San Cristóbal, la principal mina del país con larga vida

La pandemia afectó su producción y bajó sus ingresos. Un grupo de empresarios bolivianos negocia la compra de la mina con la japonesa Sumitomo.
sábado, 25 de diciembre de 2021 · 05:15

Página Siete / Anuario 2021 

San Cristóbal, la principal mina del país, fue noticia este año porque un grupo de empresarios bolivianos negocia su compra con la japonesa Sumitomo. El yacimiento aún tiene larga vida y una riqueza que se extiende hasta 2050, según la compañía.

El presidente de la Corporación Unagro, Luis Fernando Barbery Paz, anunció el 24 de octubre que junto con  otros 1.500 empresarios estaban en procura de comprar las acciones de la principal mina del país. 

Posteriormente, se conoció  y circuló una carta interna de Sumitomo, en la cual el presidente de la compañía, Takashi Onda, y David Assels, vicepresidente y gerente general, señalaron  que la mina no había sido vendida.

San Cristóbal, la principal mina del país, fue noticia este año porque un grupo de empresarios bolivianos negocia su compra con la japonesa Sumitomo. El yacimiento aún tiene larga vida y una riqueza que se extiende hasta 2050.

“Queremos asegurar a todos nuestros grupos de interés que  la Minera San Cristóbal no se ha vendido y permanece en un 100% bajo el control de Sumitomo Corporation”, detalla la carta de los ejecutivos. El 2 de noviembre, Barbery  confirmó  que la negociación continúa.

Ubicado en la provincia Nor Lípez del departamento de Potosí, el principal emprendimiento minero de Bolivia “realiza sus operaciones combinando el uso de tecnología de punta con la permanente cualificación de sus trabajadores, el estricto control de salud y seguridad laboral e industrial, la preservación del medioambiente y el desarrollo sostenible de las comunidades; buscando aportar al desarrollo de la región en la que opera”, se lee en la memoria 2020 de la empresa.

“Queremos asegurar  que Minera San Cristóbal permanece en un 100% bajo el control de Sumitomo Corporation”.  
Takashi Onda

San Cristóbal es uno de los yacimientos de zinc, plomo y plata más grandes del mundo. La mineralización de la mina es de baja ley pero de gran volumen y, por esta razón, el método de explotación usado es el de tajo abierto.

La operación está orientada a la producción de minerales concentrados de zinc-plata y plomo-plata. “Actualmente, es la operación minera más grande en la historia de Bolivia, el sexto productor más grande de zinc en el mundo y el cuarto productor más grande de plata en el mundo”, añade la empresa.

El gerente de Relaciones Institucionales de la Minera San Cristóbal, Roberto Pinto Thaine, afirmó en septiembre de este año que “se está consolidando un objetivo importante que es la sostenibilidad de la mina hasta el año 2050”.

Las operaciones de la empresa, que se iniciaron en 2007 y que debían culminar en  2024, se extenderán hasta  2029 con la explotación de sulfuros.

Pero la empresa, además de trabajar en  la explotación y exportación de concentrados de zinc, plata y plomo, asegura que no ha descuidado la exploración de nuevas posibilidades “para proyectar un futuro de continuidad de la minera de clase mundial”.

Es así que surge el proyecto de óxidos que pretende extender la vida de la mina hasta el 2040 con una inversión de alrededor de 350 millones de dólares, lo que permitirá que la empresa continúe aportando al desarrollo de las comunidades, el departamento de Potosí y del país, destacó el ejecutivo.

Se  tiene un avance de 90% y este proyecto busca la recuperación de la plata metálica, a través de un proceso hidrometalúrgico, presente en la mineralización argentífera oxidada existente en el distrito minero.

Con el objetivo de definir la presencia de reservas de dicho tipo de mineralización, la compañía informó que desarrolló una serie de campañas de exploración en diversas áreas del distrito, entre las que sobresale el área de Toldos, que permiten contar con un volumen de reservas de interés.

La minera San Cristóbal también impulsa otros proyectos, como el denominado grade engineering, que consiste en la clasificación de materiales con  bajos contenidos de metal a fin de que una fracción de material con mejor ley pueda ser tratada en planta de concentración.

301.000 toneladas de concentrados de zinc-plata produjo la mina San Cristobal en 2020.

De acuerdo con la empresa, se pretende procesar aproximadamente 24 millones de toneladas de material de baja ley de los que se obtendrán 6 millones de toneladas  métricas  de material fino con leyes económicamente suficientes para alimentar la planta.

Para alcanzar este objetivo, según la empresa,  es necesaria una inversión cercana a los 4 millones de dólares. De acuerdo a la empresa, en 2050 se espera desarrollar nuevos proyectos mineros.

En la actualidad, la Minera San Cristóbal está compuesta por 1.320 empleados y 580 contratistas, detalla la memoria institucional.

El reporte de sostenibilidad 2020 de la Minera San Cristóbal muestra que la producción de concentrados de zinc-plata bajó de 447 mil toneladas a 301 mil toneladas, es decir, un 33,1% entre 2019 y 2020. Asimismo, la de concentrados de plomo-plata se redujo de 82.000 a 55.000 toneladas, un 32,9% menos en el mismo período.

Mientras que los ingresos por la venta de concentrados de la minera bajaron de 627 millones de dólares a 428 millones de dólares, un 32% menos. El balance general de la compañía muestra una pérdida de 46 millones de dólares. En 2019 la firma había ganado 51 millones de dólares.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos