El edificio más antiguo de La Paz tiene 82 años

Atelier fue construido en 1931 por los hermanos Iturralde y su estilo racionalista y de vanguardia modificó el paisajeurbano de la ciudad.
sábado, 19 de octubre de 2013 · 19:39

 Daniel Hinojosa  / La Paz
Retrocederemos 82 años, específicamente  a la década de los años 30, para situarnos en la avenida Villazón y calle General Bernardo Trigo, donde se encuentra el edificio de departamentos Atelier, considerado el más antiguo de la ciudad de La Paz.
El complejo  fue diseñado y construido en 1931 por los hermanos Luis y Alberto Iturralde, inspirados e influenciados por la arquitectura moderna racionalista francesa.
"El edificio Atelier es considerado el primer edifico moderno de la ciudad de La Paz”, asegura Orlando Ogalde Arriazola, técnico de la Dirección de Patrimonio Cultural y Natural del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz.
En 1931, los hermanos Iturralde iniciaron las obras de construcción en un momento particularmente complejo debido a dos problemas importantes: la carencia de los materiales de construcción que serían empleados en la obra y la poca experiencia de la mano de obra con la que contaba la ciudad.
La construcción fue interrumpida por un periodo de cuatro años debido a la Guerra del Chaco, pero finalmente en  1935 los arquitectos lograron terminar la obra.
En la década de 1930 la arquitectura racionalista se encontraba en un momento de crecimiento acelerado en Europa; lo racionalista logró emerger a raíz de las importantes transformaciones que surgieron debido a la revolución industrial que influenció la arquitectura racionalista con nuevas técnicas.
La construcción se llevó a cabo en un terreno ubicado en el centro de la ciudad, propiedad de la familia Iturralde, de aproximadamente 3.700 m2, de los cuales sólo se destinaron alrededor de 500 m2 para la construcción.
El edificio tiene seis pisos. El subsuelo era utilizado como depósito, en el primer piso había tiendas y en las demás plantas dos departamentos de dimensiones amplias en cada uno.
"Para esa obra utilicé todo el material que podría servirme. Como todavía no se empleaba el hormigón armado, adquirí de la Bolivian Power una cierta cantidad de rieles que dicha compañía iba retirando de las calles por haberse determinado la eliminación paulatina de los tranvías”, relata Luis Iturralde Levy, en el libro Medio siglo de la obra arquitectónica, publicado en 1991.
La estructura del edificio está compuesta por paredes de adobe y piedra, bigas a base de rieles de tren, losas y columnas, y su diseño pertenece al estilo cubista, integra balcones con barandas náuticas, escaleras en forma de U, ventanales amplios,  buscando la horizontalidad en toda la estructura.
Hoy resalta en la construcción una fachada deteriorada con dos tipos de colores,  anaranjado y  amarillo, y destacan también unos balcones flotantes con barandas náuticas.
En el interior diseñaron una escalera en forma de U y los departamentos tienen amplios ventanales que fueron construidos con el propósito de aprovechar el panorama del centro de la ciudad.
"La construcción innovó tanto en la arquitectura como en la forma de vida. Es probable que también haya estado proyectada para extranjeros que tenían otros hábitos y diferentes costumbres”, opina Janet Barriga, analista de patrimonio de la Alcaldía.
El edificio sólo sufrió modificaciones en su interior. En cambio, en el exterior prácticamente se encuentra intacto.
Durante unos años funcionó en el lugar el hostal Claudia,  motivo por el cual adicionaron baños que perjudicaron su integridad, afectando la estructura con problemas de humedad.
La construcción es considerada patrimonio cultural de la ciudad de La Paz, por sus características. Se destaca por la calidad de su diseño y por lo vanguardista de este diseño para la época.
Hoy, el edificio pertenece al Servicio Nacional del Sistema de Reparto (Senasir)  y, pese a estar deshabitado, un guardia custodia las instalaciones las 24 horas.
Por deudas adquiridas, el edificio fue expropiado y los propietarios actuales pretenden construir una plataforma de atención al cliente dirigida a los adultos mayores.
"Estamos esperando los informes de la Unidad de Patrimonio de la Alcaldía. Nosotros estamos convocando a un ingeniero estructural para manejar el tema con mucha responsabilidad y respetar el patrimonio”, explica Juan Mercado,  director del Senasir
Los arquitectos Iturralde fueron reconocidos por la gran cantidad de edificios que construyeron en la ciudad, unos 20, aproximadamente, entre los que destacan el Alameda, Banco del Estado, Brasilia, Gloria, Hermes, Libertad, Mirador y la Torre de las Américas.
 El Atelier se transformó en una construcción muy importante dentro de la arquitectura nacional, logrando inaugurar la era arquitectónica racionalista, de vanguardia para el país.

Punto de vista
José Luis Costa
 Arquitecto
Un edificio vanguardista
El edificio Atelier es considerado el racionalismo moderno más antiguo que tenemos. No solamente es importante porque es el más antiguo, sino porque es un edificio que se construyó en el momento de auge de la arquitectura moderna en Europa, convirtiéndolo en una construcción pionera.
Los hermanos Iturralde trajeron de Francia la arquitectura moderna racionalista a un país que todavía no tenía las condiciones para hacer arquitectura moderna. La arquitectura francesa, de la cual tiene mucha influencia este edificio, se caracterizó por el uso del hormigón armado, cubiertas planas, las ventanas corridas, las columnas aisladas, el techo plano tiene que ver con ese sistema constructivo.
Los hermanos Iturralde manejan una serie de gestos para tener un racionalismo criollo y proporcionar un lenguaje moderno, en un país en el cual las condiciones no se daban. Por ejemplo, la columna suelta que se encuentra en la parte superior del edificio es un gesto moderno. 
El edificio se encuentra en mal estado porque la Alcaldía, dentro de su calificación de monumentos arquitectónicos o patrimonio construido, se sujeta más a temas de antigüedad que de calidad y propuestas arquitectónicas.
Es una pena porque los edificios racionalistas van desapareciendo y es como quitarle pedazos a la historia de la ciudad. Este racionalismo moderno aquí todavía no lo hemos valorado.
A los arquitectos que vinieron de otros contextos les llamó la atención lo masivo de la arquitectura racionalista en la ciudad.

 

 


   

67
1

Comentarios