Ibo Blazicevic, un paceño de cepa enamorado de la industria local

Desempeñó tareas en diferentes industrias y le tocó dirigir la Cadinpaz y la Cámara Nacional de Industrias (CNI). Le encanta el chairo paceño y quiere, algún día, bailar de diablo en el Gran Poder.

Especial01
Marco Belmonte
Por 
La Paz - sábado, 16 de julio de 2022 - 5:00

Desde joven se ha desempeñado profesionalmente en diferentes empresas. Ibo Blazicevic es un paceño que ha contribuido con su experiencia a la industria de La Paz hasta llegar a la presidencia de la Cámara Departamental de Industrias (Cadinpaz) y de la Cámara Nacional de Industrias (CNI).

Nació en el barrio de Miraflores, aunque ha vivido en diferentes zonas de La Paz a lo largo de su vida. Estudió en el colegio San Calixto y se preparó profesionalmente en la carrera de Economía en la Universidad Mayor de San Andrés.

Paceño de cepa, es hincha del club The Strongest y su plato preferido es el chairo. Dice que, en algún momento, le gustaría bailar de diablo en la entrada del Gran Poder, evento al que asiste como espectador junto a la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), en la que desempeña el cargo de Director de Asuntos Corporativos.

Blazicevic contrajo matrimonio muy joven y trabajó en un taller mecánico y en una pequeña fábrica textil. Desde entonces fue adquiriendo experiencia en diferentes áreas. El cariño por la industria nació cuando comenzó a vender materias primas a varias empresas.

Blazicevic trabajaba entonces en una empresa de representación de insumos y materias primas, y le tocaba visitar a todos los industriales para tratar de vender los productos que se importaban de Chile, Corea del Sur y Brasil.

“Al ser proveedor y vendedor de insumos industriales empiezo a enamorarme de la industria. Vi diferentes casos: algunos industriales progresaban cuando sus ideas se plasmaban y otros fracasaban. He tenido mucho contacto con industriales y ahí nació el amor y cariño por la industria”, dice.

¿Quienes lo inspiraron?

Blazicevic recuerda a muchos industriales a los que admira, desde Addón Sara, de Café Oriental, hasta Hugo Camacho, dueño de Café y Pollos Copacabana. Resalta también a las familias López, dueña de La Estrella, y a los Von Bergen, propietarios de La Papelera.

Recuerda que cuando trabajaba como empresario independiente le tocó enfrentar la estafa de un socio.

En esa época trabajó en un programa del Banco Mundial que ayudaba a mineros relocalizados de las estatales con bonos que le trajo satisfacciones. La mayoría de los beneficiarios se volvieron microempresarios con el apoyo de un grupo de consultores que les brindaron asistencia técnica en los emprendimientos.

Pasión por la minería

Blazicevic asegura que por esa y otras experiencias, la minería es uno de los sectores en los que se sintió más a gusto.

“La minería fue apasionante, estuve 10 años, siempre trabajando en las relaciones con el gobierno y comunidades. En la industria extractiva este trabajo es fundamental porque puede influir en la continuidad de las operaciones, es decir que la licencia social determina si un proyecto sigue o muere. Se da mucha importancia al trabajo armónico con las comunidades, por los impactos ambientales que tienen estas operaciones”, explica.

En minería, este industrial paceño trabajó en la Fundación Inti Raymi y como superintendente , cuando la mina ingresó en su fase de cierre. Posteriormente se fue a Mongolia por dos años con la empresa Río Tinto. Retornó a Bolivia a trabajar con British Gas y de ahí, hace 13 años, dio el salto a la Cervecería Boliviana Nacional.

Fue elegido presidente de la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (Cadinpaz) y luego de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) por dos gestiones consecutivas.

La industria paceña

Blazicevic sostiene que la industria de La Paz viene decreciendo los últimos años por diferentes circunstancias.

“Vemos un éxodo inexorable de la industria paceña hacía otros departamentos, especialmente al oriente. Hay un grave problema especialmente con la industria formal mediana y grande, esto por muchas razones. Por un lado, la conflictividad, el departamento es altamente conflictivo”, indica.

Otras dificultades son de vinculación o de orden logístico para llegar a los mercados. El ingreso per cápita de la población provoca que migre a sitios con mayor poder adquisitivo.

“Entonces hay varios factores que condicionan la salida de industrias de La Paz, incluso la estructura geográfica es compleja y hace más difícil operar acá, cuando se habla de operaciones de escala. Todas esas condiciones contribuyen a que exista un éxodo y pérdida de fuentes de trabajo”, lamenta.

Don Ibo recuerda que La Paz fue la cuna de la industria, la Cámara Nacional fue fundada hace 91 años por 16 empresarios, todos paceños. “Toda la industria era paceña, pero hoy quedan pocas de esa época. Hace 91 años las primeras industrias eran incipientes, las más antiguas tienen 140 años, en el resto del país había pocas industrias”, complementa.

Pero con el paso de los años, muchas industrias paceñas migraron y los otros departamentos generaron condiciones para el desarrollo de sus empresas . Es por eso que hoy Santa Cruz tiene el liderazgo.

Blazicevic considera que en la actualidad La Paz necesita encontrar una nueva vocación productiva.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS