Tata Quispe: «Yo llego a la clase media y a los indios, es mi fortaleza»

El líder indígena venció la Covid hace meses y ahora asegura que tiene más fuerzas que nunca para competir por la Gobernación. Quiere un parque tecnológico para La Paz y uno industrial en El Alto.
domingo, 7 de febrero de 2021 · 05:10

Daniela Romero L. / La Paz

 Cuando Rafael Quispe llegó al cuartel para cumplir con su servicio militar fue el mejor soldado, pero no lo ascendieron a cabo porque era un pasteador de ovejas y no había salido bachiller.  Esa decepción lo impulsó para salir de su ayllu   Sicuypata, en la provincia Pacajes, llegar a El Alto y terminar sus estudios en el Centro de Educación Media Acelerada (CEMA).

Salió bachiller y se puso a trabajar en lo que pudo. “He sido voceador, arreglaba zapatos, fui ayudante de mecánico, soy técnico en mecánica, he sido chofer, he hecho negocios...”, recuerda el Tata Quispe. Pero no quería quedarse ahí, así que entró a estudiar derecho  en varias universidades de forma intermitente hasta que se quedó en la Univalle.

  Sin embargo, no terminó la carrera porque vio que  tenía fundamentos diferentes a los de su  cultura. Regresó a su pueblo, pues le tocaba tener el primer cargo en su comunidad. Luego lo nombraron mallku de su marka, después mallku del suyu. Transcurrieron 10 años hasta que en 2010 fue parte del  Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq).

 Un año después emprendió, junto a su esposa y sus dos hijos, la marcha por el Tipnis,  así comenzó a ser conocido públicamente, ingresó a la política y el resto es historia.

Un maple de huevos para Álvaro García Linera, para que le den más “más coraje”; un diccionario “básico” de traducción del  aymara para que Evo Morales aprenda a hablar el idioma; una botella de whisky para la exjueza Patricia Pacajes para que se inyecte “el suero de la verdad”. Las ocurrencias del entonces diputado Quispe pusieron en jaque a algunas autoridades políticas y judiciales.

Hoy el presidente de la alianza Somos Pueblo y candidato a gobernador de La Paz no sólo viaja por los pueblos en pleno rebrote de la pandemia, sino que continúa con la publicación de videos en Tik Tok y es todo un éxito. Rafael Quispe, más conocido como Tata, en señal de respeto, dice que no le gusta fingir quien no es. “Soy natural, se  salen mis ocurrencias, pero siempre digo la verdad y eso parece que a la gente le gusta. Quiero devolverle a La Paz el primer lugar que ha tenido siempre”.

¿Cómo marcha su campaña, en pleno rebrote del virus?

En la zona Sur respetan mucho el protocolo de bioseguridad, hay mucho cuidado. En El Alto, un poco se reduce y en el área  rural es un porcentaje mínimo que cumple el protocolo, la protección. Pero saben de la enfermedad y se cuidan, lo han vuelto un tema rutinario, tomar mates, eucalipto, manzanilla, jengibre y otros medicamentos que hay retornando a la cultura.

Esta semana está programado ir al occidente, Macha , Achacachi y Patacamaya, es bien diverso, tengo que hablar en castellano en la ciudad y aymara en el campo, entonces como yo hablo dos idiomas no tengo dificultades para expresarme. 

En La Asunta (Yungas) hubo la inauguración de la casa de campaña con orquesta, sin mucha protección y tengo que participar, no puedo decir ‘no me toques, no me abraces’.

El candidato  cuando cumplía el servicio militar.
Foto:Somos Pueblo

¿Cómo hace para cuidarse y cuidar a la gente en  concentraciones?

Yo confío en Dios, tomo mates y uso protección. Dios sabe a qué hemos venido a la tierra, y sabe cuándo nos vamos a ir. Hay mucha gente que conozco que se han cuidado, pero se fueron. Hay gente que no se cuida, se enferman y se recuperan.

Yo tenía Covid, estaba internado, estaba 20 días de rodillas ante Dios. Pareciera que no todos los médicos y enfermeros te tratan bien, hay algunos que te tratan como si tuvieras lepra. Dios sabe el momento que nos va a recoger. Un claro ejemplo de Felipe Quispe, en las entrevistas que le hicieron dijo que el Covid era diseñado para los k’aras y no para los indios. Se lleva a pobres ricos, k’aras e indios.

¿Ha sentido algún momento en que su vida corría peligro?

Sí, porque estás aislado, no te visita la familia, no puedes ver a tu familia y yo sentí que ahí terminaba mi vida. Tenía tele y celular, me enteré que le habían dado libertad a la señora Nemesia Achacollo, eso me motivó. A mí no me dieron alta, yo pedí alta.

Ya no podía estar ahí, ahí te dan comida de hospital, claro, yo estoy acostumbrado a comer chuño, papa, carne de cordero y entonces  salí y  eso me dio ánimo para vivir. Cuando me preguntaron qué recomiendo, les digo creer en Dios y subir la autoestima.

 ¿Pero en esta coyuntura política y en campaña, no cree que es irresponsable?

Arriesgo mi vida y la de los demás. En La Asunta, la gente ve que hay 14 partidos, el que concentra más gente tiene el voto. Así se guían,  hay que concentrar más gente, estamos obligados a concentrar más gente  en pleno rebrote, qué podemos hacer. Estamos obligados a ser candidatos, es como si fueras jugador de fútbol y la cancha está con barro y tenemos un árbitro bombero, igual tengo que jugar, embarrándome, poniendo en riesgo mi vida, pero entro a jugar con todo, poniendo en riesgo mi vida, y eso es lo que estoy haciendo.

Parece que eso está dando resultados porque en la encuesta de Ciesmori usted ocupa el tercer lugar.  

Sigo creyendo en Dios. Yo he tenido varias reuniones con Evo, Felipe, Roberto de la Cruz y otros dirigentes. El menos intelectual era  Morales y el hombre intelectual era  Quispe, pero los astros se alinearon para que Evo sea presidente. Dios a través del voto va a decidir quién será el gobernador. A mi modo de entender, no era una encuesta seria, porque  hemos hecho grupos focales y la clase media  en La Paz siempre ha votado en contra del MAS. En este estudio decía que la gente nunca votaría por alguien como Felipe Quispe y menos del MAS, ¿entonces cómo saca el 25%?. 

Quispe con su barbijo, después de haber superado el virus.
Foto:  Somos Pueblo

¿Pero y  el área rural?

El área rural evidentemente se identifica, pero no encaja la encuesta. El 35% de los votantes está en la ciudad de La Paz, otro 35% en El Alto y 30% en el área rural, por eso no le alcanzaba a Quispe. Dos cosas son importantes: Dios  sabe quién será y  que yo tengo que jugar en la cancha, sé que es una guerra entre David y Goliat, yo soy David con qhorawa para sacar la corrupción, Goliat es  Franklin Flores. No se trata de plata, somos un partido yesca, se trata de entrar a la cancha y ganar.

¿Con ese su objetivo, no ha pensado en hacer alianzas?

Voy a volver a hablar, pero he hablado personalmente con Mesa, con Samuel, con Luis Revilla,  con la clase política y les dije que hagamos una sola fórmula porque hay que dar contrapeso a la elección nacional. Yo estoy dispuesto a darles representación en la asamblea, a ceder, todos estuvieron de acuerdo. No he recibido una respuesta ni positiva ni negativa, solamente que ya aparecieron sus candidatos. Voy a volver a hablar con ellos, porque sus candidatos no tienen opción. Ellos tienen que ser responsables ante la ciudadanía. 

¿Y si le piden que se baje de la candidatura para formar una sola alianza?

No me voy a bajar porque los otros no tienen posibilidades. Yo tengo la llegada de la clase media y de los indios, esa es mi fortaleza. Yo les dije que si había un candidato mejor que yo, yo les apoyo, pero no hay. 

Otra cosa que llama la atención son los indecisos que suman el 20%. ¿Qué va a hacer para conquistarlos?

Es un voto oculto de la clase media, en su mayoría. Por eso estamos difundiendo las propuestas en las redes y eso va a aparecer hasta casi el final. Ese voto es de la clase media que no va a elegir a un candidato del MAS o afín al MAS. 

¿La muerte de El Mallku lo ha beneficiado o lo ha perjudicado en esta contienda política?

Va a beneficiar al segundo, a Franklin Flores, y al tercero, que es Rafael Quispe. La gente del MAS que iba a votar por el Mallku va a volver al MAS y la gente que iba a votar por Mallku porque era contrario al MAS, va a volver a Rafael porque es opositor al MAS.

 ¿En el caso de que el hijo de El Mallku le ofreciera hacer una alianza, qué le diría? 

No. Es un hermano aymara, Felipe era indígena y aymara, pero hay cosas que nos diferencian. Yo creo en la prosperidad, en la democracia, en la unidad. Felipe creía en la confrontación, de que hay que eliminar al k’ara, eso dijo, no creía en la democracia porque ha sido terrorista, y además creía en el Kollasuyu, no cree en Bolivia. Yo no haría alianzas a ese nivel, haría alianza con la gente que cree en la democracia, que busca la prosperidad, los otros son radicales.

Ahora es el líder indígena más visible en este momento . ¿Cuál es su misión inmediata?

Quiero que exista, respetando las culturas, una sola sociedad. Que tanto el k’ara y el indio se reconozcan como iguales, basta de confrontación, basta de recordar los 500 años. Igual que Felipe Quispe, no quiero que mi hija sea empleada de un k’ara, pero de un indio tampoco. Debe existir perdón entre nosotros. Este no es un invento mío, ya pasó en Sudáfrica con Mandela. Mientras vivamos confrontados va a ser una Bolivia de segunda, subdesarrollada y por eso mi primer pilar es vivir entre iguales, es lo primero.

 Por eso mi primera asambleísta es k’ara, de clase media alta, intelectual; pero también tengo gente del campo, esa es la señal que tienes que mostrar. Hay partidos de la derecha que son blancos  y en el MAS puro indios. No pues, esa no es la sociedad de diversidad que queremos. La sociedad está compuesta por todos.

¿Qué hará para lograr eso?

Ese es mi primer mensaje, en mis redes sociales tengo más seguidores mujeres y de clase media. Si ven mis fotos, me van a ver con mujeres de clase  media y del campo. Trabajar en un proyecto político ideológico, a nivel nacional. La derecha tiene el 30%, se ha venido repitiendo vaya quien vaya como candidato, del otro lado están los indianistas, kataristas, etc. Este 40%, de acuerdo al interés momentáneo se inclina para uno u otro lado, estamos trabajando en este 40%. No puede existir en Bolivia la confrontación.

¿Cuáles son sus propuestas de gobierno inmediatas? 

Está basado en no ser estatista, porque de lo contrario de dónde vamos a sacar plata. Vamos a sacar de inversiones públicas privadas. No creo en el antiimperialismo, yo soy de la globalización, capitales externos, inversión y usar la inteligencia. El joven necesita una oportunidad. 

Los ejes temáticos son distintos, en La Paz queremos hacer un parque tecnológico, terminar la carretera entre Río Abajo y Cochabamba; hacia Chuquiaguillo vamos a conseguir una terminal moderna hacia el norte, ahorita son casetas. Y cuando vamos a los Yungas, hablamos que vamos a construir la carretera, ensanchar y llegar al asfalto si vamos a Caranavi, Guanay, Mapiri y Apolo. 

¿ Este sería un primer paso para devolverle a La Paz el primer lugar en desarrollo económico?

Es un primer paso porque tener desarrollo es elevar el PIB. La gente se va a buscar trabajo a Santa Cruz, porque le dan las condiciones. Tenemos que dar condiciones para que se invierta en pequeña, mediana y grandes empresas, el parque tecnológico en La Paz, parque industrial en El Alto y darles las condiciones. Me da pena saber que son muchos años en que la UPEA  no tenga carreras acreditadas.

 La salud es algo que ahora se ha vuelto una necesidad extrema. ¿Qué hará al respecto?

La Paz ni siquiera es tercero, somos sextos detrás de Tarija. No hay un hospital de segundo y tercer nivel. Vamos a construir hospitales, cueste lo que nos cueste. Ahí hay una agenda que le vamos a proponer antes de las elecciones al Presidente porque hay proyectos concurrentes, en salud y seguridad ciudadana.

 El MAS le debe mucho al departamento de La Paz, especialmente a El Alto y al área rural que han votado 70% y 80%, pero no han recibido nada. Hace 15 años La Paz era primero en desarrollo económico, había más de 2.000 empresas en El Alto, el MAS se peleó con EEUU por el ATPDA y las empresas se fueron y quién queda perjudico es el departamento.

¿Cree que tiene experiencia para ser la primera autoridad?

Tenemos capacidad de trabajar, he sido diputado cinco años haciendo fiscalización, el único diputado que ha metido a más de 20 personas a la cárcel, cuando se habla de corrupción, ustedes saben: “Fondo Indígena”. El denunciante: Rafael Quispe.

 Dicen que fue parte de un gobierno de facto.

 Hemos  estado un año acompañando a la expresidenta. Hasta  ahora nunca me han dicho que me he robado 10 centavos, he sido director del Fondo Indígena. Ahora como guerra sucia saldrán varias denuncias, pero no van a tener fundamento. Me pueden decir de todo, pero menos corrupto.

¿Qué opina de la gestión de Félix Patzi?

Lo resume en una frase célebre  que ha tenido: cuando había inundaciones, le preguntaron por qué no va a esas poblaciones.  “¿Acaso soy tractorista?”, respondió. Yo voy a estar en el lugar, de tractorista, de palero, si hay que ayudar en lugares como centros médicos, no importa, camillero voy a ser. Hay que hacerlo porque eres autoridad de todos. Trabajar con los municipios y con el Gobierno central. 

Otra cosa preocupante es que no tenemos estatuto autonómico, 12 años y no tenemos carta orgánica.  Ese es como un certificado de nacimiento que te da  competencias, incluido el pacto fiscal, generar propios recursos, normas y relación con empresas privadas.  La descentralización  es bien importante, pero no voy a esperar que se apruebe el estatuto, ya hay una jurisprudencia.

Cuando el señor  Patzi se autodenomina como originario, tercer sistema es el sistema del ayllu y yo me pregunto si hay reelección en el originario. No existe, es un principio elemental, no está cumpliendo ese principio. Por eso si gano la Gobernación, estoy cinco años y no me voy a volver a postular aunque tuviera  90% de aceptación porque va contra mis principios.

El Tata Quispe sonríe y hasta se sonroja de los miles de seguidores que tiene en Tik Tok, en Facebook y otras redes. Se ríe cuando recuerda algunos videos, dice que su carisma es natural. 

Pero una cosa es tener miles de seguidores y otra cosa son los electores, ¿cree que tendrá el mismo éxito en las elecciones?

  No haré campaña desde mi sofá ni esperaré que la banda me llegue por delivery. Yo estaré en las calles, estaré con la gente y abrazaré a mis hermanos.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

44
22

Otras Noticias