Marco, el paceño por decisión que venció al virus para donar esperanza

Tras su lucha de 21 días contra el mal inició una cadena que salva vidas. Se alista para su tercera donación.
jueves, 16 de julio de 2020 · 00:04

Leny Chuquimia  Periodista

El 15 de mayo, Marco Saavedra despertó emocionado por la cita que debía cumplir. Cuando llegaba a su destino, vio cámaras, micrófonos y decenas de ojos que se asomaban  por encima de los barbijos y desde el fondo de unos trajes que “parecían de marcianos”. Todo el personal del Hemocentro La Paz  lo esperaba, pues era el primer donante de plasma hiperinmune, el primero en donar   esperanza. 

Su llegada al banco de sangre estuvo tan cargada de emoción como el día en que siendo chiquillo llegó solo  a La Paz. Hoy tiene 53 años, estudió administración de empresas y hace poco tiempo -encabezando a sus hijos- impulsó el “Wawas Pets Hotel”, un emprendimiento único en el país. 

“Acabando el colegio me vine a estudiar acá a la UMSA y me quedé. Nací en Oruro pero me considero un paceño más porque esta ciudad me ha dado lo que más amo en la vida: mi familia. Acá conocí a mi esposa,  acá nació mi hija cuando su madre y yo aún estudiábamos. Acá trabajé de todo y labré mi camino”, dice orgulloso. 

Desde el lobby del emprendimiento familiar,  habla de todo, de su juventud, el negocio, sus hijos , su esposa  y cómo hace unos tres meses, una prueba de Covid-19 le cambió la vida. 

“Fue dramático…. muy feo. Cuando ves a alguien mayor de 50 años infectado con Covid-19 esperas que se muera, porque  es lo que uno ve que pasa en todo el mundo. Yo luché mucho pero  hubo momentos en los que ya no podía más, porque aunque tenía el oxígeno al tope, simplemente no podía respirar”, relata.

 No era la primera batalla que su familia afrontaba. Su esposa  fue diagnosticada con cáncer hace un año y por su tratamiento estuvo viajando a Santiago (Chile) constantemente. Tras terminar su tratamiento, en marzo pasado, concretó una cita con un médico en Bogotá (Colombia). 

La pareja había planeado estar allá cinco días para un estudio completo. Sin embargo  la noticia de que en Bolivia se había confirmado el primer enfermo con coronavirus, los obligó a dejar todo y adelantar su retorno. “Creemos que fue ahí, en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, donde nos contagiamos”, comenta Marco. 

Esa terminal aérea es una de las más grandes de la región. Con cientos de vuelos y conexiones  congrega a miles de personas que llegan desde diferentes partes el mundo. 

Diez días después de su retorno al país la pareja presentó los primeros síntomas. “Yo temía por ella, porque tosía mucho y estaba delicada, yo no parecía estar tan mal”, sostiene. 

No fue hasta que por falta de atención en varias clínicas, lograron contactarse con uno de los pocos galenos que entonces trataba el mal en la urbe  y que les dio el primer diagnóstico. “Nos sacaron una placa de los pulmones y para nuestra sorpresa mi esposa estaba bien, pero yo ya tenía una neumonía avanzada”, relata Saavedra. 

Aunque el tratamiento empezó de inmediato, su estado se agravó de golpe y casi contra su voluntad fue llevado e internado en el hospital La Portada. Él fue uno de los primeros pacientes en llegar al nosocomio que hasta ese momento no tenía camas de terapia intensiva. 

Fueron 21 días de lucha, en los no reconocía a los médicos cubiertos  de pies a cabeza. Entraban a su habitación con los lentes de protección completamente  empañados y las manos aún torpes por la incomodidad de  los trajes de bioseguridad.

 Allí dentro pensó que la vida se le iba y dejó todo en manos de  Dios. Rogó por un tiempo extra  para  enmendar todo error que pudo cometer. Cuando su prueba salió negativa supo que había recibido esa   oportunidad y que era su deber corresponderla. 

  Días después de salir  del nosocomio, un funcionario lo  contactó para decirle que podía ser  donante de plasma hiperinmune. “No había nada que pensar... sabía que debía ayudar a que otras personas también tengan la oportunidad de vivir. Ese mismo día fui a hacerme las pruebas y cuando me dijeron que era apto me puse muy feliz. Me fui al Hemocentro y  al llegar  me encontré con que mucha gente me esperaba … yo era el primer donante”.

Ese acto solidario se ha convertido en una cadena altruista. Su plasma ayudó a salir de terapia intensiva a un hombre de 54 años, que al igual que Saavedra pensó que  no tenía esperanzas. Al verse sano, regresó a Umala -donde lo esperaban sus ocho hijos-  y prometió volver para ser un nuevo donante que dé una oportunidad  a otros, tal como Marco se la dio a él.

“Vi la noticia y sentí una gran  alegría. Por eso decidí volver a donar por segunda vez. Ahora estoy esperando a estar listo para una tercera”, sostiene.

El paceño por decisión aún recuerda su internación, el aislamiento y  cómo  al salir a la calle después de haber vencido al virus vio el inigualable cielo azul de La Paz. Ese en el que el sol sale sin importar los pronósticos,  si llueve o si el calendario afirma que es invierno. 

“Eso sólo pasa en La Paz, es la señal de que se puede salir adelante… amo eso”, afirma.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes