Tuto, el candidato por tercera vez, ahora «trota despacito»

Quiroga pretende salvar la economía del país, critica las encuestas porque a su parecer están mal hechas y anuncia que está para “disputar la segunda vuelta”.
sábado, 10 de octubre de 2020 · 00:30

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

Jorge Tuto Quiroga Ramírez es el político de las frases cortas, duras y directas que marcan tendencia. Al presidente de México le dijo “cobarde matoncito” en diciembre, en defensa de la presidenta Jeanine Añez. A la mandataria, cuando declinó su candidatura, le dijo que “terminó lo que nunca debió empezar”. A Evo Morales, el “tirano prófugo” y a Luis Arce el “cajero  del desfalco”. Y, dice: “Aquí estoy, aquí sigo, no me canso, no me rindo”, “yo no me arreglo ni me acomodo”.

Fue Ministro de Economía de Jaime Paz Zamora a los 32 años, cinco años después fue vicepresidente de Hugo Banzer y presidente de Bolivia a los 41 años. Por tercera vez es candidato presidencial. En 2005 abanderó Podemos (Poder Democrático y Social), consiguió 28,62% de los votos. En 2014  fue invitado por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y logró 9,04% de votación. Ahora, lidera la alianza Libre 21, que agrupa al histórico Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y al Movimiento por la Soberanía (MPS), que según las encuestas tiene un apoyo entre 1 y 2%.

Quiroga, que nació en Cochabamba, creció en Santa Cruz y vive en La Paz, se declara una persona que trota de manera “compulsiva” y con los años “trota más despacito”, como dice el cantante puertorriqueño Luis Fonsi, pero no cree que en política camine “despacito”, como dicen las encuestas, que a su juicio tienen problemas metodológicos y en la última década declararon ganador al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Afirma que en la encuesta hecha por su organización política, presentada el jueves (8) en Santa Cruz a costa de quedar fuera de la carrera presidencial por infracción electoral, “estamos bien posicionados” como “para disputar la segunda vuelta”.

Graduado como ingeniero industrial de la Universidad A&M de Texas (EEUU), con una maestría en administración de empresas en la Universidad St. Edward’s de Austin, con experiencia laboral en IBM en Texas, es padre de cuatro hijos y en febrero será abuelo.

Cuenta que en los más de seis meses de pandemia no salió al extranjero. Ahora viaja al interior del país por la campaña electoral. Antes de marzo, dijo, viajaba con frecuencia como consultor y expresidente de Bolivia. Es parte de 15 organizaciones internacionales, entre ellas Diálogo Interamericano, Club de Madrid, Círculo de Montevideo, etc. “Siempre vuelvo a Bolivia, vivo tranquilo, mi prioridad ha sido educar a mis hijos; ya tienen títulos universitarios”.

Tenía una casa en La Paz y 5% de acciones del Banco Mercantil. Los vendió para cubrir la educación de sus hijos. Vive en un departamento en alquiler y tiene un auto marca Honda (1999). Este el diálogo con Página Siete. 

¿Por qué quiere ser presidente?

El país necesita salvar su economía, recuperar la democracia y con unidad nacional lograr reinserción internacional. Vi cómo se soslayaba que la economía estaba blindada, como decía el cajero del desfalco, Luis Arce. El MAS se farreó el gas, recibió gasoducto a Brasil y Argentina, reservas certificadas y llegaron 50.000 millones de dólares, se los farreó en costos de recuperación, edificios, despilfarro, viajes y gasto corriente. No contento con eso, Arce arremetió contra las reservas monetarias, sacó 8.000 millones de dólares, liquidó reservas de gas, crecieron la deuda interna hasta 13.600 millones de dólares y la interna hasta 11.000 millones de dólares. 

Esto requiere una inyección externa de 8.000 millones de dólares; ahora Comunidad Ciudadana quiere inyectar el 15% del PIB y (la presidenta) Jeanine Añez dice que gestiona 7.000 millones de dólares. Si el plagio es un halago, pueden copiar y pegar, pero no pueden replicar la capacidad, la idoneidad, la experiencia y equipo para salvar la economía. Sin inyección externa, 650 mil empleos están en riesgo, 350 mil ya se perdieron.

¿Qué acciones  se necesitan?

Los más afectados durante la pandemia fueron los aeropuertos, hoteles, cafés, restaurantes, etc., necesitan alivio tributario, bono del desempleo para el sector formal e informal, pago de planilla con garantía del Estado. De los 8.000 millones, 3.200 millones para la liquidez y mora bancaria, 2.000 millones en planes de empleo y otro tanto en economía naranja, alivio tributario de 800 millones, 600 millones para la deuda flotante. Si no se toman estas acciones, pueden faltar dólares, empiezan las devaluaciones, se erosiona la jubilación y sobresaltos cambiarios.

¿Por qué es crítico de las encuestas?

Es parte del sistema fraudulento que durante 10 años solo podías publicar, diseminar aquello que autorizaba Evo Morales y el TSE, que hizo un fraude electoral gigantesco en 2019, parte del fraude era la inducción electoral con una manipulación de las encuestas. Creo en las encuestas, sé interpretar mejor que otros, pero lo que rechazo es la manipulación publicada y la falta de ética, empresas que tuvieron jugosos contratos con el gobierno del MAS hacen estudios que dicen que el MAS gana.

¿Qué dice la encuesta que usted maneja?

Estamos bien posicionados y los debates nos han ayudado, vamos a tener la medición de los debates y con el impulso que teníamos, más allá del daño que nos han hecho por la necesidad que tiene la gente, estamos muy bien posicionados para disputar la segunda vuelta.

¿Ahora trota menos kilómetros que antes?

Como voy a dejar de hacer lo que siempre he hecho, trotar compulsivamente y bailo con mediocre entusiasmo, pero bailo. Sigo trotando, troto más despacito, como diría (Luis) Fonsi despacito, es indudable, resistencia no pierdes, pierdes velocidad y agilidad, jugaba ráquet, básquet y casi arañaba el aro, y hoy no alcanzo a ver el aro, la ley de la gravedad se apodera de uno, ya no tengo la habilidad de los 20 años. 

A los 30 años corría más rápido, cuatro minutos por km; ahora 5,15 y 5,30 minutos por km, antes de joven las bajadas pasaba a toda velocidad, ahora duele la rodilla y hay que desacelerar en la bajada, por el peso, te duele la rodilla y el tobillo, pero todavía aguantan y mientras tenga piernas, pulmón y ganas seguiré trotando, no sé cuánto tiempo más, pero mientras pueda seguiré haciendo.

¿Qué le gusta bailar?

Me gusta bailar música latina, he crecido con Los Náufragos, Palito Ortega, Los Iracundos, Soda Stereo, Maná, rock en inglés; la saya, el tinku, disimulo, la cueca más o menos; sacudía el esqueleto en matrimonios.

¿Cuál es su plato favorito?

Mi plato favorito desde mi infancia es el chicharrón, con chicha o garapiña, mejor todavía con helado de canela, cerveza fría; la infaltable llajhua, harto mote blanco, con quesillo; si Dios me dice mañana esta noche tienes tu último plato, yo pido un chicharrón de Doña Pola, se fue, era ícono en Cochabamba. 

 

 

 

 


   

Más de
22
9

Otras Noticias