Auditoría médica, un documento débil que no da respuestas clave

Dos de los pilares de una denuncia de mala praxis médica son la auditoría interna y externa. Sin embargo, su utilidad es cuestionada desde varios sectores.
jueves, 11 de junio de 2020 · 00:04

Carla Hannover y Gabriel Diez  / La Paz 

En marzo de este año, la Defensoría del Pueblo elevó un informe en el que puntualiza que la Auditoría Médica Externa (AME) es ineficiente para establecer indicios de responsabilidad en el ámbito médico cuando se dan denuncias de mala praxis. 

Para determinar si hubo una mala praxis o no son necesarias dos auditorías: la interna, que la hace el centro médico con sus auditores o su comité de auditoría y la externa que, como se mencionó, la realizan los Sedes de cada departamento en caso de hospitales públicos o privados y la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social de Corto plazo (Asuss) en caso de hospitales de la seguridad social. 

“No deberían existir las Auditorías Médicas Externas porque no responden a la expectativa que tiene el paciente víctima y tampoco atiende al fondo del tema que se estaría tratando”, advierte Susana Salinas, jefa de la unidad de Cumplimiento Defensorial de la Defensoría del Pueblo. En efecto, en este procedimiento solo se revisa el expediente médico del paciente.

“No es en esencia punitiva, no le va a ayudar al paciente víctima a acceder a la justicia”, complementa Salinas. Por ello, la institución en el informe pide que se reformule la Ley 3131 del Ejercicio Profesional Médico y se desestime las AME para que estos casos sean abordados desde el peritaje.

Pese a ser muy crítico y no estar de acuerdo con las denuncias de mala praxis, el médico y abogado Fortino Agramont coincide con Salinas. Cree también que el sistema de auditorías médicas es inútil. “Lamentablemente las auditorías médicas externas realizadas en Bolivia no nos sirven para nada porque el dictamen es: hay conformidad o no hay conformidad. ¿Qué es lo que necesita la sociedad? ¿Qué es lo que necesita la autoridad, el ministerio Público, el juez? Que diga si hay responsabilidad en la comisión u omisión de tales conductas y por ello se ha ocasionado tal daño”, afirma.

Quien no está de acuerdo con el informe defensorial es la presidente de la Sociedad de Auditores Médicos filial La Paz, Heidy Arteaga. Esta especialista, quien lleva varios años realizando auditorías médicas internas y externas, considera que el documento tiene conclusiones erróneas como, por ejemplo, creer que un auditor debe ejecutar el papel de un juez.

 

Para que una auditoría médica tenga validez como elemento de prueba para un proceso penal ésta debe ser realizada por un médico auditor certificado. “Para lograr la certificación de auditor médico, el profesional debe haber cursado la especialidad de 1.600 horas de estudio y tener 10 años de experiencia en ese campo”, explica, a su vez, el director de la Asuss, Alejandro Reyes.

En Bolivia, según datos proporcionados por la Sociedad de Auditores Médicos para este reportaje, sólo hay 54 médicos auditores acreditados y no todos ejercen en las áreas de control de calidad de los Sedes. De hecho, en cinco departamentos del país los Sedes no cuentan con estos profesionales y en los otros cuatro tienen entre uno y tres profesionales. Por otro lado, “no todos los auditores médicos responden a las especialidades que se denuncian y eso complica más el tema”, dice Salinas. 

Los denunciantes de los 10 casos a los que Página Siete hizo seguimiento dicen sentir desconfianza en el sistema, pues durante sus procesos vieron que se daba una especie de protección entre médicos. María Ángela Terán Rioja es auditora y médico forense. Cuando se le consulta sobre este tema señala: “mentiría si dijera que no”.

 
“Siempre hubo protección (entre médicos) en diferentes niveles. La medicina es una carrera familiar, es decir que tenemos especialistas que vienen de generaciones... Esto influye porque sabes que si hay un caso en el que un especialista es acusado por una mala praxis, quizá conoces a su padre u otro familiar, y peor aún, quizá por ser especialistas, le toca evaluar o hacer un peritaje al trabajo de su pariente. Entonces, quieras o no, resultan influenciados”.
 
Una situación similar a la que describe Terán vivió Yolanda Miranda, una enfermera que quedó con incontinencia urinaria después de que una ginecóloga la interviniera por unos miomas en el útero en el Hospital La Paz. “Cuando fui al Instituto de Investigaciones Forenses el perito se excusó de hacer el peritaje de mi caso porque señaló que la médico que me había causado daño había sido su profesora”. Confirma su denuncia el abogado Julio Acarrafi, del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Víctima (Sepdavi), quien llevó el caso.
 
Algo parecido sucedió con Ximena Ergueta, quien denuncia que en 2011 sufrió una serie de problemas durante su parto en la clínica de la Caja Bancaria. Producto de ello, su bebé Julián P. nació con problemas neuronales y hoy presenta un 85% de invalidez. “El profesional que me atendió es hijo de un médico famoso y poderoso en su gremio”, cuenta.

Sobre esta denuncia, el aludido señala que “absolutamente todo se hizo diligentemente, sin imprudencia, ni impericia”. Afirma que, por el contrario, la familia querellante mantuvo una “persistente difamación” hacia él.
 
Y si esa es la situación con los auditores, entonces, ¿cuál es la situación de los peritos? En Bolivia, según el director del Instituto de Investigaciones Forenses de La Paz, Andrés Flores, esa institución trabaja con 64 forenses en todo el país, pero no todos atienden autopsias, otros realizan pericias en análisis de laboratorio. “No tenemos regulación legal para la actuación o acreditación de un perito”, añade la auditora Heidy Arteaga.

En sus conclusiones, el informe de la Defensoría del Pueblo señala que es el peritaje el instrumento más adecuado para determinar si un paciente sufrió daño producto de una mala práctica médica. 
 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

Más de
65
2