Mujer y Quinua, una empresa para salir de la pobreza

innovación Treinta mujeres se encargan de dar un valor agregado a la quinua que producen 100 familias del municipio Waldo Ballivián, en un centro de transformación del “grano de oro”.
viernes, 20 de septiembre de 2013 · 21:31

Alejandra Pau / La Paz
 Todos los días durante el mes  de abril Bertha Mamani se levanta a las cinco de la mañana para preparar un té o sultana antes de alistar  a sus hijos para que vayan a la escuela. Luego, en medio de la planicie del altiplano, se dedica a cosechar quinua.
Un grano que antes le servía sólo para consumo propio, hoy se transforma en barras de cereal, grageas, galletas, harina y api que prepara un grupo emprendedor de mujeres.
El municipio Waldo Ballivián, en el departamento de La Paz, cuenta con un elevado índice de pobreza, cifras que bordean el 35% de desnutrición,  y afronta la pérdida frecuente de sus cultivos como consecuencia de la  sequía y las heladas.
Con el objetivo de revertir esta situación se implementó  el proyecto "Mujer y Quinua, un proceso de desarrollo socioeconómico para las comunidades alto andinas”, que beneficia a 100 familias de cuatro comunidades de este municipio: Viloco, Villa Viluyo, Tumarapi y Poke.    
"A través de este proyecto nosotras también estamos demostrando que podemos trabajar, que no sólo el hombre puede aportar en el hogar. Las mujeres ahora tenemos la oportunidad de crecer y contribuir”, cuenta Mamani mientras realiza la demostración de la elaboración de las barras de cereal de la quinua que cultiva.
Ella, junto a otras 30 mujeres, mostró el proceso de producción de los alimentos  durante la inauguración del Centro de Transformación de Quinua y Granos Andinos, que les permitirá dar un valor agregado al "grano de oro”.
Este proyecto cuenta con el  financiamiento de la Agencia Internacional de Cooperación de Corea (KOIKA-Bolivia) y el asesoramiento de la ONG internacional Soluciones Prácticas.
El centro cuenta con un almacén, máquinas para convertir los granos en "pipocas”, moldes para los turrones y un horno y  molienda para la transformación de los granos.  La capacidad de producción de los turrones es de 2.000 unidades al día.
Además, Mujer y Quinua cuenta con  dos trilladoras y dos venteadoras móviles que rotan por las  comunidades mencionadas. La producción     es de  50 hectáreas de quinua al año y 500 kilogramos por hectárea, lo que hace un total de 25 toneladas anuales.
"En este municipio hay cuatro comunidades. Son aproximadamente 3.000 habitantes que conforman 400 familias. Las mujeres  tienen una relación estrecha con todo el proceso productivo de la quinua, en cada familia al menos hay una  implicada en la actividad”, explica el responsable del proyecto, Vladimir Paniagua. 
 
Objetivo, desayuno escolar
La zona también es productora de papa, chuño y cañahua, entre otros, que junto a la quinua son utilizados en productos de repostería, que se solicitan a pedido, como una variedad de tortas. Otro alimento en el que han incursionado es la   chancaca.
El objetivo de este proyecto es  incluir estos productos  en el desayuno escolar en los municipios de Collana, Colquencha y Waldo Ballivián,  a través de una alianza estratégica con la Asociación Integral de Mujeres Productoras de Leche Machacamarca, del municipio de Colquencha, que proporcionará los lácteos.
  Un 80% de la producción que se genera gracias  al proyecto estará destinado al  desayuno escolar.
 "El valor nutricional de estos productos para los niños y las personas que lo consumen es muy elevado, se constituye en un alimento completo”, asegura la técnica de Soluciones Prácticas Marcelina Fernández.  


Por el momento el registro  sanitario está aún  en trámite.
El  centro de transformación será trasladado a un espacio definitivo   en un terreno que cedió la Alcaldía de Waldo Ballivián para que se cuente con  una infraestructura propia.
Este trabajo es realizado en coordinación con la Asociación de Productores Agropecuarios Comunitarios Waldo Ballivián (APAC-WB) y la Alcaldía de este municipio.
 
 
"Antes teníamos que hacer todo manualmente desde la cosecha. Ahora es más fácil. Yo tengo media hectárea de quinua y en dos horas ya estaba trillada y venteada toda mi producción”, cuenta Eusebia Mamani, otra de las socias.
 Ataviadas con barbijos, guantes, estas mujeres   elaboran los alimentos motivadas por el objetivo de que su trabajo que inicia de madrugada sea apreciado a través del sabor de los alimentos que elaboran.

 Visión de  futuro

En el municipio Waldo Ballivián la desnutrición infantil, las deficiencias en el acceso a la salud, los bajos ingresos económicos, además de las sequías y heladas, afectan a alrededor del  80% de la población.
 El proyecto realizado con fondos de la Agencia Internacional de Cooperación de Corea (KOIKA- Bolivia) y el asesoramiento de la ONG Soluciones Prácticas cuenta con una inversión de 330 mil bolivianos y ha introducido tecnologías para reducir las pérdidas en los cultivos. A ellos se  sumó el Centro de Transformación de la Quinua, inaugurado el pasado miércoles.
  "Éste es un centro que se complementa con la participación de todos, es de ustedes. Esperamos que code quinua al año y 500 kilogramos por hectárea, lo que hace un total de 25 toneladas anuales.
"En este municipio hay cuatro comunidades. Son aproximadamente 3.000 habitantes que conforman 400 familias. Las mujeres  tienen una relación estrecha con todo el proceso productivo de la quinua, en cada familia al menos hay una  implicada en la actividad”, explica el responsable del proyecto, Vladimir Paniagua. 
 
Objetivo, desayuno escolar
La zona también es productora de papa, chuño y cañahua, entre otros, que junto a la quinua son utilizados en productos de repostería, que se solicitan a pedido, como una variedad de tortas. Otro alimento en el que han incursionado es la   chancaca.
El objetivo de este proyecto es  incluir estos productos  en el desayuno escolar en los municipios de Collana, Colquencha y Waldo Ballivián,  a través de una alianza estratégica con la Asociación Integral de Mujeres Productoras de Leche Machacamarca, del municipio de Colquencha, que proporcionará los lácteos.
  Un 80% de la producción que se genera gracias  al proyecto estará destinado al  desayuno escolar.
 "El valor nutricional de estos productos para los niños y las personas que lo consumen es muy elevado, se constituye en un alimento completo”, asegura la técnica de Soluciones Prácticas Marcelina Fernández.  


Por el momento el registro  sanitario está aún  en trámite.
El  centro de transformación será trasladado a un espacio definitivo   en un terreno que cedió la Alcaldía de Waldo Ballivián para que se cuente con  una infraestructura propia.
Este trabajo es realizado en coordinación con la Asociación de Productores Agropecuarios Comunitarios Waldo Ballivián (APAC-WB) y la Alcaldía de este municipio.
 
 
"Antes teníamos que hacer todo manualmente desde la cosecha. Ahora es más fácil. Yo tengo media hectárea de quinua y en dos horas ya estaba trillada y venteada toda mi producción”, cuenta Eusebia Mamani, otra de las socias.
 Ataviadas con barbijos, guantes, estas mujeres   elaboran los alimentos motivadas por el objetivo de que su trabajo que inicia de madrugada sea apreciado a través del sabor de los alimentos que elaboran.ntribuya a mejorar el ingreso de la región”, aseveró el subdirector de  KOIKA-Bolivia, Yongwoo Jeong.

 

 

Valorar noticia

Comentarios