Pito Llamita, una dulce tradición de los niños paceños

Este producto de quinua y otros cereales, combinados con azúcar impalpable y chocolate, se consume hace medio siglo.
sábado, 05 de octubre de 2013 · 19:01

Daniel Hinojosa  / La Paz
En la década de 1960, en las tiendas de barrio y colegios paceños se vendía un  dulce producto presentado en polvo  que hoy se ha convertido en una tradición paceña. Sus principales consumidores, niños, niñas y adolescentes, consumían el pito con chocolate Llamita que, además, era un instrumento de "ataque” y diversión en los juegos infantiles.
Este producto de cereales andinos se considera un alimento esencial debido a su importante nivel nutritivo. Se elabora a partir del grano deshidratado a través de un proceso de cocción y molienda con piedra granito. Todo el trabajo era manual.
El Pito Llamita es una de las maneras más naturales y deliciosas de consumir nuestros granos andinos, ya que no es sometido a una doble cocción, como es el caso de panificación y galletería. También tiene propiedades para regularizar la digestión por su alto contenido de fibra e incluso en cierta época se utilizó la mezcla de varios tipos de pito para corregir el estreñimiento.
"Se recuperó la tradición para tratar de industrializar este producto y en la década de 1960 esta golosina fue popularizada gracias al lanzamiento del denominado Pito con chocolate Llamita, producto que goza de popularidad hasta nuestros días”, afirma Jaime Gonzales, gerente de producción de Chocolates Cóndor, la fábrica que produce el famoso cereal.
Su creador, Francisco Gonzales Suárez -además fundador de la empresa Chocolates Cóndor- desarrolló la idea innovadora del Pito con chocolate Llamita pensando en un producto que combine lo nutritivo con lo atractivo, para poder llegar a la población en general por la accesibilidad con relación al precio y de agradable sabor.
El producto es presentado en una envoltura triangular y colorida en un contenido de 20 gramos y está elaborado a base de quinua, cebada, soya, arroz y trigo tostados, combinados con azúcar impalpable, chocolate en polvo, vitamina C y canela: el resultado, un éxito en los escolares y jóvenes.
Para elaborarlo se siguen cuatro etapas: la torrefacción,  proceso en el cual los principales ingredientes que componen el producto pasan por un proceso de tostado; la molienda, en la que cada componente pasa por un molino de martillos. La función de este proceso es pulverizar los ingredientes hasta obtener harinas de cada uno de ellos.
Luego viene  una fase intermedia, en la cual todos los ingredientes son mezclados en un recipiente adicionando el chocolate en polvo, la vitamina C y la canela  y, finalmente, el producto final es empacado en unidades de 20 gramos que son distribuidas a toda la ciudad.
Grupos de amigos se conformaban en los colegios, donde entre risas, chistes y soplidos no faltaban las  "atoradas” al jugar con el producto. El pito se vendía y consumía dentro y fuera de los colegios de la ciudad y hoy es parte de los recuerdos de aquella generación. 
Como parte de promociones, los consumidores podían ganar material escolar, radios y relojes. "El canje se lo producía en las sucursales de Chocolates Cóndor, tan sólo mostrando la envoltura que indicaba el premio correspondiente”, recuerda Juan Francisco Gonzales, gerente general de la empresa.
En 2010, la Alcaldía de la ciudad invitó a la empresa Chocolates Cóndor para que su producto "estrella” sea parte del desayuno escolar, lo que se consolidó por una gestión anual completa que revivió la experiencia de los niños de los 60,  70 y 80, hoy convertidos en padres de familia del siglo XXI. 
Chocolates Cóndor es una empresa vinculada a las más dulces tradiciones paceñas. Además del pito produce el "beso de negro”, los "cigarrillos de chocolate”,  los "huevos de pascua”  y los "platanitos”, entre otros productos elaborados como reza la tradición de antaño, con una dedicación artesanal que aúna el sabor del chocolate boliviano con lo más destacado de los cereales andinos.
El resultado es un producto de alta calidad que no descuida el poder de la seducción del más sensual de los alimentos,

 "Yo consumía Pito Llamita cuando estaba en el segundo año del colegio; es rico y agradable. Cuando uno lo comía entre amigos hacíamos gestos y luego uno se atoraba, provocando carcajadas”.
Hilarión Huanca Condorel chocolate en todas sus variedades.

"En los recreos comprábamos Pito Llamita, lo absorbíamos y al momento de querer hablar nos atorábamos. Era muy divertido”. Fernando Quiroga

Cuando estábamos en la escuela comprábamos Pito Llamita en la mañana, en la tarde y en la noche para disfrutar del sabor y jugar con los amigos”. 
Consumidor.ndo Quiroga.

 

 

 

Comentarios