Obituario

Maradona, el D10S más terrenal se fue a jugar al cielo

En 2020 murió el mejor futbolista de la historia, el más polémico, el más amado...
viernes, 1 de enero de 2021 · 00:26

Roxana Pomier / La Paz

Un “dios pecador, el más humano de los dioses”.  Así definió Eduardo Galeano a Diego Armando Maradona. El hijo de doña Tota y don Diego se fue con esa imagen. Con una vida alterada por escándalos y convertido en uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, falleció el 25 de noviembre a los 60 años de un paro cardíaco. Hasta la pelota lloró. 

“Era el más grande, el mejor, el único”, opinó el boliviano Marco Antonio Etcheverry al referirse al hombre  desafiante, arbitrario,  ingenioso, machista, amigo leal y enemigo temible.

“Fue el fatal recorrido desde su condición de humano al de mito, el que lo dividió en dos: por un lado, Diego; por el otro, Maradona”, definió Jorge Valdano, el escritor y  compañero del mito  en el título  de México 1986.

 Horas antes, Valdano no pudo aguantar y rompió a llorar en directo cuando fue consultado sobre la muerte de su amigo. “Me  dolió  inmensamente por el jugador y por el hombre”, comentó Valdano, entre lágrimas. Esa imagen se repitió en otras figuras del fútbol  como Pelé,  Sergio Goycochea y Óscar Ruggeri. 

El dolor se reproducían en el mundo del fútbol, pero tuvo su epicentro en Argentina. Miles buscaban decirle adiós en la Casa Rosada,  con  un lento paso frente al féretro cubierto con la bandera de Argentina, la casaca del 10 de la selección albiceleste  y de su querido Boca Juniors.

“¡Olé, olé, Diego, Diego!”, gritaban entre saltos algunos, como cuando   aguardaban para  ingresar a un estadio.

El Pelusa fue sepultado un día después de su muerte, al lado de sus padres, en el  Jardín Bella Vista, donde ya estaban don  Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco,  que fallecieron en 2015 y 2011, respectivamente.

Mientras millones lloraban y recorrían las calles de Buenos Aires con banderas y su imagen, apenas una treintena de personas participó del último adiós al Pelusa en el cementerio. 

Se fue envuelto en una bandera argentina. En la despedida íntima participaron sus  hijas Dalma y Gianinna, su exesposa Claudia Villafañe y su exrepresentante Guillermo Cóppola. 

El ídolo nació  el 30 de octubre de 1960.  Vivió su infancia en Villa Fiorito, un barrio muy pobre de la periferia de Buenos Aires donde comenzó a destacarse por sus maravillas con la pelota.

 “Yo crecí en un barrio privado... privado de luz, de agua, de teléfono”. “En Fiorito, si se podía comer se comía y si no, no”. “Dame una pelota y déjame hacer lo que yo sé, en cualquier parte”. Sus palabras fueron inmortalizadas en su libro Yo soy el Diego, obra en la  que también muestra como su vida comenzó a tambalearse, con fiestas de tres días marcadas por la cocaína, un hijo no reconocido y sus amistades peligrosas con la Camorra napolitana, que le regalaba un Rólex de oro sólo  por acudir a sus eventos y posar para la foto.

Es considerado el  mejor futbolistas de la historia  porque demostró ante Inglaterra que el sur puede ganarle  al norte. Lo mismo hizo  con el  Nápoles.  Prácticamente, él solo ganó el Mundial de México.   Como militante de izquierda, fue amigo de Fidel Castro, Lula da Silva, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Daniel Ortega  y Evo Morales. 

 Con una vida alterada por escándalos, sin jamás dejar de ser admirado en todo el mundo, sigue generando polémica. 

Maradona murió en medio de múltiples causas entrecruzadas con su expareja  Villafañe, a quien denunció por evasión tributaria, estafa procesal y apropiación indebida de 458 objetos que fueron parte de sus pertenencias en su pasado como futbolista. Según los reclamos judiciales, el astro de fútbol le reprochó a su exesposa por “su gestión en la administración y disposición de los bienes que le fuese confiada por un poder general, en la que no habría realizado la rendición de cuentas”.

Legalmente, cinco personas se quedarán con sus millones. Con su incalculable fortuna.  Todos son   hijos reconocidos.

Expertos adelantaron   que habrá disputas legales y peleas mediáticas con al menos otros dos supuestos descendientes del ídolo que  se fue y dejó una frase que describe su paso por el mundo: “La pelota no se mancha”.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de
6
28