Entre esos planes se encuentra la formación de líderes sindicales

El Fondo Indígena financió proyectos sociales intangibles

Denuncia Según documentos, se hicieron los desembolsos para esos planes, pero no se culminaron hasta agosto de 2013, a pesar de tener un cronograma menor a un año.
domingo, 15 de diciembre de 2013 · 20:08
Claudia Soruco  / La Paz
"Formación y capacitación de líderes sindicales”  es uno más de los tantos proyectos intangibles de fortalecimiento organizacional  que el Fondo para los Pueblos Indígenas Originarios  y Comunidades Campesinas (FDPPIOYCC) aprobó para las organizaciones sociales entre 2010 y agosto de 2013  con presupuestos que llegan hasta el millón de bolivianos por cada plan, según documentos oficiales.
Dichos procesos de aprobación y financiamiento para ese tipo de proyectos fueron cuestionados recientemente por el presidente Evo Morales, con el argumento de que la entidad descentralizada dirigida por  el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras debe enmarcarse sólo al ámbito productivo.
"He pedido alguna vez a alguna parte del directorio del Fondo que todos los recursos del Fondo deben ser destinados a  proyectos productivos porque  es un Fondo que viene de una compensación de la explotación de los recursos naturales, y la diferencia que tuve con algunas fuerzas sociales es que ellos quieren supuestamente para capacitación, para mantenimiento de  la organización. No entiendo, debe ser una necesidad”, dijo Morales el pasado 10 de diciembre durante una rueda de prensa.
Documentos a los que Página Siete accedió establecen que esos planes dispuestos en su mayoría para las organizaciones sociales de occidente  titulan mediante resolución "fortalecimiento, formación y/o capacitación de liderazgo” para comunidades que conforman las principales matrices  u organizaciones, como la CSUTCB (Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia),  Conamaq (Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu)  y CNMCIOB "BS” (Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia "Bartolina Sisa”).
Se hicieron los desembolsos
Es así, por ejemplo, que a través de la resolución de  directorio 016 del 22 de octubre de 2010, el Fondo aprobó e hizo el desembolso para la ejecución del proyecto con el denominativo de "formación y capacitación de líderes sindicales  para el desarrollo integral y económico de la provincia Camacho”, destinado a beneficiar a cinco municipios de esa región.
El monto total de este plan asciende a  572.402 bolivianos y la matriz beneficiaria fue la CSUTCB.  En el detalle de observaciones generales del documento en agosto de 2013, se describe que se encuentra "en ejecución (...) Con primer desembolso recibido el 15/06/2010, segundo desembolso recibido en fecha 19/08/2011 y el tercer desembolso en fecha 5/04/2012: tiene modificación presupuestaria”.
Cabe señalar que de acuerdo con  su carpeta técnica se establece que el tiempo de duración de dicho proyecto era de siete meses, lo cual,  según los desembolsos, no se habría cumplido hasta el mes de agosto.
Página Siete informó la pasada semana que en  casi cuatro años de inversión (desde 2010 hasta agosto de 2013), sólo  uno  de los  894 proyectos aprobados y financiados por el Fondo Indígena fue culminado. Del resto se desconocen su estado y las causales para la demora en su ejecución, pese a tener incluso transferido  el monto total de inversión. Para ello se desembolsaron 503 millones de bolivianos.
El tiempo promedio de ejecución para  estos planes intangibles  oscila entre siete y doce meses.
Escuela de formación 
para las Bartolina Sisa
Un caso similar es el que registra el plan de "formación de gestión, planificación y elaboración para la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia  ‘Bartolina Sisa’”, con un monto de inversión de 395.500 bolivianos.
El detalle del documento da cuenta de que para este proyecto de doce meses de duración, el Fondo hizo un primer desembolso el 9 de abril de 2010; empero, hasta agosto de este año, no habría sido concluido. Esta escuela de formación fue dirigida a beneficiar a mujeres de los nueve departamentos miembros de esa matriz.
"Queremos más proyectos productivos para comercialización y producción. Es verdad que recibimos capacitación, pero no es aparte, sino está dentro de proyectos productivos. No ha habido capacitación que tengamos del Fondo Indígena, todos son proyectos productivos”, dijo Josefa Lazo, ejecutiva de la federación Bartolina Sisa de la provincia Omasuyos.
Lazo negó que durante estos años su organización haya sido beneficiada con algún proyecto de capacitación o formación.
En un breve sondeo que este medio realizó a cuatro dirigentes de dicha organización (dos de la provincia Aroma y dos de la provincia Bautista Saavedra), el pasado 11 de diciembre durante su ampliado departamental, todas coincidieron en que nunca fueron beneficiadas con algún proyecto del Fondo  y mucho menos que se trate de  planes de capacitación o formación.
Específicamente, al referirse al ámbito social, la normativa del Fondo Indígena toma en cuenta cuatro rubros. Uno de ellos es la educación, ligada a  planteamientos como  equipamiento de centros para fortalecimiento de la medicina tradicional; recuperación, valoración, aplicación y promoción de la medicina tradicional; equipamiento básico para los servicios móviles de salud comunitaria (de prevención) y equipamiento de centros nutricionales (productos tradicionales, nutricionales y gastronomía). 
El siguiente  es el de saneamiento básico, seguido por protección social como la defensa y promoción de los derechos de los niños, niñas, jóvenes, mujeres, ancianos de los  pueblos indígenas originarios y comunidades campesinas e interculturales.
Finalmente, se toma en cuenta el rubro de la educación con planes como centros de restitución de saberes ancestrales (recuperación y valoración de la identidad cultural, arte, idioma, música, danzas, ritos, tradiciones); promoción y difusión de sabidurías investigadas en los pueblos indígenas originarios campesinos e interculturales; y promoción de actividades culturales (feria de lectura y escritura, festival, pintura, cerámica, tejidos).
Sin embargo gran parte de estos proyectos intangibles y aprobados gira  en torno a la formación y fortalecimiento de líderes sindicales. "So pretexto de capacitación, de fortalecimiento  institucional de la organización, creo se desvían los fondos. Mi gran deseo es que toda la plata del Fondo Indígena  (vaya) a temas productivos”, puntualizó Morales en Palacio de Gobierno el pasado martes.
Según la información a la que accedió Página Siete, del 100% de proyectos aprobados y financiados, al menos el 20% son de carácter social, aunque datos del Fondo Indígena dan cuenta que esa cifra llega sólo al 9%.

Punto de vista
marco a. aramayo
 Director Fondo Indígena
Esos proyectos van para matrices
 El principio básico de la existencia del Fondo Indígena es el del fortalecimiento institucional de las organizaciones sociales y la lucha frontal contra la pobreza  en el país apoyando técnica y financieramente a  las comunidades indígenas y campesinas.
 Otro de los fundamentos básicos es que el Fondo Indígena apuesta a la construcción de un nuevo paradigma de desarrollo productivo asociado comunitario en el país y para ello es necesario el desarrollo de capacidades y competencias de la población indígena respecto  a la administración eficaz  y eficiente de un emprendimiento  productivo.
Por eso es necesario apoyar la inversión de proyectos sociales y de desarrollo de capacidades porque ello desarrollará habilidades  en la sociedad indígena;  además,  porque contribuirá al fortalecimiento institucional.
Los proyectos sociales son   salud, educación etcétera. Eso no financia el Fondo  porque son competencia municipal y de las gobernaciones.
Lo que financia el fondo y hay varios proyectos así son los proyectos de fortalecimiento organizacional que apunta al desarrollo de habilidades y competencias en la población beneficiaria y al fortalecimiento de la organización matriz. 
Sólo que estos proyectos   son dirigidos  para las organizaciones matrices y no para grupos de 30 o 40 beneficiarios de alguna comunidad en la región que sea del país.
Ahora, al hablar de los descargos que deben hacerse en este tipo de proyectos, es importante mencionar que tienen el mismo procedimiento de descargo  que  un proyecto de desarrollo productivo, para lo que  existe en nuestra entidad  un manual de procedimientos que se deben cumplir.
En esta   nuestra nueva gestión se han modificado los procedimientos y se han acortado los pasos de los trámites.
Hay proyectos en ejecución con el primer y segundo desembolso pero no se ha cerrado ni  un proyecto todavía, eso se debe a que nuestras organizaciones aún no tienen un manejo adecuado de los recursos económicos.
Sin duda ha  habido retrasos por el término de tiempo que tienen para su ejecución, pero eso también se debe a los malos descargos que se han estado haciendo. Lo que se ha estado haciendo es descargos con sólo recibos y eso no debe ser así, porque se los debe realizar con facturas, como también se establece para los demás proyectos productivos.
Nuestro reto  es facilitar estos pasos para evitar que se dé este tipo de casos. Estamos cambiando la estructura y  los procedimientos.
 
Ministra Achacollo es quien preside el Fondo
La ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo, es quien preside el Fondo Indígena, seguida por un dirigente de la CSUTCB como vicepresidente;  un  representante de los  interculturales o colonos como secretario de actas;  una primera vocal de las Bartolina Sisa; un segundo vocal de la CIDOB y un tercero de la Conamaq, que junto a otros 12 representantes de esas matrices conforman el directorio de dicha entidad.
Es así que este grupo, denominado "nivel político”,  es la máxima instancia de decisión y coordinación, y tiene como atribuciones aprobar o rechazar el financiamiento de proyectos de "desarrollo productivo”; formular, programar y ejecutar las políticas internas del Fondo; aprobar la estructura organizativa, estableciendo  facultades, obligaciones y remuneraciones del personal;  aprobar los estados financieros, la memoria anual y el presupuesto anual; y aprobar la designación del director ejecutivo. Esas atribuciones están encomendadas a través del decreto 28571 de creación del Fondo.


   "Todo esto muestra una mecánica de trabajo y decisión política. Son gastos reservados, porque hay un directorio que aprueba desembolsar recursos públicos a privados y que estos privados no hacen ningún tipo de rendición de cuentas. Se desembolsó y ahí quedó”, manifestó   el diputado de Unidad Nacional Jaime Navarro (UN).

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios