Por 19 días Evo alentó a sus bases a defender su gestión

Hasta un día antes de anunciar su renuncia al cargo, Morales hizo llamados constantes para que sectores civiles se movilicen en defensa de su gobierno.
domingo, 22 de noviembre de 2020 · 00:04

Baldwin Montero /La Paz

El expresidente Evo Morales regresó al país inmediatamente después de que su partido retomó la presidencia de la mano de su exministro Luis Arce  y, siempre que habla de lo que ocurrió entre octubre y noviembre de 2019, se refiere a un golpe de Estado que impidió que asuma su cuarto mandato continuo ganado limpiamente -dice él- en las urnas.

No obstante, un estudio que él mismo solicitó a la Organización de Estados Americanos concluyó que hubo fraude en las elecciones del 20 de octubre de ese año.

Transcurrido poco más de un año de esos hechos, cuando el MAS trabaja desde distintos ejes para sustituir la versión del fraude por la del golpe, una revisión de las declaraciones que hizo entre el 23 de octubre y el 10 de noviembre de 2019 revela que durante esos días alentó permanentemente la defensa civil de su gobierno. Durante todo ese tiempo, aún con muertos y más de un centenar de heridos por los choques, ni las FFAA ni la Policía recibieron instrucciones para neutralizar el “golpe”.

El 8 de noviembre, dos días antes de que Morales renuncie y cuando ya se habían presentado los primeros amotinamientos en la Policía, el entonces ministro de Defensa  Javier Zavaleta  dijo que el presidente había instruido que “bajo ninguna circunstancia habrá, ni acuartelamiento ni una operación en las calles de ninguna ciudad” para evitar un derramamiento de sangre. Sobre los amotinamientos policiales, el ministro de Gobierno  Carlos Romero  opinó que solo se trataba de “un malestar en la tropa”.

La convulsión social había estallado el 21 de octubre, un día después de la elección general, pero Morales se refirió el asunto el miércoles 23, para denunciar que había un golpe de Estado en marcha y convocar a sus bases a un “estado de emergencia y movilización pacífica y constitucional para defender la democracia”.

Un día después levantó el tono y, en una concentración en Cochabamba, anunció: “Vamos a defender la democracia, vamos a derrotar a la dictadura y a los golpistas”. Al referirse a los movilizados que en las calles denunciaban fraude electoral ironizó: “Soy capaz de hacer un taller o seminario para enseñarles lo que es una marcha, para que aprendan. Este paro nacional es un paro golpista”.

Luego, en una conferencia de prensa, al referirse a la  presencia de jóvenes en las movilizaciones, comentó: “Algunos jóvenes, por platita y por notita (están) movilizados, engañados”. El comentario solo fue combustible para que las protestas tomaran más cuerpo y el 25 de octubre, ante la denuncia de una posible intervención policial de los puntos de bloqueo de los sectores movilizados contra Morales, el ministro de Gobierno  Carlos Romero  aseguró que eso no ocurrirá.

Un día después, cuando el conflicto  había encendido  alarmas en la comunidad internacional y las protestas crecían en Santa Cruz, Trinidad, Sucre, Potosí, Tarija, Cochabamba y La Paz, Morales anunció en   Twitter: “Hemos escuchado las posiciones de las cancillerías de #Colombia, #Argentina, #Brasil y #EEUU. Invito a esos y otros países a participar de la auditoría que hemos propuesto. Que se revisen todas las actas. Si a la conclusión del proceso se prueba el fraude, vamos a la 2da vuelta” (sic). 

Luego asistió a un acto en el municipio de Sicaya, en Cochabamba, donde tras denunciar que se quería desconocer el voto indígena, amenazó con cercos para hacer frente a las protestas en las ciudades. “Más bien en las ciudades dejen de perjudicar con paros, si quieren paro, no hay problema, nosotros vamos a acompañar con cerco a las ciudades, para hacernos respetar, a ver si aguantan”.

El lunes 28, en esa misma línea, el ejecutivo de los interculturales y ahora director de la ABC, Henry Nina, anunció: “Damos 48 horas para que levanten sus supuestos paros, bloqueos que están en las calles: dos, tres personas con sus pititas perjudicando a la ciudadanía, al desarrollo. Nosotros vamos a cortar el agua que va hacia la ciudad de La Paz”.

Ya entrando la noche, durante un acto de celebración de la victoria del MAS en El Alto, Morales hizo referencia a versiones que anunciaban la toma de la Casa Grande de Pueblo y volvió con el llamado a defender su gestión. “Yo no sé si eso no es violencia, pero estoy seguro de que hermanas y hermanos, mineros, petroleros, campesinos, fabriles y los distintos sectores van a defender la democracia, la Casa Grande del Pueblo, van a defender nuestro proceso de cambio”.

El 29 la ONU reportó 42 heridos en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz y el 30, en un acto de entrega de una unidad educativa, Morales anunció: “El primer golpe ha fracasado, era el martes, como fracasaron ahora se convocan para hoy a la Casa Grande del Pueblo, (pero) los movimientos movilizados ya están para defender el proceso”.

Ese día murieron en Montero Mario Salvatierra (de 60 años) y Marcelo Terrazas Seleme (48).

El jueves 31 de octubre Morales llamó a un cuarto intermedio en las movilizaciones, el cívico cruceño Fernando Camacho rechazó la idea y el expresidente advirtió: “Cuidado algunos dirigentes cívicos, cuidado que el pueblo se rebele con tanto daño que están haciendo no solamente en la parte económica, sino también en la parte de confrontación”. El viernes y el fin de semana insistió con declaraciones en las que denunció un golpe en marcha y llamó a defender la democracia y el denominado proceso de cambio.

“Vamos a resistir y estoy seguro de que el pueblo está organizado, a mí me sorprende (…). ¡Cómo rendirnos! Somos un pueblo, somos una fuerza, vamos a defender nuestro proceso (de cambio), pero no con la confrontación, hay tantas formas de defender (como se lo hizo) frente a las dictaduras militares”, afirmó  en radio San Gabriel.

El lunes 4 de noviembre, una semana antes de su renuncia, dijo que “sólo hay paz cuando hay justicia social”   y recomendó a la oposición: “que no vengan provocando al pueblo boliviano, a los distintos sectores sociales”.

 

El martes 5 murió en Cochabamba Limbert Guzmán Vásquez, de 20 años, y al día siguiente Morales expresó su pesar en un mensaje en su cuenta en Twitter.  El 7, en un acto en Cochabamba, respondió a los pedidos de renuncia: “Seguramente sueñan con que nos vayamos, no se trata de Evo, sino se trata de este pueblo, este pueblo no se va ir del gobierno”.

El viernes 8 comenzó el motín en la Policía y Morales hizo otro llamado. “Convoco a nuestro pueblo a cuidar pacíficamente la democracia y la CPE para preservar la paz y la vida como bienes supremos por encima de cualquier interés político”.

Durante la entrega de una unidad educativa en el municipio fronterizo de Desaguadero, aseguró que no renunciará y reiteró su llamado: “Quiero decirles, hermanos y hermanas, a ustedes y a todo el mundo, no voy a renunciar; somos electos por el pueblo. Convoco a todos los movimientos sociales, a todos los sectores, profesionales, que están con la patria, están por la vida, están por la igualdad, están por la paz, por la justicia social, a defender nuestro proceso de cambio, a defender nuestra revolución democrática cultural”.

El 9 insistió. “El mundo entero deber saber cómo grupos conspiran contra un pueblo que democráticamente eligió a sus autoridades el 20 de octubre (…). Pido a ese pueblo que históricamente recuperó la democracia, a movilizarse para defenderla”.

El 10 de conoció el informe de la OEA y, desde el trópico de Cochabamba, renunció al cargo con el anuncio de que “la lucha no termina acá”.
 

La repostulación “fue un error”

El 17 de enero, en una entrevista con el medio alemán Zeit, Evo Morales admitió que “fue un error” repostularse  en 2019. “El pueblo lo había decidido y yo acepté su propuesta para una cuarta candidatura, en el marco de la Constitución. Debería haber rechazado la propuesta. Pero ganamos la elección en la primera ronda”, dijo.

El 21 de septiembre, el ahora vicepresidente, David Choquehuanca, coincidió con ello. “Ha sido un error insistir después del referéndum (21 de febrero de 2016) con nuestro hermano Evo y nuestro hermano Álvaro”, aseveró.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

3
3