Uchimura ¡Larga vida al rey!

El mejor gimnasta del mundo revalidó su oro olímpico en el concurso general.
fil
jueves, 11 de agosto de 2016 · 00:00
AFP  / Río

 Las leyendas de los grandes emperadores se construyen en épicas batallas y Kohei Uchimira ya tiene la suya. El mejor gimnasta del mundo revalidó su oro olímpico del all around en un duelo apasionante que se resolvió en el último segundo, impulsando su estrella hasta el infinito. 

A la altura del héroe también estuvo su rival, el ucraniano Oleg Verniaiev, al que apenas una décima le impidió destronar al rey dándole la plata como consuelo, mientras el bronce quedaba en manos del británico Max Whitlock. Seis veces campeón del mundo en el all-around', Uchimura, de 27 años, sumó en Río su séptima medalla olímpica -la tercera de oro- dos días después de haber vencido a la obsesión cumpliendo el sueño de toda una vida: conducir a la cima al equipo japonés tras ocho años de doloroso segundo plano. 

En la tarde memorable del lunes, ‘King Kohei’ retomó el control de sus nervios de acero y borró las imprecisiones de una jornada clasificatoria donde se le vio más inquieto que de costumbre. El sábado sólo compitió como un gimnasta excelente, un desliz prohibido para el monarca de la perfección. Con el oro que más deseaba ya al cuello, las puertas del doblete en el concurso general se abrían de par en par para este niño que creció soñando con la excelencia, mientras jugaba entre los aparatos del gimnasio de sus padres. Pero el determinado Verniaiev no había venido a Río para adorarle. 

Cuerpo a cuerpo 

Primero en la clasificación del sábado, el campeón europeo le mantuvo el pulso al todopoderoso Uchimura hasta el final, permitiéndose incluso el lujo de liderar las últimas rotaciones. Los sólidos cimientos del reino de ‘King Kohei’ parecían tambalearse, aunque todavía no ha llegado quien los derrumbe. 

Y un épico duelo cuerpo a cuerpo como éste sólo podía acabar de forma dramática, con los dos protagonistas solos en la pista. La suerte quiso que ambos fueran los encargados de cerrar la competición en la barra fija, uno detrás del otro.

 Antes de colgarse por la gloria, el joven Verniaiev, de 22 años, lideraba la clasificación con 9 décimas de ventaja, después de un impecable ejercicio en las barras paralelas, su aparato predilecto y del que fue campeón mundial en 2014 y subcampeón el año pasado.

 

 
 

Más de

Comentarios

Otras Noticias