El delivery de Christian le da otro aire a Trinidad

Se graduó en comercio internacional en Santa Cruz, donde hizo sus armas en ventas masivas. Regresó a Trinidad con Yaigo, sabiendo que su región tenía uno de los usos más altos de teléfonos inteligentes.
martes, 06 de agosto de 2019 · 00:00

 Ivone Juárez Periodista

A Christian Cuéllar lo mueven dos objetivos: crear fuentes de trabajo en el lugar donde nació y demostrar que los bolivianos pueden crear soluciones tecnológicas para atender o resolver  sus necesidades. Por eso, en 2017, regresó  a Trinidad, Beni, después de haberse graduado en comercio internacional en la ciudad de Santa Cruz, especializarse en ventas masivas  y tener un dato crucial, en el que vio una gran oportunidad: Trinidad tenía entonces  uno de los niveles más altos en uso de teléfonos celulares inteligentes.

El dato no distaba de la realidad que veía en su ciudad, en la plaza principal y otros lugares de alta concentración de personas: todos estaban concentrados  en sus teléfonos celulares.  “En Trinidad no hay un mall, un multicine, ni otro centro de entretenimiento masivo, por eso la gente se entretiene tanto con el teléfono”, explica Christian.

El joven de 36 años no regresó con las manos vacías, llegaba con Yaigo (abreviación de You ask I go, Tú pides yo voy, en español), una aplicación  digital móvil para delivery, y con el objetivo de brindar todas las facilidades a los trinitarios para que puedan recibir sus pedidos en sus domicilios, trabajos o donde estén.

“Es el  primer delivery con una aplicación digital móvil a la que tienen acceso Iphone y Android”, afirma.

Yaigo fue creada  por Ariel Valverde y un grupo de jóvenes emprendedores tecnológicos en la ciudad de Santa Cruz y le ofrecieron la franquicia al beniano.

  La aplicación comenzó a funcionar en junio. Las entregas que se realizan hasta ahora son de pedidos de comida, cuyas empresas, como Vacana Burger, Pizzería Tatu, ya registran ganancias. Pero Christian trabaja para que pronto se sumen al servicio farmacias, supermercados y otros. “Estamos implementando otros módulos a la aplicación para que las personas puedan hacer desde   el mercado hasta pagar los servicios de luz, agua, teléfono y otros desde sus casas”, asegura.

El inicio fue con tres negocios de comida rápida, con los que empezó a probar la aplicación un mes antes de su lanzamiento. Al inicio se presentaron muchas dificultades pero la mayoría  relacionadas con el uso que se daba al sistema. 

“Comprobamos que la plataforma estaba bien elaborada, el problema era su uso; los conductores de las motos (que hacen las entregas) no seguían bien los pasos, cometían errores que podían ser corregidos con una capacitación, y así fue, fuimos afinando el proceso y llegamos al lanzamiento. Las dificultades ahora son cada vez menores”, asegura.

    Las problemas  también se dieron con los clientes del delivery. Christian asegura que se debe a que la gente aún le falta familiarizarse con la tecnología, un factor fundamental para este tiempo. Su esperanza son los niños.

“Estamos ante una revolución digital que se vive en el mundo y los niños son los soldados para que esta revolución  siga avanzando;  hay que inculcarles  el chip digital, desafiándolos  a crear  aplicaciones que puedan satisfacer una necesidad”, expresa.

Christian apenas comienza con Yaigo, hasta fin de año llevará la aplicación a   Guayaramerín y  Riberalta. “Riberalta tiene características similares  a Trinidad, pero con más movimiento, conozco ese mercado”, sostiene.

Y junto a sus socios el plan es llevar la solución tecnológica para hacer más fáciles las compras de las personas a Paraguay, Argentina y Guatemala. “No se trata de pensar sólo en lugar donde se nació, en el país donde se nació, sino en el mundo: Crear una empresa, un servicio para prestar servicio a cualquier ciudad del mundo, debemos enfocarnos en eso porque ya no estamos limitados; tenemos una gran herramienta, el internet, y muchísimas oportunidades y fortalezas”, afirma este emprendedor tecnológico de la Bolivia millennial.

 


HOJA DE  VIDA

El  equipo  de Yaigo:  Ernesto Orellana, Darwin Peralta, Yair Pereira, Christian Cuellar, Ariel Valverde, Michael Churco y Wilson Arce.
Fotos Yaigo
  •  Nacimiento  Christian Cuéllar nació en Trinidad, Beni, en 1983. 
  •  Estudios   Bachiller en el colegio La Salle de Trinidad. 
  •  Carrera  Se graduó en comercio internacional en la Utepsa de la ciudad de Santa Cruz. Es experto en ventas masivas.

Oportunidad: Bolivia alto uso de smartphones

Ariel Valdverde es uno de los creadores  de la aplicación Yaigo y asegura que la penetración de los servicios de delivery en Bolivia, comparada con la de países vecinos, está despertando  y con grandes perspectivas. Una oportunidad que identifica es el nivel de uso de los smartphones, uno de los más altos de la región. 

“Y  si le sumamos que por ahora sólo un 5%, aproximadamente, se transacciona por comercio electrónico, esto nos muestra la oportunidad que tenemos de brindarle al usuario final una buena solución que le ayude día a día”, dice.

Este tipo de negocios innovadores aún no cuenta con normativa que la regule y hasta el momento es manejada “como una empresa tradicional”, pero, tratándose de un startup, precisa de un marco jurídico, que ya se está trabajando, sostiene Valverde. “Ya se está trabajando en una norma para startups que consideramos  beneficiará no sólo a empresas de nuestro tipo, si no a todos los emprendedores”, asegura.

El experto en startup añade que también se precisa que los bolivianos tengan acceso a una oferta mayor de pagos digitales, como la billetera móvil, los códigos QR que están aplicando los bancos, etcétera. “Consideramos que la cultura del pedido se está incrementando y creemos que  tener mayor oferta de métodos de pagos digitales  ayudará a que podamos seguir creciendo en usuario y transacciones”, dice.

Izquierda:  Sebastián y Luciana, los hijos de Christian Cuéllar con los distintivos de Yaigo. Derecha: uno de los trabajadores del delivery entregando un pedido en Trinidad.

Yaigo es un ejemplo de que este tipo de emprendimientos, que van de la mano del gran avance de la tecnología, pueden nacer en Bolivia, de jóvenes de la generación millennial. Luego de haber llegado a  Oruro, Beni, Tarija, Cochabamba, Pando y próximamente en Chuquisaca, Potosí, Santa Cruz  y La Paz; la solución tecnológica se expandirá, desde septiembre, a Salta, Argentina, Asunción de Paraguay y otras ciudades de Guatemala y México. “Con esto, Yaigo se convertirá en una startup multinacional 100% boliviana”, afirma Valverde.

 

 

49
1