«Yo estoy entre los más jóvenes de los candidatos»

Sufrió por la Covid y ahora la principal propuesta del candidato a la Alcaldía de La Paz por Pan-Bol es construir tres hospitales de cuarto nivel.
miércoles, 24 de febrero de 2021 · 05:04

Baldwin Montero  / La Paz

Como muchos bolivianos, el exdiputado Amílcar Barral sufrió complicaciones por el coronavirus y dice que logró salir con vida no obstante que sus posibilidades se habían reducido al 30%. Recuerda que ese fue el momento exacto en que decidió postular a la Alcaldía de La Paz para trabajar por mejoras en los servicios de salud.

Cuando faltan dos semanas para las elecciones, asegura que no se arrepiente de ello, aunque las encuestas de intención de voto lo ubiquen lejos de los primeros lugares. Frente a las fortalezas personales que exponen los candidatos mejor posicionados en sus mensajes de campaña, considera que la suya es su edad (43 años), porque le permitirá impulsar una gestión con ideas nuevas y ofrecer una renovada forma de hacer política. 

Hubo la posibilidad de que postule a la Asamblea Legislativa Plurinacional, pero finalmente optó por la Alcaldía de La Paz. ¿Qué motivo esa decisión? ¿Considera que fue la correcta?

Teníamos ofertas para ser diputado ... incluso ya estábamos seguros, pero lo que me hace cambiar y tomar la decisión de ser candidato a la Alcaldía es la enfermedad del Covid. A mí me atacó muy duro, tenía 30% de posibilidades de vivir, veía cómo gente moría a mi lado, en el mismo cuarto, y cómo los medios daban los números y cifras de gente muerta. Y no podía ser que una ciudad de un millón de habitantes no tenga hospitales, no tenga espacios y demás. Ahí, el último día, cuando me estaban por llevar a terapia intensiva, hice una promesa personal de hacer algo por La Paz si salía vivo. Fue mi decisión y no me arrepiento, estoy tranquilo.

¿Y no le preocupan las proyecciones de las encuestas?

En absoluto, porque uno está consciente de lo que ha trabajado. Yo he tenido ofrecimientos para ir de primer asambleísta, de primer concejal y demás, podía haberme asegurado si estaría buscando pega. Personalmente nunca he ocupado un espacio político, a no ser la diputación y mi manera de sobrevivencia no es la política, así que no preocupa en lo absoluto.

Propuso que se suspendan las elecciones, justamente por la pandemia, pero ahora los datos oficiales muestran una caída de casos. ¿Aún así considera que se deberían suspender?

Yo creo que sí, más allá de cualquier cosa. Pedí la suspensión de las subnacionales  mucho antes de que salgan las primeras encuestas. No hubo ningún tipo de cálculo político, sino que sé cómo se sufre con esa enfermedad. En el último tiempo he perdido tres familiares directos, compadres por todo lado. Es doloroso ver morir a las personas que quieres. Ahora, los que manejan las cifras son del gobierno, ellos calculan si está bien o no está bien y si las cifras fueran adversas seguramente la estarían suspendiendo. Nosotros seguimos trabajando, regalamos más de 15.000 barbijos KN, que es una inversión grande, atomizadores en una cantidad similar, hicimos exámenes gratuitos de pruebas rápidas en laderas, más de 300, y voy a seguir. Si esos barbijos ayudaron a salvar una vida estoy feliz de verdad, así que estamos tranquilos.

¿Qué opina del mensaje oficialista que sugiere una relación partidaria   entre el gobierno central y los gobiernos subnacionales para avanzar en obras? El propio presidente Luis Arce alimenta esta idea.

Yo creo que Lucho Arce, al estar siendo duro completamente (…) ha querido entrar en el  mismo papel que hacía Evo Morales: chantajear a la gente para que sus candidatos que no eran aceptados sean aceptados a la fuerza, o sea, condicionando (a los electores) diciendo que si no votan por el MAS no habrá estas obras, no habrá esto o lo otro. Y eso es, creo, un juego grotesco que no le hace bien al mismo MAS, porque la gente se ha dado cuenta de que este tipo de chantajes ya no van. Ahí vemos lo que pasa en El Alto (refiriéndose al despegue de Eva Copa tras su alejamiento de este partido).

Uno de los  candidatos ofrece continuidad, otro saca a flote su experiencia como municipalista y un tercero se apoya en lo que hizo con el teleférico. ¿Qué es lo que usted destacaría de su candidatura frente a los otros perfiles en carrera?

No voy a entrar en guerra sucia.  Primero, tengo 42 años, entiendo que estoy entre los más jóvenes de los candidatos, sino el más joven. Segundo, estamos con un afán de renovar la política, ya hubo 20 años de un gobierno municipal, con errores y virtudes que seguramente los iremos viendo cuando estemos en la Alcaldía. Tercero, que estamos con todo para innovar y volver a La Paz una ciudad maravilla.

¿Cómo?

El puntal  del proyecto son los tres hospitales de cuarto nivel. Por más que no sea un asunto de dominio de los municipios, somos una ciudad de un millón de habitantes y no puede ser que no tengamos hospitales de esa envergadura. También el tema de los distribuidores. Vemos cómo es un caos el centro de La Paz, la zona sur. Hemos hecho una pequeña investigación y los minibuses bajan  de El Alto llenos a las ocho de la mañana, entran a La Paz, tramean todo el día y a las ocho o nueve de la noche suben otra vez llenos y pagan sus impuestos en esa ciudad. Lo que nosotros vamos a hacer es construir distribuidores en cada uno de los lugares de ingreso a El Alto para que todo el transporte público llegue a este lugar y en el mismo lugar se de la vuelta y vuelva a trabajar en su municipio. Con eso descongestionamos y les pedimos a los choferes que den mejor atención  en La Paz. También estamos con el tema de ya no dar mochilas (a los estudiantes), sino uniformes escolares y el tema del zoológico (cerrarlo), que ha causado algunos reclamos, pero es una decisión de tener el parque de diversiones más grande de Sudamérica. O sea, queremos innovar, hacer una ciudad maravilla, innovar la política, renovarla. Si miras a los otros candidatos, son gente que ya ha tenido la oportunidad de hacerlo y no lo ha hecho.

Es habitual que como parte de su campaña los candidatos descalifiquen la gestión que concluye. ¿Qué piensa usted?

Lo que está bien hay que mejorarlo y hay que mantenerlo, lo que está regular hay que mejorarlo aún más, y lo que está mal hay que anularlo y denunciarlo. Eso es lo que vamos a hacer.

Lo que sí vamos a cambiar es que el 70% de las fuentes de trabajo en la Alcaldía sean asignadas por méritos, sean o no sean de mi partido, hayan votado o no  por mí. Eso, para cortar la corrupción y que la gente reciba la atención que merece.

 ¿Cómo ve su proyección política?  ¿En el espacio municipal, o piensa volver al nacional?

 Mi sueño, si en algún momento se da, es ser presidente de los bolivianos. Tengo unas fotos de hace 22 años en la Cámara de Diputados y pensaba que si lo puedes soñar lo puedes hacer. Yo decía ‘voy a ser diputado’ y lo fui. Y creo que no fui uno más del montón, por lo que me he ganado demandas y procesos,  de los    que he salido limpio.

 

HOJA DE  VIDA

  • Perfil  Amilcar Bladimir Barral Cabero nació el 25 de marzo de 1977. Estudió comunicación social y fue responsable departamental en La Paz de Alianza Social (AS). Fue elegido diputado por Unidad Nacional (UN) y es subgerente de la  empresa minera “Juan De Dios Barral SCS”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

1
8