OEA: «Nos interesa el proceso limpio, no los resultados»

El secretario para Fortalecimiento de la Democracia de la Organización de Estados Americanos dice que Bolivia está en un “momento fundacional”.
viernes, 16 de octubre de 2020 · 01:30

Página Siete / La Paz

Francisco  Guerrero Aguirre, secretario para Fortalecimiento de la Democracia de la Organización de Estados Americanos (OEA), sostiene  que a ese organismo  no le interesa quién triunfe el domingo, sino que las elecciones sean limpias.  

Guerrero, jefe en terreno de la misión de la OEA, lidera un equipo de alto nivel para observar los comicios, que consta de alrededor de 40 personas.   

En entrevista con Página Siete, Guerrero expresó que espera que el 18-O se dé una elección exitosa en la que los electores decidan cómo distribuyen el poder.  “El equilibrio de poderes que surja de esta elección será parte de los escenarios políticos del futuro”, indica.  

Guerrero evoca que la nueva directiva del Tribunal Supremo Electoral (TSE) fue fruto del consenso en el que participaron todas las fuerzas políticas. “Y ahora es importante que exista un proceso de lealtad democrática a los resultados. Una democracia exitosa es aquella en la que los jugadores respetan las reglas del juego y aceptan la voluntad de los electores”.   

Agrega que Bolivia está en un “momento fundacional”, que puede ser la base para un proceso de transición democrática, en el que todas las fuerzas políticas puedan tener representación en el Congreso.  

Estábamos acostumbrados a que la misión de la OEA tenga un jefe, pero en esta ocasión está usted, con una misión de alto nivel, y es como una especie de brazo derecho de Almagro. ¿A qué se debe su presencia en el país, cuál es el trabajo que va a realizar con la misión?

Después de la crisis política del año pasado, con la designación del nuevo TSE se volvió a recibir una invitación por parte del Estado Plurinacional de Bolivia a efecto de que pudiéramos participar en el proceso de observación electoral. 

Hemos estado trabajando muy de cerca, también en la cooperación técnica, con el tribunal y el secretario tomó dos decisiones. La primera decisión es que el jefe de misión sigue siendo Manuel González, el excanciller de Costa Rica, quien nos está acompañando en todas las reuniones de manera remota. Por las limitaciones logísticas de la pandemia, le fue imposible viajar desde Costa Rica, pero él es jefe de misión. 

Yo estoy asistiendo por la relevancia del asunto, como jefe del grupo en terreno, a efecto de tener una presencia de buen nivel, toda vez que yo también tuve la posibilidad la vez anterior; el año pasado me tocó vivir de cerca, como parte de la misión, lo que sucedió. El secretario Almagro le da una gran relevancia a este momento histórico que se está viviendo en Bolivia. 

La OEA estuvo el año pasado con una misión en elecciones 2019, que luego fueron anuladas porque se detectó dolo y el principal informe que se tuvo respecto a esta acción fue justamente de la OEA. ¿Cuál es el tipo de trabajo que se va a hacer ahora?

Es importante recordar que nosotros presentamos, en el informe que se presentó ante el Consejo Permanente, una serie de recomendaciones técnicas, que se tenían que llevar a cabo a efecto de mejorar la calidad del proceso electoral. 

El presidente del TSE  Salvador Romero  y sus vocales han sido muy receptivos de estas recomendaciones;  muchas de ellas se han implementado, y obviamente nosotros vamos a tener una especial atención en la lista de recomendaciones que presentamos. 

Deseamos que el programa de resultados preliminares que se va a presentar fluya correctamente desde el momento en que la autoridad lo determine hasta que concluya con los últimos resultados, de manera ininterrumpida. 

Ese me parece que es un elemento muy importante, porque  gran parte de la crisis política del año pasado surgió cuando se interrumpió este programa, durante 23 horas y después vinieron una serie de actos violentos, una serie de distorsiones al proceso democrático… 

Vamos a estar muy atentos a todos estos elementos. Obviamente desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde, nosotros evaluamos aspectos técnicos muy importantes. Qué porcentaje de mesas se abrieron a tiempo, el número de delegados que participaron, monitoreamos  a través de los medios de comunicación y de nuestros propios especialistas los hechos y las circunstancias que se presentan durante el transcurso del día y después le damos un seguimiento especial al momento crítico, que es cuando termina la votación. 

La voluntad de los electores es el eje central. La OEA no está interesada en el resultado de la elección. Para nosotros es indistinto quién triunfe. Lo que nos importa es que el proceso sea un proceso limpio, que sea un proceso que se lleve a cabo de acuerdos a los estándares y a las prácticas internacionales y esperamos que eso sea lo que suceda.

¿Se podría decir que una elección transparente está garantizada en Bolivia? 

La única manera de garantizar una elección exitosa es con la participación de todos. Creo que tenemos condiciones positivas para llevar a cabo un buen proceso electoral. Creo que la sociedad boliviana hizo un gran esfuerzo para construir estos procesos, y tenemos que confiar en el árbitro porque en estos días el papel estelar pasa al árbitro. Sé que ya estaremos en la veda electoral. Los partidos cesan su propaganda, viene un momento de reflexión de los ciudadanos y el éxito de la jornada depende de todos.  

Se teme que los partidos no vayan a aceptar los resultados. Usted hacía un llamado a que acepten y que preserven la paz. ¿Cómo lograr que ello suceda tomando en cuenta que hay un partido como es el MAS que considera que la OEA “ha sido parte del golpe de Estado”, algo que Evo Morales repite siempre? ¿Cómo hacer que estos partidos acepten los resultados, acepten la misión de observación para empezar?

Desde que llegué a territorio boliviano extendí mi mano para que todos aquellos actores políticos que forman parte de la contienda puedan reunirse con nosotros. De hecho, estamos haciendo una invitación a todos los candidatos de todos los partidos para que se reúnan con nosotros.  Hemos sido paulatinamente reuniéndonos, ya con varios candidatos y esperamos que sin prejuicio alguno podamos hacer nuestro trabajo, porque nosotros somos un espacio neutral. 

A quien se deben los partidos políticos y los movimientos es a los ciudadanos. Y al final tiene que haber una idea de generosidad política para con los ciudadanos, para que se respete la voluntad que eventualmente las ciudadanas y los ciudadanos expresen en las urnas.

Tanto en la ocasión anterior como en esta ocasión, estamos aquí por invitación del tribunal electoral y del Estado Plurinacional de Bolivia, y asistimos con esa invitación, con la mejor voluntad, sabedores de que este es un proceso político distinto, una nueva elección, y con los brazos abiertos y oídos abiertos para escuchar a todas las fuerzas políticas. 

¿Con el MAS ya se reunieron? 

 Hemos externado nuestra disposición para hacerlo y estamos a la espera de una respuesta por  parte del equipo del candidato presidencial. 

¿Cómo se puede lograr la paz en un país como Bolivia después de la  confrontación tan grave que hubo el año pasado? 

Yo diría que el paso trascendental para una ruta de pacificación del país pasa  necesariamente por las elecciones. Las elecciones, la democracia como sistema de Gobierno, no tiene sustituto. 

La única manera en que podemos determinar cómo están ubicadas las preferencias políticas en este momento es a través del proceso electoral, y nosotros pensamos que una vez que se concluya el proceso electoral, se redistribuya el poder tal y como decidan los ciudadanos.  Bolivia tendrá que enfrentar retos muy complejos, porque todos sabemos que la pandemia tuvo efectos muy nocivos desde el punto de vista económico y social en el mundo, no solamente en Bolivia. 

Es importante recordar que, a pesar de la pandemia, y esta es una lección de la cual podemos aprender todos, se han llevado a cabo elecciones en Guyana, en Surinam, en República Dominicana. Más adelante habrá elecciones en Brasil, habrá elecciones en los EEUU, y si Bolivia quiere ser parte de este circuito internacional de democracias, creo que es muy importante que el domingo sea una oportunidad histórica que no se desperdicie.

Creo que tenemos las condiciones adecuadas para que el conflicto político, que es claro, que está ahí, se procese a través del proceso electoral. 

Los procesos electorales son fundamentales en la construcción de la democracia, porque son los que nos permiten redistribuir el poder a pesar de que exista conflicto, de una manera importante, de manera pacífica.

¿Cuál es el nivel de la democracia boliviana? ¿Cómo ve la OEA a la democracia boliviana?

Los ciudadanos y ciudadanas tienen una profunda vocación democrática, quieren participar, lo han hecho;  han sido en ese sentido fuertes defendiendo sus distintos puntos de vista. Hay pluralidad de opiniones y hay diversidad de opiniones. 

Sin embargo, hay que reconocer que venimos de una crisis política que evidenció que era necesario revisar el modelo electoral, tanto así que se tuvo que cancelar la elección, se tuvo que convocar a un nuevo proceso electoral, se tuvo que renovar  completo el Órgano Electoral. 

Creo que estamos en un momento fundacional, que puede ser la base para un proceso de transición democrática, útil para todos, donde todas las fuerzas políticas puedan tener representación en el Congreso y que quien sea electo presidente pueda tener esta legitimidad democrática que sólo dan las urnas. 

Esta polarización que hay en Bolivia, también se percibe en la región. La “izquierda bolivariana”, el foro de Sao Paulo,    cuestionan  que la OEA haya vuelto a Bolivia a observar el proceso electoral, después de haber detectado el fraude del año pasado. ¿Qué puede decir al respeto?

Vivimos en un mundo polarizado. Las redes sociales son un nuevo mecanismo, una nueva pecera, si se permite la expresión, donde todas las fuerzas políticas dan su opinión. Creo que estamos viviendo un momento en la historia de la humanidad donde tenemos información, mucha información a la cual poder recurrir. 

Obviamente también hay partes interesadas, en todos los discursos políticos, pero creo que, como diría Popper,  una sociedad abierta al final del día es positiva, en el punto de vista que todos podemos dar nuestro punto de vista, pero tenemos que refrendar en las urnas. Es en las urnas donde se refrenda  la legitimidad democrática. La OEA hace su trabajo independientemente de discusiones ideológicas, de planteamientos partidarios o de corrientes políticas. Es un trabajo técnico que tiene como propósito determinar la calidad del proceso electoral. 

En el caso de la elección boliviana, nosotros hablamos a través de nuestros informes. Son públicos y notorios lo que dijimos tanto en el informe de la misión de observación, como en el informe de integridad electoral, y ahí están para conocimiento de todos los actores políticos. 

¿Cuál es el riesgo de elecciones que tienen resultados muy ajustados, como parece que va a suceder según las encuestas en Bolivia? 

En general, si revisamos en la región, casi todos los procesos electorales son cerrados. Lo importante es que la autoridad electoral tenga garantías para hacer su trabajo y que sean los ciudadanos, a través de la expresión, los que determinen la distribución del poder.

Tenemos que acostumbrarnos a que los procesos electorales son cada vez más cerrados, más competidos, más polarizados, y serán el medio de una gran discusión en las redes sociales, pero al final del día lo que importa es que los votos se cuenten, que se cuenten bien y que se respeten los resultados. 

¿Los dos sistemas de conteo, el Direpre y el cómputo, que estableció el TSE son confiables?

Creo que han hecho un gran esfuerzo por hacerlo transparente. Es importante que los ciudadanos sepan qué esperar el día de la jornada electoral. Será crucial que la transmisión del programa de resultados preliminares sea ininterrumpida, a efecto de que los ciudadanos sepan a qué atenerse. 

También es importante que se preserve la cadena de custodia de los votos, que los votos nunca estén en riesgo. Si todos estos elementos se cumplen, creo que hay condiciones suficientes para que en su momento la única persona que puede determinar el resultado electoral, que puede anunciar el resultado electoral, es el TSE, que se basa en los resultados que va obteniendo, pero sobre todo en el conteo. 

Creo que las horas de la tarde del domingo son importantes o críticas y también las horas postelectorales, a efecto de que no vuelva a suceder lo que vimos anteriormente: la quema de materiales electorales, la violencia, eso es algo que no le ayuda al proceso electoral.

Yo diría que hay que darle un espacio al Órgano Electoral para que haga su trabajo y los ciudadanos deben estar en calma, deben de ser pacientes y deben confiar en que este Órgano Electoral es producto de un gran consenso político que se generó después de la crisis, y hay que darle una oportunidad para que haga su trabajo, pero eso se debe acompañar de una actitud abierta y constructiva por parte de las fuerzas políticas.

 

 

 

 


   

Más de
8
9