Faustina, la casera experta en papas que madruga al virus

Desde hace más de 40 años tiene un puesto en el mercado Rodríguez. “No puedo fallar a mis caseras en la pandemia”, asegura.
jueves, 16 de julio de 2020 · 00:04

Erika Segales Periodista

El reloj aún no marca el inicio de un nuevo día y Faustina Hilari ya está lista para surtir más de una decena de variedades de papas   encargadas por sus clientas. Al menos tres veces por semana, la veterana casera recorre el mercado Rodríguez y las zonas Max Paredes, Cementerio y Chijini desde las diez de la noche y durante toda la madrugada, un horario de trabajo obligado por la pandemia de coronavirus.

Faustina tiene 66 años y dedicó 45 de ellos al trabajo de mantener abastecida a la población, incluso en las crisis más duras que vivió el país.   Comenzó jovencita  vendiendo su propia producción de papa como ambulante en el mercado Rodríguez en 1975. Ese mismo año  decidió unir su vida a la de Jacinto, su esposo. 

Con él tuvo siete hijos, cuatro de ellos fallecieron antes de cumplir un año, dos están enterrados en su pueblo y dos en el cementerio La Llamita, de la avenida Periférica. Con esfuerzo sacó adelante a los tres hijos que sobrevivieron y que hoy son su mayor orgullo. Estudiaron telecomunicaciones, arquitectura y derecho, respectivamente.

Con la tradicional boina de lana,  mandil celeste y un barbijo de tela hecho por una de sus hijas,  Faustina rememora su historia. Está sentada en su puesto que se destaca por vender papas en un sector donde prima la  oferta de flores, en la calle Rodríguez, entre la avenida Illampu y la Linares.

Vivió hasta los 12 años en la comunidad Santiago de Okola, a  orillas del lago Titicaca. La mayor parte de su infancia ayudó en la siembra y el pastoreo. “Teníamos como 30 corderitos”, recuerda y lamenta que su padre no le permitiera ir a la escuela del pueblo. “Los varones tienen que estudiar, las mujeres no”, le decía en sintonía con el pensamiento en el área rural por la década de los 60.

Estudió dos años en la escuela de Santiago de Okola y otros dos en El Alto, cuando migró para vivir junto a su tía y dedicarse al servicio de lavado de ropa. Hasta cuarto de primaria aprendió lo necesario para su trabajo diario: leer, escribir, sumar y restar. Cada vez que atiende a una compradora,  adiciona mentalmente el precio de cada producto que va a parar en la bolsa de mercado y descuenta el cambio. 

En su puesto ofrece muchas variedades de papa: ajahuiri,  pureja negra y pureja roja, papa zapallito, papa ojos pitiquilla, papa phiño roja, negra y blanca, papa surimana roja, negra, azul y blanca, entre otras, pero su consentida es la papa qhati,  “por rica y bonita”. También vende papa negra de su producción, papalisa, oca, isaño, chuño y caya. Y a pedido de los clientes desde la cuarentena consigue también verduras.

“Ellas mismas, mis compradoras, me pedían lo que necesitaban en la cuarentena. ‘Eso trae, aquello trae’ decían. Y yo conseguía  apio, perejil, locoto, cebolla, remolacha, zanahoria y no hacía faltar la  papita  qhati”, cuenta. 

Faustina considera que al cliente hay que mimarlo, ahorrarle tiempo. Por eso también tiene habas y arvejas peladas, pero además entrega  productos a los domicilios cercanos a su casa  al finalizar su venta. 

Para la casera, la cuarentena dispuesta en marzo significó un cambio radical en  su horario de trabajo. Ahora empieza su labor seis horas antes de lo acostumbrado. Y  la madrugada de todos los martes, jueves y viernes recorre a pie llevando sus productos a cuatro zonas paceñas.

“Antes venía a las cuatro de la mañana, ahora parece que todas las noches venden los productores y me vengo a dormir al depósito. Una noche me quedé y salí a las 10:00, todo estaba lleno de gente aquí en la Rodríguez, más arriba era igual. Volví al depósito a las 11:00, dormí poco y otra vez salí a la una de la mañana, y otra vez más tarde. Todas las noches es así, tampoco tengo sueño. Voy a Chijini, Max Paredes, al Cementerio, busco toda clase de papa y otros encargos”, dice.

En este tiempo  Faustina  se acostumbró a caminar a diario desde su casa, en  la final Yanacocha, hasta su puesto en el mercado Rodríguez. “Me decían que me podían detener, que no tenía que salir a vender porque soy mayor de edad, pero yo no podía fallar a mis caseritas. De esta calle yo era la única que surtía”, recuerda.

 Tampoco dejó de abastecer durante los conflictos de 2002, 2003 y del año pasado, aunque el temor de un saqueo estuvo muy presente. “Ahora me cuido mucho del virus”, recalca.

Con un poco de pesar dice que el actual escenario para las caseras de mercado es difícil, pues deben enfrentarse a la Covid- 19 y a la creciente competencia pues, ante el desempleo, muchos sectores  apuestan por la venta de alimentos. 

Mientras confía que el virus se irá pronto, doña  Faustina espera que no  haya más conflictos y que la venidera cosecha de papa llegue sana y abundante.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes