Hasta pronto al embajador de México

domingo, 16 de junio de 2019 · 00:00

Gastronomía, música, cultura, acompañaron los cuatro años de misión diplomática de Héctor Valezzi, quien asegura que Bolivia dejó una huella importante en su vida, ya sea por la calidad de las amistades cultivadas, las maravillosas experiencias en lugares como es Salar de Uyuni, el Lago Titicaca; las memorias de navegar por el río Beni, disfrutar de los viñedos tarijeños, perderse en la inmensa Chiquitanía y sobre todo la satisfacción de haber tenido una fructífera relación bilateral que se tradujo en importantes avances.

Héctor fue muy apreciado por el entorno diplomático, sus colegas lo consideran un gran profesional, así como una persona con
la que se puede entablar todo tipo de amenas y polémicas conversaciones. En reconocimiento a su labor, el Estado Plurinacional
lo condecoró con la Gran Cruz de la Orden Libertador Simón Bolívar, por su aporte a las relaciones diplomáticas entre Bolivia y
México, las mismas que se plasmaron en una intensa agenda que incluyó numerosos encuentros entre vicecancilleres, así como
la visita del Canciller Diego Pary, quien fue el Primer Ministro de Relaciones Exteriores en ser recibido por el nuevo Gobierno mexicano en enero pasado.

En sus palabras de despedida el Embajador Valezzi citó un dicho mexicano: “no hay deuda que no se pague, ni plazo que no
se cumpla”, al hacer referencia al triste momento de partir, cerrando un capítulo de su vida honrado por estos años de servicio y
profundamente agradecido con Bolivia y su gente.

6
1

Otras Noticias