Un mandil blanco y un guardatojo van por la primera senaduría de Oruro

Los candidatos afirman que la región debe recuperar el sitial que tuvo en el siglo pasado.
domingo, 11 de octubre de 2020 · 00:04

Ivone Juárez  /  La Paz

Miguel Pérez Sandóval es un minero de Huanuni que llegó a la dirigencia sindical y ahora busca ser el primer senador por el departamento por el MAS. Se enfrenta a  Vania Rocha de CC, una enfermera que hizo armas en las calles con las movilizaciones de los mandiles blancos. Ambos, desde sus trincheras, coinciden en que Oruro debe recuperar el sitial que tuvo en el siglo pasado. Rocha mira a la quinua, al puerto seco y el Salar Coipasa para generar energía limpia. Pérez piensa en el desarrollo metalúrgico, poner al departamento en el mapa del comercio internacional y luchar contra el contrabando.  Los dos candidatos también coinciden en una ley para fortalecer el Carnaval de Oruro, que pasaría por reponer el       Ministerio de Culturas.

 

Miguel Pérez Sandóval, candidato del MAS
“Tengo que devolverle a Oruro su carácter productivo”

Miguel Pérez Sandóval no tiene tregua en su campaña, escuchando las preocupaciones y demanda de su electorado, asegura. “Hay mucha molestia por la forma en cómo en estos últimos 10 meses se está administrando el país; es una administración (gobierno) poco creíble, hay mucha molestia”, dice el candidato a primer senador de Oruro por el MAS.

En el corto contacto telefónico que tuvo con este medio, haciendo un espacio en su ajetreada agenda, cuenta que en las reuniones que sostuvo con el magisterio de Oruro, por ejemplo, la principal preocupación que escuchó fue la de la suspensión de las labores escolares debido a la pandemia del coronavirus,  “sin que se hubiera ofrecido alternativas a los escolares”. 

“Es lamentable que no se hubiesen priorizado acciones que garanticen el estudio de nuestros niños y jóvenes. Nosotros como MAS estamos garantizando la educación, que proponemos mejorar incrementando (su presupuesto) con los ingreso del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH)”, sostiene.

Pérez  es un trabajador de interior mina desde hace 26 años, en el centro minero de Huanuni. Nació en esa población, que se encuentra en la provincia Pantaleón Dalence. Sus padres llegaron al lugar provenientes del departamento de  Cochabamba. 

Antes de dedicarse a la minería, Pérez trabajó, desde niño, en el transporte, primero como ayudante. “Desde muy niño trabajé como ayudante en el transporte de pasajeros entre Oruro y Cochabamba; también trabajé con el transporte de productos alimenticios, como  la papa de Tiraque  y  carne bovina y camélida”, cuenta. 

Incursionó en la dirigencia sindical cuando se convirtió en minero. Primero ocupó espacios en la Federación de Trabajadores Mineros de Bolivia y luego en la Central Obrera Boliviana, entre 2011 y 2015.

“Soy parte de varias organizaciones en el departamento de Oruro y soy candidato (a primer senador de Oruro) con la recomendación orgánica de devolverle la dignidad, el carácter productivo y la verdadera identidad y cultura al departamento. Soy un orureño de corazón hasta la muerte porque Oruro se merece todo el respeto”, remarca.

¿Cómo ve a Oruro y cómo le gustaría verlo?

Como una región donde el desarrollo productivo y minero son vistos como prioridad, considerando que Oruro, por décadas, siempre fue un centro minero reconocido internacionalmente. 

¿Qué oportunidad de la región buscará aprovechar? 

Se debe intensificar la inyección económica, respetar la seguridad jurídica para nuestras empresas, tanto privadas, estatales como de las cooperativas. Se debe pensar en inyectar  fideicomisos y recursos Finpro (Fondo para la Revolución Industrial Productiva) para reactivar nuestra economía; esa la prioridad, pero también pedir a los empresarios privados garantías para la estabilidad laboral de los trabajadores.

Otro camino es el proceso de industrialización en la Metalúrgica Vinto, con los concentrados de estaño, inyectando recursos económicos. 

También tenemos que recuperar nuestra importancia en el comercio, tanto nacional como internacional, y ver la elaboración del proyecto de ley que se necesita para la industrialización en el Salar de Coipasa con sus recursos metálicos y no metálicos. Otro tema pendiente es el del contrabando. Como gobierno abrogaremos leyes que fomenten esta actividad.

¿Qué propone para el puerto seco?

Lamentablemente es un proyecto que no tuvo un buen desempeño. Nosotros le daremos una prioridad urgente; el puerto seco tiene que quedarse con sus ingresos, los tributos se tienen que quedar en Oruro, esa es la propuesta.

¿El Carnaval es uno de los principales generadores de recursos económicos en Oruro, pero en los últimos años registró incidente con muertes. ¿Qué propone?

En ese tema,  la desaparición del Ministerio de Culturas representa un retroceso, pero no sólo para este nuestro patrimonio, que es el Carnaval de Oruro, sino que es una gran pérdida porque está poniendo en riesgo nuestra identidad. Se tiene que devolver el Ministerio de Culturas y tiene  que ser un orureño el ministro. El Carnaval de Oruro, con sus más de 250 conjuntos folklóricos, representa la esencia tradicional de Bolivia y tiene que ser fortalecido.

Hoja de vida

  • Nacimiento   Miguel Pérez Sandóval nació en el centro  minero de Huanuni, ubicado en la provincia Pantaleón  Dalence de Oruro,  hasta donde llegaron su padres, procedentes del departamento de  Cochabamba.
  • Oficio  Desde niño trabajó como ayudante de transporte de pasajeros y alimentos. Luego se convirtió en un obrero de interior mina. 
  • Minería  Pérez es un trabajador de interior mina con 26 años de experiencia en el centro minero Huanuni, donde inició su carrera sindical.
  • Dirigencia  Fue dirigente de la Federación de Trabajadores Mineros de Bolivia y luego en la Central Obrera Boliviana, entre 2011 y 2015.
  • Misión  “Vengo con la recomendación orgánica de devolverle la dignidad, el carácter productivo y la verdadera identidad y cultura al departamento”, asegura el candidato del MAS. 

Vania Rocha, candidata de Comunidad Ciudadana:
“Apostemos al altiplano y sus potencialidades”

Vania Rocha es una mandil blanco, una licenciada en enfermería que junto con miles de médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud,  desde 2011, protagonizaron un movimiento que fue capaz de sostener durante meses medidas de presión, como el paro y la huelga de hambre, instrumentos de lucha hasta entonces dominados sólo por los obreros de Bolivia.

Los mandiles blancos se movilizaron y se anotaron conquistas sectoriales, como la derogatoria del nuevo Código Penal (2018) que penalizaba el ejercicio médico -dice Rocha- pero también protagonizaron protestas en demanda de la mejora de los servicios de salud y reforzaron los 21 días de protestas ciudadanas después del fraude electoral  de 2019.

“Nuestra lucha no fue sólo por nuestro sector, sino por la salud de los bolivianos, porque protagonizamos tantas jornadas de protesta pidiendo infraestructura, ítems para los servicios hospitalarios, equipamiento; era un exigencia para brindar una atención de calidad a los bolivianos, y en ese momento no había la pandemia”, señala.

Y lanza un suspiro profundo por la frustración que siente como profesional de salud al haber  visto  ver cómo la pandemia se ensañó con su departamento. “Nos pescó, como a todos, en pantalones cortos”, dice.

“Oruro tuvo una cuarentena rígida, el silencio era total e influyó en el aspecto emocional y psicológico de todos. Había días en que nos enterábamos que había  hasta 10 muertes por Covid y eran personas que conocíamos”, dice.

Hasta antes que en enero de este año Comunidad Ciudadana  le propusiera presentarse como candidata a primera senadora por Oruro, Vania estaba dedicada a la docencia en la Universidad Técnica de Oruro, donde fue directora y vicedecana de la Facultad de Ciencias de la Salud.  “Eso es lo que hago, formar recursos humanos”, dice. 

También fue enfermera de planta y ocupó jefaturas de su especialidad en la Caja Nacional de Salud. Con esos antecedentes se lanzó a la arena política.

¿Cuánto influyó su lucha con los mandiles blancos para que se decidiera a ser candidata?

Nunca antes había participado en movilizaciones sociales, marchas y huelgas de hambre, y fue duro, porque cuando salíamos con los estudiantes a marchar, muchas personas nos insultaban, nos agredían,  sobre todo durante los 21 días, después del fraude electoral; pero había que soportar y creo que todo eso fue un hito en mi vida para que decidiera inclinarme por la política.

¿Cómo  quiere ver a Oruro?

En los años 30 y 40 del siglo pasado Oruro  fue el primer departamento de Bolivia, pero eso es historia; hoy somos considerados la sexta región del país y da pena porque no hemos progresado como quisiéramos, tenemos muchos problemas en cuanto a desarrollo. Nos dejaron siempre atrás; nos hacen creer que nos darán tal o cual beneficio, pero creo que nunca nos toman en cuenta. Y ese es  otro factor que me movió para postular y, si Dios quiere, llegar al Legislativo y lograr alguna mejora para el desarrollo de Oruro.

¿Qué oportunidad  buscará aprovechar?, ¿cómo?

Tenemos bastantes potencialidades sólo que no les pusimos el empeño ni la importancia para desarrollarlas. Por ejemplo, la quinua que la producimos como forma de subsistencia familiar, pero que tenemos que trabajarla como agroindustria, hacer que todas las familias que se dedican a esa actividad se asocien para optimizar su producción, a la que tenemos que ponerle nuestra marca país para que, cuando sea vendida afuera, su valor agregado nos beneficie; todos sabemos que la quinua de Oruro va a Perú, donde se la vende como si fuera de ese país. 

La otra potencialidad es el puerto seco, un proyecto del que hablamos desde hace lustros, pero que hasta ahora sólo es un enmallado y que actualmente sirve de depósito para la Aduana. Existen proyectos que lo proponen como centro industrial, un centro comercial y de integración incluso bioceánico aquí, en el Conosur, entonces hay que articular todas estas propuestas. 

Otro potencial es el Salar de Coipasa. En los últimos días hubo una presentación sobre las potencialidades del litio que tenemos en el salar y cómo industrializarlo. Si bien se indica que el metal no tiene la más alta pureza en Coipasa, cuenta con bastantes compuestos químicos que se usan en la industria para producir herbicidas y pesticidas.

A esto se suma la potencialidad de nuestro altiplano para generar energía limpia que podemos exportar; tenemos instalados unos paneles fotovoltaicos en Caracollo, pero no funcionan adecuadamente, hay que trabajar en eso. 

¿En salud?

Oruro no tiene un hospital de tercer nivel. Nos dijeron que tenemos dos, porque consideran al Hospital Corea y al San Juan de esa categoría, pero no es así. El San Juan de Dios se está cayendo a pedazos, con construcciones  a medio hacer. El Corea, que con 60 camas sólo cubre el servicio de gineco-obstetricia. De acuerdo con  la  población, necesitamos alrededor de cinco hospitales; yo sería feliz con dos, pero  bien equipados. 

El Carnaval es uno de los principales generadores de recursos económicos, pero en los últimos años registraron incidente con muertes

Nuestro Carnaval nos motiva  y nos llena de orgullo poder mostrarlo al mundo, por eso considero que tenemos que planificarlo, dando prioridad a la seguridad, y pensando en hacerlo parte de la cadena de turismo que tiene Bolivia. Hay que gestionar una ley de culturas que proteja a nuestro Carnaval y a nuestros artistas, lo que pasa por la restitución del Ministerio de Culturas.

Hoja de vida

  • Orureña  Vania Rocha nació en la zona central de Oruro en esos tiempos en que la tranquilidad era una característica  de la ciudad y  todos se conocían. Estudió en el colegio Santa María Magdalena Postel que se encontraba a cuadras de su casa y en el colegio Instituto Americano.
  •  Enfermera Siguiendo los pasos de sus padres eligió el área de salud. Se especializó en enfermería  en la Facultad   Elizabeth Seton de la Universidad Católica de Cochabamba y cuenta con varias especializaciones que realizó en el exterior.
  • Trabajo  En el ámbito profesional trabajó en la Caja Nacional en Oruro, donde llegó a ocupar cargos directivos relacionados con su especialidad.
  • Maestra  Está dedicada a la docencia en la Universidad Técnica de Oruro, donde participó en la fundación de la Facultad de Ciencias de la Salud. También dictó clases en universidades privadas en materias como fisioterapia.

 

 


   

Más de