Policías que tras vencer al enemigo vuelven a la lucha

Ambos contrajeron el mal en primera línea y lo derrotaron. Ya hicieron su primera donación de plasma.
jueves, 16 de julio de 2020 · 00:04

Sergio Mendoza Reyes Periodista

Observa de pie desde el patio lleno de camionetas, centro de tantas, no sólo de una, sino de varias emociones por motines. El  último por la democracia. Ese patio que a la vez luce siempre frío, tal vez por el cemento y porque es invierno en La Paz.  

Sostiene su celular para ver la hora y se impacienta porque el periodista no llega. Ve a sus compañeros, todos bien pertrechados con  equipo antimotines, que salen rumbo a la plaza Murillo y retumban  sus botas en el asfalto. A  lo lejos se oyen los petardos de otra protesta.

  El subteniente recién egresado  Álex Flores Tito  tiene 23 años y la energía de quien sirve sus primeros meses en la institución. Salió de la Academia Nacional de Policías (Anapol) en diciembre de 2019 y en enero de este año se incorporó a su primer destino: la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP). 

Así nuevito, ni bien entró, la enfermedad le cobró el  derecho de piso.

 - Es muy bonita la Policía. Estoy aprendiendo día a día, tanto de mis superiores como de mis subalternos. El trabajo es muy fuerte, y riesgoso…

 El coronavirus le pegó fuerte. Lo contrajo en el servicio diario. Allí, en la UTOP, no fue el único contagiado.

- ¿Con quién quieres hablar? –preguntó el comandante de la UTOP al periodista que fue a buscar una entrevista. 

- No sé, con uno que se haya recuperado del Covid, me han dicho que está este Tito.

 Lo miró y esbozó una sonrisa.

 - Tengo 27 personas que se han contagiado de Covid, siete ya se han recuperado.

 - ¿Y no le da miedo, coronel, contagiarse?

 Lo miró otra vez y el vuelve a sonreír. El coronel es uno de los siete recuperados.

Para Flores primero fue la fiebre y el dolor de cabeza, pero luego los síntomas se hicieron más fuertes.

- Pensé que ya no iba a vencer esta enfermedad. Ya no ver a mi mamá, mucha impotencia, mucha rabia, ¿por qué a mí? 

Cuando su situación se complicó lo llevaron al Hospital Obrero Santiago II, que recién había sido inaugurado el 21 de abril para albergar a infectados por el virus. Allí estuvo dos semanas, que las pasó pensando en su padre de 61 años, afligido por el mal de Chagas, y a quien  trajo a La Paz a principios de año para atenderlo, pues estaba bastante enfermo.

 Antes de que él entrara a la Anapol vivía junto a su padre y su  madre en Cochabamba, su ciudad natal. Cuando Flores egresó y a punto de comenzar su trabajo en la UTOP cayó en cuenta que era necesario traer a su padre a La Paz, donde fue internado en el Hospital de Clínicas para recibir tratamiento por su enfermedad, ya que, además, tiene un marcapasos.

 - Mi mamá trabaja de empleada, pero para mi papá soy lo único. 

¡Ruuuuunnn!, ¡Ruuuuun! Llegan las motos para apostarse en fila en el patio principal. Sentado en una de las bancas de madera Joel Gary Machicado Tórrez, paceño de 27 años, y subteniente de cuarto año recuerda que  pasó mucho más tiempo que su camarada en el mismo Hospital Santiago II cuando padeció la Covid-19.

 Cuando su cuadro se complicó, una ambulancia de la Caja lo llevó desde su domicilio, donde permanecía aislado, hasta el centro médico.

 - Ya en el hospital me detectaron neumonía. Estuve un mes y medio internado.

 Después de pasar ese tiempo  encerrado, cuando recuperó “su libertad”, tuvo que estar otros 14 días aislado en su domicilio, el cual comparte con su familia.

  El subteniente fue a donar plasma para ayudar a salvar una vida y lo volverá a hacer ni bien se lo permitan los médicos. 

Al igual que Flores, recibe constantes llamadas de números desconocidos. Son personas que les piden, que les ruegan, que por favor les den un poco de su sangre, del plasma más bien, porque tienen a un ser querido con riesgo de irse de este mundo.

 Flores también donó una vez y esta donación les dio una segunda oportunidad a dos oficiales de la Armada Boliviana.

 - Fue para dos capitanes de navío que también están en primera línea luchando contra esta pandemia, y me siento contento, satisfecho en salvar dos vidas de nuestros camaradas de las Fuerzas Armadas, dice entusiasmado.

 Para Machicado este será su primer 16 de julio después de tres años destinado en Radio Patrullas 110 en la ciudad de Sucre.

 La pandemia ha arruinado las fiestas julianas para todos; pero de todos modos para estos dos subtenientes no hubiera habido verbena ni sucumbés este jueves, pues ambos están de turno. 

Deben cumplir su deber y estar listos   para salir a resguardar la seguridad de la ciudad, al igual que el  resto de sus camaradas, el día de la efeméride de La Paz. 
 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes