Paranturí, el sitio elegido para la planta de tratamiento

jueves, 04 de julio de 2019 · 00:00

Gabriel Díez / Potosí

En la plaza principal de Potosí, don Santos Leandro Villanueva  cuenta cómo fue el proceso para que esa ciudad tenga un predio para tratar la basura. Fueron varias idas y vueltas, reuniones y desacuerdos. Incluso, en actos oficiales, la Alcaldía potosina anunció un sitio que al final no se consolidó.

En un inicio, el 2014 surgió el nombre de la comunidad donde se emplazaría el nuevo relleno sanitario de Potosí. El 13 de mayo de ese año, mediante la Ordenanza Municipal 022/2014 se inscribieron 135.000 m2 de la comunidad de Centeno a nombre del Gobierno Autónomo Municipal de Potosí para el “Área de equipamiento del Relleno Sanitario”. Poco más de dos años después, el 20 de mayo de 2016, se anunció que el nuevo proyecto se edificaría ahí. Sin embargo, quedó en nada.

A todo esto surgió una segunda opción. La comunidad de la que llega don Santos se llama Paranturí ­—un valle donde se siembra durazno, manzana, tuna, choclo y maíz, entre otros alimentos— y está aproximadamente a 45 kilómetros del centro urbano. Ese es el sitio elegido para emplazar la nueva planta de tratamiento de residuos sólidos del municipio de Potosí.

Según cuenta don Santos, en la década de los 70 los comunarios de Paranturí recuperaron tierras de manos de los hacendados. Luego de varios años de esfuerzos y audiencias lograron su cometido. “El Tribunal Agrario de aquella vez lo que hizo es cederles la titularidad de estas tierras a los comunarios. La sorpresa viene el 2016, cuando se entrega sin previa información consensuada (a las autoridades)”, recuerda.

Y es que el 20 de octubre del 2016 se firmó un acta de cesión y donación a título gratuito de un lote de terreno en Paranturí. Casi dos meses después, el 2 de diciembre, se promulga la Ley Municipal N° 111 de Declaratoria de necesidad y utilidad pública al predio Paranturí sección Machay Pampa para la ejecución del proyecto “Relleno sanitario en el municipio de Potosí”.

Ya en 2017, el 20 de marzo, los comunarios hacen notar que el acuerdo inicial constaba de 32 hectáreas cedidas y no 67, como indica la Ley 111. Luego de varias reuniones, el 13 de junio de ese año  surgió la Ley N° 134 de Modificación a la Ley 111 en la cual  al final la donación de terreno quedó en 29 hectáreas.

Desde mediados de 2016 hasta fines de 2018 hubo una especie de disputa entre los comunarios. Por una parte, estaban los que apoyaban el proyecto y, por otra, los que no. A esta segunda facción pertenecía don Santos Leandro Villanueva, quien denunció a este medio que en su momento llegaron a amedrentarlo para que cambiase de opinión.

Finalmente, el último mes de 2018 toda la comunidad llegó a un acuerdo y confirmaron la cesión de los terrenos a la Empresa Municipal de Aseo de Potosí y a Alcaldía. “En una magna reunión dijimos ‘contra un monstruo, contra un aparato político’ no podemos hacer nada una comunidad. Y cedimos. Hemos firmado un documento en diciembre del 2018, en el que le estamos cediendo al gobierno municipal estas tierras más fértiles para Potosí para que se cumpla lo que dicen ellos: que va a ser una fábrica con residuos sólidos, que va a haber cero contaminación”, concluye don Santos.

Encuentra todas las notas de este dossier en el siguiente link: https://www.paginasiete.bo/especial01

Esta investigación fue realizada en el marco del Fondo Concursable Spotlight VI de Apoyo a la Investigación Periodística en los Medios de Comunicación que impulsa la Fundación para el Periodismo con el apoyo del European Journalism Centre.