379 internas comparten 4 baños

La insalubridad genera infecciones urinarias severas

Exigen mayor atención para el acceso a servicios básicos dentro de las cárceles.
domingo, 20 de octubre de 2013 · 21:14
El derecho a la salud tiene sus restricciones en los centros penitenciarios para mujeres de Miraflores y Obrajes. Por ejemplo,  no existen servicios especializados en ginecología y las revisiones no son privadas. Además, la insalubridad de los baños genera constantes infecciones urinarias en las internas.
"Siempre nos enfermamos de infecciones y muchas de las compañeras no tienen dinero para comprar medicamentos, así que deben aguantar el dolor y continuar sus vidas con ese malestar”, cuenta Virginia (nombre ficticio), delegada del centro de Obrajes.
Es así que en ese último penal  son cuatro baños que 379  reclusas junto con sus hijos deben compartir a diario a partir de las 18:00. Dos de los cuatro llevan letreros que establecen que sólo deben ser utilizados como urinarios.
Son 2.000 mujeres en Bolivia que actualmente están privadas de libertad. Un 90% de ellas se encuentra entre los 22 y 59 años.
De acuerdo con  la delegada adjunta de Programas y Actuaciones Especiales de la Defensoría del Pueblo, Griselda Sillerico, los padecimientos más recurrentes en esta población son la gastritis, dolores reumáticos y las infecciones urinarias.  
Casi la veintena de mujeres que hablaron con Página Siete soltaron en llanto al narrar la situación sentimental por la que atraviesan  y sus   restricciones  al  acceso a la salud y servicios básicos . "Somos mujeres que también merecemos las mismas condiciones que los varones privados de libertad y necesitamos el mismo afecto”.
Las delegadas de ambos centros aseguraron que es menester que, siendo mujeres, las autoridades penitenciarias otorguen condiciones que amparen sus derechos como seres humanos y den prioridad a  la atención médica urgente en las áreas  de ginecología y neurología,  además de destinar una infraestructura adecuada para ellas.

Valorar noticia

Comentarios