación de los Yungas, a tal punto que se instaló allá junto a su esposa, Aida Herrada.

Kieffer Bedoya nació en 1904 en Callao, Perú, pero fue Chulumani donde decidió poner los cimientos de lo que más tarde sería Laboratorios VITA, su empresa.

“Encantados por el paisaje, clima y vegetación, mi abuelo José decidió quedarse a vivir en Chulumani, donde instaló una botica para crear sus propios remedios”, dice Carol Kieffer, actual presidenta del directorio de Laboratorios VITA.

Aida Herrada, cofundadora de Laboratorios Vita y esposa de José Kieffer.

La población de la zona, en aquella época, estaba siendo aquejada por la malaria, por lo que el primer producto que desarrolló José Kieffer fue un vermífugo, cuya función es matar o expulsar las lombrices intestinales.

El emprendimiento iba creciendo, por lo que la familia tomó una decisión crucial en 1936: fundar Laboratorios VITA en la ciudad de La Paz.

Esta marca  nació de mentes peruanas, pero no podría ser más paceña. Tal es así que un nudo de tráfico muy importante en La Paz lleva su nombre: Nudo Vita, en alusión a la fábrica que se instaló en la avenida Manco Kapac y avenida Buenos Aires, en el corazón comercial de la sede de Gobierno. 

 “Somos industria boliviana, pero es indiscutible que no se puede hablar de Laboratorios VITA sin hablar de La Paz, tanto es así que la zona donde se ubicó nuestro primer laboratorio  lleva ahora nuestro nombre”, destaca Carol Kieffer, que es parte de la tercera generación de la familia que se hace cargo de la empresa.

La antigua planta de producción ubicada en  la calle Manco Kapac, de la ciudad de La Paz. Ese punto se conoce ahora como el Nudo Vita.

La planta, sin embargo, ya no funciona en La Paz. Por un tema de espacio se trasladó a El Alto, donde cuenta con un predio de 16.000 metros cuadrados. 

Sus ejecutivos destacan que es el primer laboratorio farmacéutico integrado verticalmetne, es decir, es capaz de producir desde los recipientes plásticos hasta el producto final.

Los productos emblemáticos

Sin duda, el Digestán VITA es el producto estrella de la compañía que, para alegría de sus consumidores y de los dueños, este año cumple 76 años. El Digestán es una buena opción cuando los bolivianos se pasan de tenedores, es decir, comen más de la cuenta.

Pero no sólo ese. Hay otros nombres que suenan con mucha familiaridad entre los bolivianos, como Vitagrip, un producto muy especial, ya que fue el primer antigripal caliente creado en Bolivia, o la crema Vitarosa, que tiene su lugar reservado en muchos tocadores femeninos.

 Una muestra de los productos del laboratorio.

Si bien esos son los más famosos, Laboratorios VITA produce 250 productos propios que, con sus diferentes presentaciones, llegan a 750. 

De hecho, ha sido premiado porque es el que cuenta con la mayor cantidad de inventos patentados en Bolivia, un total de 22.

Tercera generación

Los productos son importantes, pero sin la gente una empresa sería nada. VITA tiene 350 empleados directos y beneficia a 1.000 de forma indirecta.

“Fomentamos desde hace 83 años el desarrollo económico, la productividad, generamos empleos, y ahora nos modernizamos para dar a los paceños y a todos los bolivianos lo mejor, nos preocupamos por la salud y el bienestar de la población paceña”, asegura Carol Kieffer, quien gestiona la empresa junto a su hermano Carlos Kieffer, los nietos de José Kieffer.

“La vocación de servicio siempre caracterizó a mis antecesores. Mi abuelo era un innovador, al que le gustaba desarrollar fórmulas y crear fármacos para aliviar las dolencias de la población. Mi papá, Carlos Kieffer, que tenía el apoyo de mi madre, Carmen Cáceres, era un visionario: fue el primer doctor en farmacias en Bolivia y en su gestión marcó un hito con la construcción de la moderna planta industrial de El Alto”, dice   Carol Kieffer durante la presentación de la nueva imagen corporativa.

Todo el personal de Laboratorios VITA.

El futuro

Pero  la historia no acaba aquí. Por el contrario, la tercera generación de la familia Kieffer dice estar trabajando en la “transformación tecnológica y científica” de la compañía.

El año pasado, al cumplirse 82 años de la empresa, se hizo el lanzamiento de su nueva imagen corporativa, como símbolo de revitalización y continuidad.

En paralelo, comenzó con la  renovación de una  parte de sus productos farmacéuticos, los que saldrán con un nuevo empaque acorde a los colores de la imagen corporativa. 

Laboratorios VITA nació en La Paz, sigue en La Paz, pero ahora tiene una visión nacional.

El país supo reconocer el aporte de José Kieffer,  a quien se le entregó el Cóndor de los Andes, en el grado de Gran Caballero, en 1964.

“Laboratorios VITA es parte de la historia de La Paz y esta ciudad es parte de nuestra historia”, dice Kieffer, mediante un cuestionario que respondió vía mail.
 

Carol Kieffer,  presidenta del directorio.

La empresa tiene tres divisiones de negocios

Laboratorios VITA cuenta con tres divisiones de negocios: la de productos farmacéuticos, productos cosméticos y artículos para el hogar.

Entre los farmacéuticos están Digestán, Vitagrip, Glucosamin, Pectoral VITA, G-Vital y Frixzzz, entre los más vendidos y famosos.

En la división de productos cosméticos destacan la línea Vitabel y la línea Carla Lorena, que en esta gestión cumple 51 años en el mercado.  Vita Rosa está en el Top 10 de los productos de mayor reconocimiento en Bolivia.

La tercera división de negocio son los artículos para el hogar, en el cual  el producto más tradicional  es la cera Lorito.

Laboratorios VITA tiene sucursales en La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Sucre, Oruro y Potosí, aunque su cadena de comercialización abarca los nueve departamentos.

La empresa aún no exporta, pero está entre sus planes a mediano y largo plazo, según una nota publicada en la revista Ecos.

VITA fue distinguida por contar con 22 patentes de invención registradas, consolidándose como la empresa nacional con mayor cantidad de inventos patentados a lo largo de la historia del país. 

Entre los últimos premios recibidos, figuran: 

Distinción al Primer Laboratorio Farmacéutico creado en La Paz, otorgado por el Colegio de Bioquímica y Farmacia de La Paz, diciembre de 2008.

Reconocimiento a la contribución y compromiso para el desarrollo de las Normas Técnicas Bolivianas, otorgado por el Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca), La Paz, octubre de 2009.

Reconocimiento como Primer Laboratorio Farmacéutico y Sexta Empresa de Bolivia, según Ranking de Marcas elaborado por el suplemento semanal Dinero y Finanzas, del matutino El Deber, Santa Cruz, septiembre de 2010.

 

 

115
2