Ajeno a los medios y con El Mallku como gancho, Santos Quispe no presenta plan

En caravanas masivas que transmite por las redes, sale a la calle a pedir el voto de la ciudadanía. Su campaña se concentra en las provincias y en El Alto, donde tiene su centro de operaciones
domingo, 21 de febrero de 2021 · 05:00

Leny Chuquimia /  La Paz 

 Cuando faltan  dos semanas para las elecciones, Santos Quispe Quispe, el Wayna   Mallku candidato a gobernador de La Paz por Jallalla, aún no presenta su programa  de  gobierno. Esquiva a los medios y pide los votos poniendo como garantía a  su padre, Felipe Quispe. Su campaña se  concentra en las redes sociales y  las provincias, donde su carta de presentación es ser hijo del extinto líder.

“Hasta los últimos días plurinacionales hubo una cúpula que nos gobernaba. Pero ya no queremos usar cerebros prestados, nosotros somos mayoría y nosotros debemos gobernarnos. Ese es el sueño de mi padre y quiero cumplirlo. Su  plan de trabajo ya  estaba hecho y nosotros vamos a continuarlo par hacerlo realidad”, afirmó Santos Quispe en un evento  en Colquencha.

        Aunque es uno de los candidatos nuevos, antes de ser nombrado el sustituto de Felipe Quispe, Santos   ya lideraba una estructura política propia: Adelante Pueblo Unido (APU). Fue con esta organización que se alió a la sigla Jallalla (de Leopoldo Chui) para garantizar la postulación de El Mallku.

Por casi un mes, Página Siete -por distintos medios- intentó gestionar una entrevista con Quispe, uno de los rostros  más jóvenes y  nuevos dentro del escenario político departamental. El objetivo,era el de conocer y presentar a nuestros lectores un poco de  su infancia,  sus gustos, su familia, su vida en   su  comunidad natal o en Cuba, donde estudio medicina; pero también para conocer los eventos históricos y políticos que propiciaron su ingreso  tardío a la carrera electoral.  

Sin embargo, pese a la insistencia, no hubo respuestas del candidato o su equipo. Se argumentó que  la agenda del postulante a la silla departamental estaba  completamente llena entre proclamas, inauguraciones y visitas a  las provincias. 

En un tono muy amable, Santos Quispe contestó el teléfono y los mensajes de WhatsApp solo en dos ocasiones, para indicar que estaba en reunión y en un viaje en provincia. Sin éxito para conseguir unos minutos de su tiempo, logramos encontrarlo en dos  eventos en la urbe alteña, donde estuvo  junto a los candidatos  a alcaldes de El Alto y La Paz, Eva Copa y David Castro.

Éstas algunas de las preguntas que teníamos para Quispe:  ¿Qué lo llevó a escoger la medicina como carrera? ¿Cómo  asimiló y vivió el indianismo? ¿En qué momento decidió ser candidato? ¿Pensó en entrar a la arena política antes de la muerte de su padre? ¿Cree que El Mallku    le dejó una meta  muy difícil? ¿Su legado le juega en contra o a favor? ¿Cómo enfrenta la campaña para ser Santos Quispe y no sólo el hijo de El Mallku? 

Sin duda otra de las consultas sería el porqué se lo ve tan  alejado de los medios,  ¿qué opina de sus contrincantes, de Evo Morales, el actual presidente Luis Arce   o del liderazgo de Eva Copa?     ¿Cuál será su prioridad si es que gana la Gobernación de La Paz? o ¿cuáles son los puntos fuertes de su propuesta? 

 

  Campaña sin medios

A diferencia de los otros candidatos, sus masivas caravanas huyen de la agenda mediática. Por uno y otro lado esquiva las entrevistas y desde que entró a la carrera electoral su presencia en los  medios de comunicación bajó considerablemente. Se excusa con reuniones y viajes, y muy rara vez acepta dar alguna declaración. 

     Sin aviso previo aparece en la plaza de alguna comunidad provincial, en la inauguración de alguna casa de campaña en La Paz o en la Feria  16 de Julio de El Alto, donde instaló  su centro de operaciones. 

No logró igualar la presencia apabullante que tenía su padre ante las concentraciones,   pero  moviliza una buena cantidad de gente, sobre todo jóvenes. A diario  tiene eventos   distantes que cuando se realizan en El Alto, casi siempre cuenta con la presencia  de Eva Copa, quien   cierra los discursos, tal vez es por su carisma.

Al igual que El Mallku apuesta al voto rural,  a la estrategia de una votación unificada . 

Si bien no está en los noticieros, las revistas radiales o en los periódicos, busca consolidar un espacio  en  las redes sociales. La clave para la nueva normalidad tras la Covid-19.

 
Junto  a los candidatos  Eva Copa y David Castro.

Con al menos  una veintena de cuentas en Facebook, difunde imágenes de sus actividades   y transmite en vivo, con locutores en español y aymara, sus recorridos y proclamaciones.

En las  calles por donde pasa su caravana de banderas rojas, la gente lo reconoce como  “el hijo de El Mallku”. Y es que aún no se  reconoce la imagen de Santos Quispe por si sola.

Las encuestas, el plan y el voto 

Cuando la campaña arrancó, con su padre como candidato,  las  primeras encuestas de intención de voto lo ubicaron como el favorito para la Gobernación paceña. Con un 25%  aventajó fácilmente al candidato del MAS Franklin Flores  con más de 10 puntos.

     Sin embargo, después de su muerte y con Santos ocupando su lugar, la preferencia bajó  a un 18%, con lo  que pasó a  un segundo lugar, por debajo del partido azul. Pero aún así, la diferencia es apenas de un 3% lo que, de matenerse la tendencia, anticipa  una posible segunda vuelta.

El portal del Tribunal supremo electoral (TED) La Paz no contiene su programa de gobierno, aunque éste debió ser entregado en enero. Tampoco fue presentado públicamente ni por Felipe Quispe ni por su hijo. Tampoco es el tema central de los discursos que da en las reuniones que sostiene como   parte de su campaña.

     En sus diferentes concentraciones, la vida y obra de su padre se  convirtieron en su carta de presentación y en el garante para pedir el voto de la población. 

Apela a sus ideales y planes truncos para pedir una oportunidad para cumplir los sueños de su progenitor y conseguir una oportunidad para demostrar que el joven Mallku puede gobernar La Paz.

“Mi padre hizo historia en este país. Hizo cambiar a las personas. Hoy estamos con la cabeza muy alta y vamos a continuar su lucha y legado. Felipe Quispe vive entre nosotros y siempre lo hará, es por eso debemos seguir para cumplir sus planes. Uno de sus proyectos era el Club Pachakuti”, sostuvo en varios actos.

Este proyecto consiste en la implementación de  74 escuelas municipales  de fútbol que funcionen en las 20 provincias. 

  “Él soñaba con que sean espacios donde  los Quispe, los Huanca... puedan  aprender a jugar.   Por eso pido me den su voto para  cumplir estos  sueños”, afirmó en un acto que se realizó el viernes en   El Alto.

  Día antes evocó la lucha del líder indianista por los pueblos  aymaras, quechuas y guaraníes y lo importante que ésta era para la historia de los pueblos indígenas.  “Él dijo que cuando muera, seguirá luchando y por eso hoy nos acompaña y  con su apoyo podemos gobernarnos como él quería”, reiteró.

    Días antes en una reunión con estudiantes de la UPEA expuso los proyectos de El Mallku para mejorar la educación y tomar más espacios de poder. 

“Un primer paso  es llegar a la Gobernación y después avanzaremos hasta llegar a la Presidencia, porque quiero cumplir sus deseos de impulsar el conocimiento científico desde un gobierno hecho por nosotros”, insistió ante un grupo de jóvenes que lo escuchaba atentamente .      


Las selfies  son parte de su  acercamiento a los jóvenes.

     El  hijo  candidato

 Luego de   pocos días de la muerte de Felipe Quispe, una columna de dirigentes  de Ajilata Grande y Chico llegaron hasta la casa de Santos  en Chilijaya. Coparon el patio con  un círculo de ponchos y polleras rojas. Acumulaban en  sus mejillas puñados de coca para empezar una charla que  duró horas. 

Tras la reunión decidieron que Santos debía ser quien  asuma la candidatura en lugar de su padre, y este aceptó el reto. Fieles a sus costumbres, ya  solo faltaba pedir el permiso a su progenitor que descansa en el cementerio de la población.

 Seguidos de varios pobladores, el grupo avanzó hacia el campo santo en una pequeña caravana que escoltaba al sucesor. En el lugar, de rodillas y frente a varias cámaras, pidió la bendición de  su padre para ocupar su lugar en la candidatura.

     “Papá dame permiso para cumplir todo lo que prometiste, planeaste  y soñaste para nuestra gente. No te voy a defraudar, no voy a decepcionar a  ninguna persona. Como tú has dicho; nosotros vamos a gobernarnos”, afirmó Santos. 

En ese momento  entre gritos de alegría se lo denominó el  Wayna Mallku.

 Pero esta historia que empezó de forma casi idílica  continuó con un reclamó de la candidatura que  despertó criticas en varios sectores. Los  detractores de los Mallkus, padre e hijo,  cuestionaban que la candidatura sea entregada al benjamín del líder indianista  simplemente por que le “correspondía”, como si se tratara de una herencia.

 “Las estructuras, bloques y candidatos en las 20 provincias  me dieron el 100% de su confianza para que yo vaya como candidato a la Gobernación. Nosotros, Adelante Pueblo Unido (APU),  hemos firmado un convenio con Jallalla para unirnos (...) en el se quedó que la Gobernación es de nuestra estructura, por eso quienes trabajaron desde un principio con Felipe Quispe apoyan que yo como hijo de sangre sea el nuevo candidato”, afirmó Santos  en una entrevista  con Unitel para presionar la designación de un nuevo líder. 

Sin titubear, advirtió que si el lugar de su padre no le era entregado sería “una  traición”.  El 2 de febrero el líder de Jallalla, Leopoldo Chui, confirmó que Santos Quispe sería el candidato a gobernador de La Paz.   

“Las personas que me critican, que me dicen herenciero... ellos quieren manchar la imagen de mi padre, quieren arruinar su lucha. No es una  pelea  por  una candidatura, esto va mucho  más allá. Esto es algo que estaba pensado y planeado  desde hace muchos años. Queremos llegar al poder para  gobernarnos con nuestra propia gente, con los Quispe, los Condori o los Mamani”, afirmó el ahora candidato en una de las pocas conferencias dadas hasta ahora.

    Después de la perdida de su padre, Santos sostiene que tiene el corazón triste, “como vacío”,  pero que el “seguir la  lucha” le mostró cuál era el camino que Felipe Quispe le había trazado  a lo largo de su vida.  

Reprocha que gracias a su progenitor el  MAS llegó a ser gobierno y nunca recibió   un trato justo de parte del partido azul. 

El viernes pasado se cumplió un mes de la muerte de  El Mallku, hecho que fue recordado con un acto en El Alto.  

Santos señaló que su padre nunca se vendió y por eso su ideología no  cautivaba la audiencia de los grandes medios. Observó que cuando él hablaba en los pueblos parecía que todo se detenía para  solo a escuchar sus ideas, pero que casi siempre era gente mayor.

   “Yo le decía que ahora debíamos usar las redes sociales para llegar a los jóvenes. Antes que muera,  un día me dijo: puros jóvenes me están siguiendo, parece que vamos a ganar siempre”.

El relato lo hizo  entre risas, agachando el rostro como un niño que se oculta de una travesura. “Gracias a él ahora estoy parado acá, ahora es tiempo de los jóvenes”, afirmó.

 

¿Quién es Santos Quispe?
 

Santos Quispe Quispe  tiene 38 años , es el menor de los siete hijos (dos ya fallecidos) que tuvo Felipe Quispe. Nació en el departamento de La Paz el 26 de noviembre de 1982. 

 Vivió su infancia entre la ciudad y  la comunidad Chilijaya, cantón de Ajilata Grande, en el municipio de Achacachi. Aunque hasta hoy habita  una vivienda en esta localidad, su residencia laboral y electoral esta registrada en El Alto, donde deberá votar el próximo 7 de marzo. 

Aún no está  en la lista de candidatos   habilitados  del TED La Paz. No  figura como militante de algún partido, pero sí como jurado electoral, aunque  no cumplirá esta función, ya  que la ley señala que los postulantes  no pueden participar. 

   “Acaso solo ellos pueden estudiar en el extranjero, nosotros ¿por qué no?”, era uno de los cuestionamientos  constantes de Felipe Quispe. Tal vez fue por eso  que Santos  decidió  estudiar su  profesión fuera del país.    

En su hoja de vida tiene un título de licenciatura  en   medicina, obtenido en 2012 en la Escuela Latinoamericana de Medicina   (ELAM) de  Cuba. El aval boliviano le fue dado   cinco años después, en 2017.

En sus charlas con los jóvenes a los que pide el voto relata  su experiencia y la importancia y valor del  estudio. Por ello -afirma- que él mismo no ha dejado de formarse.

  Está matriculado como estudiante de sociología en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y actualmente es parte del alumnado de la Universidad Publica de El Alto (UPEA), donde cursa la carrera de pedagogía. Le falta terminarla, pero ya piensa en seguir  la carrera de derecho. 

Hace unos días el Movimiento Tercer Sistema (MTS), que busca la reelección del  gobernador Félix Patzi,   impugnó la candidatura de Quispe. Se denunció  que el candidato de Jallalla se postuló sin  renunciar a su puesto como médico del Sedes La Paz, un requisito para ser habilitado como elegible.

 “Es parte de la guerra sucia... Hagan lo que hagan, así lloren,  nosotros vamos seguir marchando hacia adelante”, respondió Quispe.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

6
6