Kathrin Barboza, la defensora de murciélagos que impacta a la ciencia

Gracias a sus investigaciones, la bióloga cochabambina es una de las 10 más destacadas científicas en Latinoamérica.
miércoles, 13 de noviembre de 2013 · 20:40
Alejandra Pau / La Paz
 Su mirada expectante dentro de una cueva, en algún lugar perdido de la Amazonia boliviana o en cualquier lugar del planeta, se concentra en los misteriosos y fascinantes murciélagos. El trabajo de la bióloga Kathrin Barboza la ha convertido en una de las 10 mujeres más influyentes del ámbito científico en Latinoamérica, de acuerdo con la cadena británica BBC.
Su trabajo siempre estuvo marcado por grandes sacrificios e incursiones a lugares inhóspitos donde la naturaleza es la soberana.
En 2006, durante una de esas cruzadas, esta bióloga cochabambina encontró  al murciélago nariz de espada (Lonchorhina aurita), junto a su colega Aideé Vargas, un   mamífero que se creía extinto en Bolivia desde la década de 1930.
Hija única, de 30 años y también  instructora de pilates, Barboza desarrolla  trabajos de campo que por lo general se llevan a cabo de noche. Ha realizado varias investigaciones, ganó  becas y ha dictado   talleres  en varios países de Latinoamérica durante la última década.
 Actualmente está preparando su  doctorado en ciencias biológicas en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, donde concluyó el primer año de investigación gracias a las becas Unesco-L’oreál. Barboza es la primera boliviana en obtener dicho beneficio.
Poco antes de terminar el colegio, una amiga que estudiaba biología le despertó el interés por esa carrera, la que cursó en la UMSS. Para el quinto semestre empezó a buscar el área en la que iba a especializarse.
 "Conocí a Luis Aguirre, quien había terminado recién el doctorado y dio una charla sobre murciélagos. Sin pensarlo terminé escuchando su charla y me encantó todo lo que aprendí. Y  a pesar de que nunca los había visto de mala manera, no sabía que seres tan pequeñitos eran tan importantes y diversos”, recuerda Barboza, actual investigadora del Programa para la Conservación de los Murciélagos de Bolivia y de la Red Latinoamericana para la Conservación de Murciélagos.
Sonidos ocultos
Barboza decidió dedicarse a la bioacústica de los murciélagos, es decir a estudiar los ultrasonidos que estos mamíferos emiten y que no son perceptibles para el ser humano. Ése es el tema de su actual doctorado, en el que estudia a los pequeños voladores en las urbes de Cochabamba y Madrid.
Con un equipo necesario para escucharlos, la bióloga levanta los ojos al cielo para capturar y grabar su lenguaje escondido. "Viendo la forma de la llamada, la frecuencia, duración e intervalo del pulso, es posible determinar la especie”, explica. El cambio en los sonidos determina si estos animales  están en busca de alimento  o comunicándose entre ellos.
En 2009 ganó la beca Young Explorer Grant de la National Geographic Society para trabajar en la sabana de Beni. Gracias a ello se obtuvo una de las primeras librerías acústicas de los murciélagos insectívoros en Bolivia, proyecto en el que otros investigadores   continúan trabajando.
Desde 2010, esta científica  ha dictado  cursos acerca de la bioacústica de murciélagos en  varios países.
Seres incomprendidos
Su murciélago favorito es el pescador (Noctilio leporinus), nombre que recibe por las garras adaptadas que lleva para atrapar a los peces. "Son hermosos”, comenta Barboza mientras explica que aún   se ignora la  real contribución de estos mamíferos al medio ambiente.      
En el mundo hay más de 1.200 especies de murciélagos que, al ser tan diversos, cumplen funciones muy importantes dentro de la  naturaleza.
La bióloga explica que los que se alimentan de frutas dispersan semillas de las plantas y ayudan en la regeneración de los bosques, los que consumen néctar ayudan en la polinización de las plantas, los insectívoros son controladores naturales de plagas, y los que  viven de sangre -sólo tres especies- contribuyen de manera importante en la medicina.
Ello porque su saliva tiene un anticoagulante que está siendo utilizado para crear medicamentos nuevos.
Al rescate de los murciélagos
Gracias al redescubrimiento del murciélago nariz de espada se creó  el Santuario Ecológico Municipal San Juan de Corralito, en el departamento de Santa Cruz.
En el lugar se ha construido un centro donde se explica la importancia de estos mamíferos para que los visitantes comprendan que es vital proteger esta  especie amenazada.
 Emocionada y aún sorprendida  por ser una de las mujeres más importantes para la ciencia en Latinoamérica,  Barboza manifiesta que su principal aporte radica en  desarrollar un plan de manejo y conservación de murciélagos en áreas urbanas que pueda ser aplicable y replicable en otros países.
Con ello también pretende cambiar la imagen que las personas tienen de los murciélagos en las urbes.

Con la atención puesta en el cielo abandonado por la luz del día, Barboza es el cable a tierra para entender   el lenguaje de los murciélagos, los seres nocturnos que transmiten sus secretos durante su vuelo.

 Mitos del  murciélago
Desconocido La destacada bióloga Kathrin Barboza explica algunas cosas que no se saben sobre los murciélagos.
Vampiros No todos los murciélagos son "chupa sangre”. De las más de mil especies que hay en el mundo, sólo tres se alimentan de sangre y, de éstas, una es la que causa el problema principal al alimentarse de sangre del ganado.
  Plagas Un solo murciélago insectívoro pequeño puede alimentarse de 600 mosquitos por hora. Entre ellos están los que pueden transmitir enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue.
  Epilepsia No está comprobado científicamente que la sangre de los murciélagos cure la epilepsia como se cree en algunos lugares. Los murciélagos pueden tener algunas enfermedades, por lo que llevar a cabo esta práctica no es  recomendable.
  No son ciegos Es importante aclarar que los murciélagos  no son ciegos.  Al volar en la noche necesitan un sistema adicional para ubicarse, y en el caso de los insectívoros, alimentarse. Ellos utilizan el sonido para ubicarse y  ese sistema se llama "ecolocación”, que consiste en emitir sonidos de alta frecuencia que rebotan en los obstáculos que los rodean para obtener información.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

2
3

Comentarios