Indígenas, abandonados en la pandemia, viven de donaciones

Las autoridades originarias aseguran que no reciben ayuda de la Gobernación ni de las alcaldías, de las que dependen para combatir el coronavirus.
jueves, 19 de noviembre de 2020 · 00:04

María Mena M.  / Cochabamba

Las donaciones de personas particulares y de instituciones son la principal ayuda de los originarios de tierras bajas para afrontar la pandemia del coronavirus. Los yuquis y yuracarés se sienten abandonados por las autoridades departamentales y municipales, y piden atención.

“No hemos recibido un apoyo directo del Gobierno con medicamentos. Hemos tenido que realizar una colecta entre amigos para tener un botiquín con algunos de los medicamentos para tratar el coronavirus (…). De parte de la Gobernación no hemos recibido ningún apoyo, ni del municipio. Nos abandonaron totalmente. Gracias a las amistades hemos podido recolectar”, asegura el asambleísta indígena Abel Iara.

El legislador recuerda que habló por teléfono con la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, solicitando ayuda para los originarios y que la autoridad le pidió que envíe una carta para formalizar el pedido. Así lo hizo, pero a la fecha no recibe respuesta.

La doctora  Torrico atiende en el consultorio móvil donado.

“Hemos ingresado una nota. Pero hasta ahora no nos han atendido. Tenemos la hoja de ruta de lo que hemos pedido, pero sinceramente no sé qué pasó, no entiendo”, lamenta Iara.

Detalla que antes de que el virus  ingresara  a las comunidades indígenas, la gobernadora visitó  Bia Recuaté con quintales de alimentos secos para los menores del internado de la unidad educativa de Yacuaté. Soria dijo entonces que esos víveres se compraron gracias a una colecta entre funcionarios.

Sin embargo, en cuestión de medicinas, insumos y equipos de bioseguridad no recibieron nada por parte de la Gobernación. La situación fue  similar con los yuracarés, precisó Iara.

“De las alcaldías (de Chimoré y Puerto Villarroel) no hemos recibido nada. La Gobernación de Cochabamba vino una o dos veces con alimentos para los niños huérfanos. Solo eso”, refuerza la cacique mayor del Consejo Indígena Yuqui, Carmen Isategua.

En vista de la falta de asistencia es que el Consejo Indígena Yuqui decidió usar recursos del Plan General de Manejo Forestal Comunitario para comprar medicinas e insumos para coadyuvar con el  tratamiento de los originarios. Con una inversión de más de 20.000 bolivianos compraron fármacos e insumos básicos.

“Las autoridades indígenas se movilizaron para conseguir medicinas de donación. Sólo así hubo medicamentos en el peor tiempo de la Covid - 19”, dijo Jimena Torrico, médica del centro de salud Bia Recuaté.

Consultorio móvil contra Covid

La única ayuda estatal que llegó a los yuquis cuando pasó el pico de la pandemia  fue un consultorio móvil con algunos equipos. Este consultorio, muy similar a un contenedor, fue habilitado en el patio  del centro  de salud.

La clínica móvil está destinada para la atención exclusiva de pacientes sospechosos o positivos de coronavirus; mientras que en los dos consultorios dentro de la posta se usan para la atención de  pacientes con otras patologías.

“Nos dieron un tipo contenedor para atender a los pacientes con coronavirus. Eso fue por parte del gobierno (de Jeanine Añez). Oscar Mercado, que era ministro de Trabajo, me llamó y me dijo que ese consultorio era parte de la Red Indígena”, detalla Iara.

Donaciones solidarias

Desde hace más de un mes el centro de Bia Recuaté está equipado con insumos y medicinas para tratar la pandemia.  Algunos fueron adquiridos con recursos propios, pero la mayoría proviene de donaciones.

La coordinadora del Consejo Indígena Yuqui con el Servicio Departamental de Salud (Sedes)  Cochabamba, Ely Linares, asegura que se hicieron  gestiones con el Sedes para obtener algunas medicinas, pero que el mayor aporte provino de donativos.

“Ha habido mucho apoyo por parte de la población de Cochabamba y de otros departamentos que han hecho donaciones. Con esa solidaridad hemos podido comprar medicamentos y alimentos para que los indígenas no tengan la necesidad de salir de su comunidad”, manifiesta Linares.

La capacitación  de los yuquis  ante un posible rebrote.

Pese a que en las últimas semanas en los pueblos yuquis y yuracarés no se registraron casos sospechosos ni positivos de coronavirus, los líderes indígenas y el personal médico se capacitan ante un posible rebrote.

El  23 de octubre, un grupo de 20 originarios recibió capacitación  del Sedes  “Estamos con la visión de organizarnos e informarnos ante  un posible rebrote para poder contenerlo. Buscamos prevenir el impacto del coronavirus”, puntualiza Linares.

Página Siete solicitó información las  alcaldías de  Chimoré y Puerto Villarroel  sobre la ayuda que se brindó -o no- a los originarios; pero no obtuvo respuesta. Desde la Dirección General de Autonomías Indígenas y Organización Territorial derivaron la responsabilidad a las autoridades departamentales y municipales.
 

Pueblos  originarios

  • Comunidades  El pueblo Yuqui tiene dos comunidades; mientras los yuras se dividen en seis.  Ambas naciones están en peligro de extinción.
  • Población  En los territorios de ambas naciones originarias habitan aproximadamente 1.500  personas. Los más  son los yuracarés.
  • Cementerio Tienen un cementerio sin cruces ni nombres. Algunos entierran a sus muertos en su propiedad.
  • Desborde  En 2013 el río Chimoré se desbordó arrastrando el cementerio de la comunidad Soltera, de los yuras. Desde ese año no se registró ni un fallecido en esa comunidad.
     

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Valorar noticia