Juan Tapia, contra la adversidad

Perdió la vista y la movilidad en las piernas, pero enfrentó con valentía los grandes obstáculos que le presentó la vida. Es periodista, abogado y también se dedicó a la música.
jueves, 3 de octubre de 2013 · 21:21
Daniel  Hinojosa / La Paz
Juan Tapia Machicado, de 41 años, sufre una discapacidad múltiple que lo dejó en silla de ruedas y además padece el síndrome de Stickler, una enfermedad genética progresiva caracterizada por afectar el tejido conectivo (colágeno del cuerpo) con manifestaciones principalmente de tipo auditivo, cardiológico y reumatológico.
Los síntomas y la gravedad del síndrome de Stickler afectan de manera diferente a  cada paciente y se estima que su incidencia aproximada es de un caso por cada 100 mil nacidos.
Sin embargo, estos obstáculos que la vida le plantó no frenaron el extraordinario ímpetu de seguir con sus actividades y alcanzar sus sueños.
Pese a la adversidad, este hombre se  trazó un horizonte lleno de nuevas metas relacionadas con el mundo de la comunicación social, en especial en el área de periodismo radiofónico.
"Todos tenemos problemas, pero lo más bonito es que podemos encontrar una solución con optimismo, voluntad, ganas y mucha alegría”. Esa visión de la vida ha impulsado a Juan a superarse a sí mismo cada día.
Lleno de ilusiones que contenían grandes planes para convertirse en una persona exitosa, en 1979 cursó la primaria en los colegios Instituto Americano y Saint Peter. Luego de haber cursado la primaria con excelentes calificaciones, ingresó en 1987 al colegio Don Bosco, de donde se graduó como bachiller con el grado de técnico en comunicación.
En ese entonces  comenzó a escribir poemas y artículos de diferentes temáticas, pues su pasión inagotable por la lectura y la escritura lo llevó a descubrir el mundo de la comunicación social, donde mostró un interés especial en las áreas del periodismo escrito y radiofónico.  Su actividad laboral comenzó cuando sólo tenía 20 años.
Combinando los estudios y el trabajo, en 1992  fue aceptado en el periódico El Paceño, donde realizó tareas de diagramación y reportería, cubriendo fuentes como el Parlamento y el Palacio de Gobierno. En esa función pudo conocer a personalidades  como el exvicepresidente de la República Víctor Hugo Cárdenas. Permaneció en el periódico por  dos años.
En 1993 ingresó a la radio Salesiana para cumplir funciones de operador y recepcionista de llamadas. Su cumplimiento y esfuerzo en el trabajo, así como su conocimiento hicieron que el director de ese medio le proponga producir dos programas musicales.
Durante su permanencia de casi 10 años en la radio fue también locutor comercial y comentarista de un programa deportivo. Mario Espinoza Fortún, expresidente del Círculo de Periodistas Deportivos, lo invitó a participar en cursos sobre periodismo deportivo.
"Esos cursos fueron de gran experiencia. Ahí estaban presentes Quique Rivera, Lalo Luján y el Turco Berdeja, los más destacados en esos cursos de periodismo deportivo”, recuerda Juan.
Pero su avidez por el conocimiento no se quedó en la comunicación y el periodismo e ingresó a la Universidad Mayor de San Andrés para estudiar derecho.
El duro golpe
Pero en 2001 su vida daría un viraje radical. Juan sufrió una caída en las gradas de la Facultad de Derecho mientras cursaba el último año de dicha carrera. Como consecuencia se presentó una compresión medular que sería el detonante para que pierda la vista y el movimiento en las piernas.
Debido a las múltiples actividades que realizaba, tanto en el ámbito laboral  como en sus cursos de capacitación, sólo asistió al médico en un par de oportunidades. "Fue un gran error no haberme hecho controles médicos, se me empezaron a adormecer las piernas. Sentía mucho frío”, relata el radialista.
El adormecimiento de las piernas fue empeorando con el tiempo, hasta que tuvo que someterse a una intervención quirúrgica de emergencia. Durante la cirugía sufrió dos paros cardiacos y pese al auxilio inmediato de una terapia intensiva quedó inmovilizado por tres años.
Para realizar sus actividades diarias, se trasladaba de un lugar a otro con la ayuda de un par de muletas. Para tratar la inmovilidad y el dolor medular le recetaron corticoides, pero el medicamento afectó fatalmente su vista, lo que le ocasionó graves cataratas. En 2003 la compresión medular lo dejó definitivamente en silla de ruedas.
Las cirugías no tuvieron buenos resultados, lo que obligó a los médicos a realizar una investigación más detallada de las causas.
Esos estudios revelaron que Juan padecía del síndrome de Stickler que, en realidad, era la verdadera razón para el empeoramiento de su situación.
"Mi médico me dijo que las cirugías no me servirían de nada.  Me pueden estabilizar un tiempo, pero después  mi situación será peor”, relata Juan.
El periodismo y el derecho no fueron su única pasión. En 1990, durante su adolescencia, la pasión por la música lo llevó a formar  junto a un grupo de amigos la banda Sacramento. Con ellos obtuvo el primer lugar de manera consecutiva en dos festivales intercolegiales, el primero organizado por el colegio Don Bosco y el segundo por el colegio San Calixto.
Se presentaron  en varios lugares y eventos de la ciudad de La Paz, ganando seguidores y reconocimiento del público.  
Estuvieron ausentes de los escenarios por cuatro años, pero en su retorno consiguieron premios como el primer lugar en el Festival Universitario de la Canción;  el primer lugar en la categoría mejor grupo,  grupo revelación y composición en el festival La Obra de la Canción Boliviana. Ese concurso  fue realizado en Cochabamba.
"Fue una inmensa alegría”, recuerda Juan, con una gran sonrisa marcada en su rostro. "Recibimos invitaciones para tocar en distintos escenarios, pero finalmente decidimos dedicar nuestra atención a ejercer las carreras profesionales”.
Pese al éxito profesional frente la adversidad, para Juan la felicidad gira en torno a sus hijos, Johanna Mariel y Juan Diego, que tuvo con su esposa Claudia Cutipa Camacho.
Sin obstáculos
En su vida cotidiana, Juan es una persona que transmite cualidades excepcionales: valentía, energía, conocimiento, experiencia, felicidad y esperanzas que le permiten encarar la vida quizá con mayor energía que la media de su edad.
"No hay obstáculo más grande que el que uno mismo se lo pone en su cabeza. Con mucha voluntad podemos lograr lo que sea”, sostiene.  
Hoy se transporta en una silla de ruedas para conducir los programas que tiene en las radios Pachamama,  Batallón Colorados y Frecuencia Militar Latina, y trabaja preparando su propio programa de radio enfocado en discapacidad para transmitir un mensaje positivo a todas aquellas personas que sufren algún tipo de condición física adversa.
"Mi médico me dijo que las cirugías no me servirían de nada.  Me podían estabilizar por un tiempo”.  

Juan Tapia

"Todos tenemos problemas, pero  podemos encontrar una solución con optimismo, voluntad, ganas y mucha alegría”.
Juan Tapia

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

62
1

Comentarios