Mentes Ociosas invita a reírse de nuestra realidad

A través del humor irreverente y la música, el grupo despierta la capacidad de aprender a reírnos de nosotros mismos.
miércoles, 18 de diciembre de 2013 · 20:40
Alejandra Pau / La Paz
Doce pelucas y dos guitarras están en el perchero, instrumentos de percusión  y  adornos navideños están dispuestos en el escenario. El grupo más crítico, humorístico e irreverente de La Paz  está a punto de iniciar su presentación. Son las Mentes Ociosas.
Minutos después, el grupo inicia su especial navideño titulado  Bipolar, por qué la Navidad nos vale madres... ¡Pero nos encanta!, en Traffic.   Miguel Vargas, Pamela Sotelo, Mauricio Saldías y Carlos Vargas,  conocidos artistas y  músicos que cantan a cuatro voces, son los integrantes de Mentes...
"Buenas noches, público conocedor”, da la bienvenida Saldías, que luego interpreta "peluchinchinchín, peluchonchonchón, mi perrito chiquitín”. A continuación presentan su conocido popurrí de dibujos animados. Para ese momento las risas del público ya han empezado a resonar en el ambiente.   
"Adónde vas pequeña Lulú, eres toda mi felicidad” o "no te vayas mamá, no te alejes de mí”,  de las series La Pequeña Lulú y Marco -esta última en una desgarrada versión estilo flamenco-,  son algunas de las canciones que se escuchan además de otros temas de  series como  He Man, Capitán Futuro, los Cariñositos, Muppets y otras.
Con especial énfasis en la sonoridad y en lo lúdico, el grupo se enfoca en la intención de las cuatro voces junto a  dos guitarras y castañuelas, panderetas, platillos que se complementan con la interacción del grupo con el público. El cambio de accesorios y pelucas es parte de su singular presentación.
Y es que Mentes Ociosas no se parece a nada que se haya visto sobre un escenario en Bolivia. Durante  sus presentaciones se puede escuchar desde el popurrí de canciones de dibujos animados, temas de telenovela hasta -y sólo por diciembre- anuncios de productos navideños y villancicos.   
"Como idea debe tener unos cinco años. Con el show de las Mentes Ociosas nos presentamos desde  2011. Nuestra vertiente es muy seria, aunque no lo parezca. Si bien reímos mucho, nos interesa que salga algo bueno y trabajar con la memoria, pero de forma crítica”, explica Miguel Vargas, el "ocioso mayor”.   
El grupo invita regularmente a otros artistas y forma parte de un colectivo abierto que ha realizado hasta la fecha una obra de teatro, intervenciones callejeras y  un musical.
No se trata de una banda que hace cóver; Mentes interpreta canciones con las versiones más descabelladas. No por nada los han comparado con Les Luthiers.   
Para ellos, de lo que se trata es de crear en los momentos de ocio y de allí nace el nombre. En lugar de encender la televisión para verla, se empeñan en que sea para producir una crítica con humor.
"Yo no sé por qué me siento hoy tan diferente”, "la usurpadora, esperando por tu amor” o " Rosa salvaje soy yo”, de las telenovelas mexicanas  Quinceañera, La Usurpadora y Rosa Salvaje, son parte del repertorio con un dramatismo y énfasis "telenovelesco” en  cada estrofa.
A éstas se suman temas de Carrusel,  Luz Clarita y  María Mercedes.  
 Humor irreverente
La concepción del amor dramático y lleno de obstáculos que  difunden las telenovelas, el deseo y frustración de tener los regalos que se publicitan en los medios de comunicación en época de Navidad, o las tendencias musicales como la trova o el jazz, muy populares en el medio en los últimos tiempos, llevan al público, a través de la irreverencia, a  reírse de sí mismo.
Según Vargas, los bolivianos son absolutamente nostálgicos. Por esa razón hay tanta "viejoteca”, karaokes y hasta el mar es un tema de constante y pesarosa evocación.  
El público de las Mentes Ociosas tiene un rango de 25 a 45 años. "Somos una sociedad totalmente televisiva y ochentera, eso es lo que tenemos como cultura. Las novelas, la música y que la concepción del amor viene de ahí. Si no veías He Man, no eras nadie”, dice Saldías.
Para Sotelo, de lo que se trata es que el público deje el espectáculo con una sensación distinta y, por qué no, con una sensación de incomodidad.
"Estamos distorsionados; por eso creamos nuestra visión. Pero existe un amor loco porque tenemos una confianza única (…). Sobre lo visual, somos sex symbols (símbolos sexuales), pero necesitábamos poner más detalles a la presentación”, apunta la artista.
"Yo no soy un objeto, soy un ser humano”, replica Saldías. Y las risas continúan.
El humor no se aleja mientras el grupo interpreta  Canto a Abaroa, uno de los números que más risas provoca en el público. Este canto tiene una mezcla de rock, funk y rap.
 El repertorio continúa con el famoso reggaetón La Gasolina en versión ópera. O canciones que critican a lo que ellos han denominado la "nueva novísima nueva trova”.
En este momento se ponen unas bufandas y Carlos Vargas  dice: "Ahora sí... soy de izquierda”, para luego interpretar  Atrévete te te, de Calle 13, en versión chacarera.
Las legendarias cumbias Coralí y Pasito tun tun se interpretan en jazz y All the single ladies, de Beyoncé, se adapta al ritmo caporal. Tampoco están ausentes las rondas infantiles. "Arroz con queso me quiero casar… y ser una magnífica...”.
 La Navidad y lo comercial
La crítica a la faceta comercial de la Navidad  incluye comerciales que promocionan desde panetones hasta toallas higiénicas.
 "Se trata de reírse de nuestra realidad y que la gente pase un buen rato”, añade Carlos Cargas.
¿Y qué quieren las Mentes Ociosas para Navidad? Tiempo libre, descansar, aunque  Sotelo desea la paz mundial.

"Sobre lo visual, somos sex symbols (símbolos sexuales), pero necesitábamos poner  más  detalles a la presentación”.

Pamela Sotelo, integrante de Mentes Ociosas

"Si bien reímos mucho, nos interesa  que salga algo bueno y trabajar con la memoria
 pero de forma crítica”.
Miguel Vargas, artista de  Mentes Ociosas

 

 


   

60
1

Comentarios